reunión clave el lunes

Decretazos, lemas y tuits: la Junta Electoral deslinda la difusa frontera partido-Gobierno

La denuncia de PP y Ciudadanos contra el uso de Moncloa con fines partidistas revela un problema recurrente y creciente: la confusión entre la formación política y el Ejecutivo

Foto: La oposición denuncia que el PSOE tiene ventaja por el uso que hace del Gobierno. (EFE)
La oposición denuncia que el PSOE tiene ventaja por el uso que hace del Gobierno. (EFE)

El pasado jueves, víspera de la huelga feminista, el Ministerio de Presidencia tuiteó una nota de prensa bajo una foto de Carmen Calvo: "La vicepresidenta Carmen Calvo afirma que 'las derechas nunca han estado en la lucha por la igualdad'". El perfil institucional difundía una nota de prensa con una entrevista de Calvo en la que, entre otras cosas, pedía que PP y Ciudadanos apoyasen el decretazo del Gobierno sobre igualdad porque así "tienen la oportunidad de ir en serio en sus discursos sobre igualdad". La disolución de las Cortes apenas ha frenado la actividad del Gobierno, que ha anunciado que va a seguir gobernando "hasta el último segundo". Lo que ha incluido, como en el caso de Calvo, ataques a la oposición desde perfiles institucionales y que han sido denunciados por la oposición ante la Junta Electoral.

El viernes, tras el Consejo de Ministros, la portavoz, Isabel Celaá, sí omitió su tradicional introducción en la rueda de prensa en la que suele criticar a la oposición (hace unas semanas no necesitó que mediara una pregunta para cargar contra Podemos, Ciudadanos y PP). Pero eso no evitó que, como es habitual, vendiera las bondades de las normas aprobadas. La ministra de Trabajo, Magdalena Valerio, glosó los avances del decretazo de ayudas a mayores de 52 años, el 33 decreto ley desde que Sánchez está en Moncloa (récord absoluto en democracia). "A partir de ahora todas las personas tendrán derecho a cobrar la totalidad del subsidio aunque hayan tenido contrato a tiempo parcial". También detalló como un logro las medidas aprobadas contra la pobreza infantil. "Tenemos unas tasas de pobreza infantil que un país como el nuestro no se puede permitir".

Celaá justificó que el Gobierno va a mantener con normalidad las ruedas de prensa de los viernes aunque las elecciones estén convocadas y las Cortes disueltas. "Estamos aquí, ustedes [los periodistas] y nosotros, para cumplir la obligación democrática de información a la ciudadanía y que hemos de realizar, como bien saben, conjuntamente".

El Gobierno considera que nadie puede maniatar al Ejecutivo durante los procesos electorales

El Gobierno considera que nadie puede maniatar al Ejecutivo durante los procesos electorales. Pese a estar disueltas las Cortes, el Gobierno solo entra en funciones hasta después de las elecciones. La ley electoral establece que "desde la convocatoria de las elecciones y hasta la celebración de las mismas queda prohibido cualquier acto organizado o financiado, directa o indirectamente, por los poderes públicos que contenga alusiones a las realizaciones o a los logros obtenidos". Pero no dice nada de medidas legislativas. Y es ahí, en esa rendija antes apenas explorada, en la que Sánchez ha introducido sus decretos leyes de urgencia para, entre otras cosas, ampliar los permisos de paternidad en 2021.

La oposición ha llevado el caso a la Junta Electoral Central, que lo analiza el lunes. PP y Ciudadanos consideran que la aprobación sistemática de medidas de gasto en precampaña electoral y mediante una fórmula reservada a la urgencia es un salto muy peligroso en el uso de las instituciones a favor de una opción política, incluso si la ley no lo prohíbe expresamente. La Junta, el organismo encargado de velar por la limpieza de la campaña, incluye a magistrados, catedráticos y expertos. No puede actuar contra las actividades legislativas, pero sí vetar los actos de propaganda institucional. Con sus denuncias a la Junta Electoral, PP y Ciudadanos sitúan el debate como un asunto recurrente en España y que no está regulado ni resuelto: cómo deslindar las actividades del partido y las del Gobierno.

Pablo Casado en un acto del PP. (EFE)
Pablo Casado en un acto del PP. (EFE)

Un exalto cargo recuerda qué hacía cuando coincidía la campaña electoral con la etapa en el Gobierno. "Yo cogí un coche viejo e iba conduciendo a los actos del partido. Se sorprendían al verme llegar. Hasta las carpetas eran mías. Pero no hay nada regulado. Otros cargos se montaban actos de partido en el lugar elegido para ir con el coche oficial". En España no existe ninguna norma que regule cómo separar los gastos oficiales de los del partido. En 2009, Zapatero usó un Falcon del Ejército para ir a dos mítines del partido socialista en la campaña de las municipales y la oposición cargó contra él.

En campaña, es frecuente que algunos ministros —ahora todos menos Calviño van en las listas— se monten un acto oficial más o menos irrelevante en el lugar donde tienen un mitin por la tarde. El pasado miércoles, el ministro de Fomento, José Luis Ábalos, acudió a Cartagena para explicarles a los empresarios los proyectos de su ministerio. El viaje sirvió también para hablar de las listas del PSOE en la comunidad en una reunión del partido, según 'La Verdad'.

En 2009, Zapatero usó un Falcon del Ejército para ir a dos mítines del partido socialista en la campaña de las municipales y la oposición cargó contra él

"Si paga el viaje el ministerio puedes ir con asesores y el jefe de gabinete, pero si pides al partido que te pague diez billetes de AVE te dicen que no. Por eso mucha gente prefiere juntar un acto del Gobierno", cuenta otro exalto cargo. Siendo ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido tenía una agenda permanente en Sevilla. Lo han hecho ministros de PSOE y PP. Aunque ha habido excepciones. Cuando en el verano de 2011 Alfredo Pérez Rubalcaba fue designado como candidato del PSOE a las generales, dimitió del Gobierno.

El debate no es nuevo, pero la oposición critica que ahora se ha subido de nivel. Que Moncloa ha montado una oficina electoral —con un publicista incluido, un guionista para los gags y un analista de encuestas— y que nunca se habían aprobado sistemáticamente decretos leyes con medidas de gasto con las Cortes disueltas. Los argumentos que ahora usa el PP son los mismos que esgrimían los socialistas hasta tres años para cosas aparentemente menos importantes. En mayo de 2016, en la precampaña de las elecciones generales, el PP emitió un vídeo de Mariano Rajoy en Moncloa. "Nuestro país se encuentra ante una nueva encrucijada. La oportunidad de afianzar la recuperación, potenciar el crecimiento y consolidar la creación de empleo en España o deslizarnos por el camino de la incertidumbre, la inestabilidad o la inseguridad", afirmaba a la cámara un Rajoy sin corbata.

Uno de los colaboradores de Rajoy recuerda cómo se gestó: "El fondo estaba difuminado para que no se supiera dónde estaba hecho. Solo quien hubiera vivido en Moncloa podría reconocer las ventanas". El PSOE lo denunció a la Junta Electoral porque consideraba que Rajoy había usado "medios públicos como el palacio de la Moncloa con fines electoralistas". La Junta Electoral archivó la denuncia porque en la grabación "no se aprecian signos externos que permitan relacionarlo con ninguna institución o poder público".

En 2016, el PSOE denunció a la Junta Electoral que Rajoy grabó un vídeo de campaña en Moncloa


La hemeroteca está llena de denuncias de socialistas a actos del PP, especialmente con el Gobierno de Aznar. Y de todas se intuye que el partido del Gobierno concurre con ventaja a las elecciones. No solo por las campañas institucionales más o menos electoralistas sino porque es difícil controlar que no use medios públicos en beneficio del partido. Al fin y al cabo, Sánchez es a la vez presidente y candidato y es imposible deslindar eso. Como Ábalos es ministro y secretario de Organización del PSOE 24 horas al día.

En enero de 2004, la Junta Electoral llegó a suspender una campaña institucional del Ministerio de Trabajo, entonces dirigido por Eduardo Zaplana, en la que sacaba pecho de las mejoras a los autónomos. El lunes vuelve una reunión clave para marcar esta campaña. Ese día, la Junta Electoral Central debe intentar trazar la difusa frontera entre el Gobierno y el partido.

Leyre Burguera ganó un premio del Congreso en 2011 con su tesis 'Libertad de comunicación pública en las campañas electorales'. "Es difícil delimitar la información y la propaganda pero eso ha ocurrido siempre", explica. Burguera explica que uno de los problemas es que la Junta Electoral Central "no puede actuar con carácter previo, sino que, a raíz de denuncias, va detrás de los acontecimientos. Igual que el Constitucional, solo actúa a posteriori. Igual dentro de unos años falla que estos decretos leyes no eran urgentes". Burguera opina que existe cierto paternalismo y que se considera que cualquier mensaje condiciona al elector. El resultado es que hay mil resoluciones de la Junta Electoral entrando a cualquier detalle de campaña pero que no han resuelto el problema. El lunes, otro capítulo.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
10 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios