tras nueve meses en prisión

La jueza deja en libertad a Zaplana tras incautarse de más de 6 millones en Suiza

La jueza atribuye el 90% del dinero suizo al expresidente valenciano y el resto a sus testaferros, y dice que el riesgo de fuga ha disminuido. El entorno del político niega que los fondos sean suyos

Foto: El 'expresident' de la Generalitat Valenciana Eduardo Zaplana, en una foto tomada en mayo de 2018. (EFE)
El 'expresident' de la Generalitat Valenciana Eduardo Zaplana, en una foto tomada en mayo de 2018. (EFE)

El expresidente de la Generalitat Valenciana Eduardo Zaplana quedará en libertad provisional este jueves tras nueve meses en prisión. La jueza del conocido como caso Erial ha tomado esta decisión tras incautarse en Suiza de más de seis millones de euros que se vinculan con el político, ante lo que considera que el riesgo de fuga y de destrucción de pruebas ha disminuido. Aunque a Zaplana no se le exige fianza para salir de prisión, sí tendrá que entregar su pasaporte y presentarse cada lunes en el juzgado más cercano a su domicilio, al igual que ocurre con los otros dos investigados que también quedarán en libertad provisional este jueves: el abogado Francisco Grau y el exdirectivo de Terra Mítica Joaquín Barceló.

Los últimos avances en la investigación han hecho cambiar de opinión a la titular del Juzgado de Instrucción número 8, pues se han conseguido bloquear en Suiza dos cuentas controladas por sociedades instrumentales con más de seis millones de euros que se vinculan con Zaplana. Las fuentes consultadas apuntan en este sentido a que el dinero habría llegado a las mismas desde sociedades como Imison International SA, una de las empresas de Vicente Cotino, detenido junto a Zaplana el pasado mayo por tener también un papel destacado en la supuesta red de blanqueo.

El auto de la jueza Isabel Rodríguez, al que ha tenido acceso El Confidencial, señala que se ha ordenado la transferencia desde dos cuentas suizas al juzgado valenciano por importe de 6,33 millones de euros. La magistrada sostiene "presunta e indiciariamente" que el 90% es dinero de Zaplana. El resto de los fondos los atribuye a sus dos presuntos testaferros. "Dado que la imposibilidad de disposición por parte de los antes mencionados de dicho dinero minimiza el riesgo de fuga, al privarles de una cantidad tan importante de dinero, es por lo que procede acordar la libertad provisional de los investigados, con la prohibición de salida del terriotorio nacional, y entrega del pasaporte", señala el auto.

La jueza ordena la transferencia de 6,3 millones de euros desde dos cuentas en Suiza y atribuye el 90% a Zaplana y el resto a sus dos testaferros

El entorno de Zaplana niega a El Confidencial que los fondos bloqueados en Suiza sean del político y destaca la escasa contudencia de la afirmación de la instructora a la hora de asignarle el dinero. El hallazgo monetario y su incautación han resultado claves para que la jueza considere que el riesgo de fuga y de destrucción de pruebas ha disminuido. La decisión, por tanto, no se basa en la gravedad del estado de salud de Zaplana, que sufre leucemia y se encuentra ingresado en el Hospital La Fe de Valencia desde el pasado diciembre. Según explican fuentes cercanas al expresidente valenciano, su puesta en libertad no cambia esta situación: el político continuará en el centro hasta que su hematólogo le dé el alta. El médico Guillermo Sanz guarda silencio por ahora.

El Juzgado de Instrucción número 8 de Valencia investiga si Cotino —propietario de Sedesa y sobrino del exvicepresidente valenciano y exdirector de la Policía Nacional Juan Cotino— pagó comisiones a Zaplana por el amaño de licencias de parques eólicos y centros de inspección de vehículos (ITV). Los sobornos, que sumarían 10,5 millones de euros, habrían salido de España bajo el paraguas del propio grupo empresarial de Cotino vía Luxemburgo, según la investigación. Una de las sociedades en el centro de las pesquisas es Imison International SA, constituida en 2001. En la gestión de la mercantil luxemburguesa, la red contó con la asistencia de Beatriz García Paesa, la sobrina del espía Paesa que está siendo investigada por el desvío de fondos de Defex y Mercasa.

Zaplana fue trasladado a la cárcel valenciana de Picassent en mayo del año pasado, cuando se decretó para él prisión provisional, comunicada y sin fianza en el marco de la conocida como operación Erial, en la que se le investiga por los presuntos delitos de blanqueo de capitales, malversación y prevaricación. De todos modos, el político valenciano tuvo que ser trasladado hace dos meses al hospital debido a complicaciones derivadas de la leucemia que sufre y por la que fue trasplantado de médula en 2015.

Su defensa había pedido en repetidas ocasiones que el político quedase en libertad provisional dado su estado de salud, pero la jueza había rechazado hasta ahora esta posibilidad. En un auto emitido el pasado diciembre, la titular del Juzgado de Instrucción número 8 de Valencia aseguraba incluso que la enfermedad del considerado cabecilla del caso Erial no congelaba el peligro de que escapase a la acción de la Justicia, pues hay "hospitales en todos los países, incluidos los paraísos fiscales". De esta manera, la jueza insinuaba la posibilidad de que tras su puesta en libertad Zaplana huyese al extranjero, donde se sospechaba que tenía una fortuna oculta.

Las pesquisas en el extranjero

Una comisión judicial en la que ha participado la Fiscalía Anticorrupción se desplazó a comienzos de enero a Luxemburgo y otros países europeos para indagar en el entramado de sociedades atribuidas a la presunta estructura de blanqueo de capitales ligada a Zaplana. Este, junto al desplazamiento a Uruguay para realizar registros, ha sido uno de los últimos movimientos del equipo de investigadores, que han logrado finalmente bloquear en Suiza más de seis millones de euros que se vinculan con Zaplana.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
40 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios