VE RIESGO DE DESTRUCCIÓN DE PRUEBAS

La jueza decreta prisión provisional sin fianza para Zaplana y sus testaferros

El exministro de Trabajo irá a la cárcel por siete delitos, incluido blanqueo, tráfico de influencias y asociación ilícita. La jueza deja libres a Juan Cotino y a sus sobrinos Vicente y José

Foto: Zaplana, a su llegada a la comandancia de la Guardia Civil de Valencia, donde pasó la noche. (EFE)
Zaplana, a su llegada a la comandancia de la Guardia Civil de Valencia, donde pasó la noche. (EFE)

La jueza encargada de la operación Erial —en la que se investiga una presunta trama de blanqueo de capitales procedentes de comisiones ilegales a cambio de contratos— ha decretado este jueves por la tarde prisión sin fianza para el exministro Eduardo Zaplana, horas después de que la Fiscalía Anticorrupción hubiese solicitado la misma medida. El Ministerio Público entendía que, dadas las ramificaciones internacionales y el estado de las diligencias, podrían darse las circunstancias que justificasen la privación preventiva de libertad, como el riesgo de fuga o de destrucción de pruebas, como así ha decretado la jueza. Los agentes rastrean 10 millones de euros de procedencia ilícita y su posible repatriación a España. Las diligencias policiales han incluido un total de 22 registros.

La posición de los fiscales era contraria a la de la defensa del que fuera presidente de la Generalitat valenciana entre 1995 y 2002, que desde el martes ha solicitado que sea liberado atendiendo a razones de salud, pues está diagnósticado de una leucemia todavía en fase de tratamiento. En el tránsito de los registros de sus domicilios en Valencia y Benidorm, antes de que los agentes de la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil lo trasladasen a Madrid para continuar con las indagaciones, tuvo que recibir aistencia médica en el Hospital Peset de Valencia como consecuencia del estrés. Sin embargo, la titular del Juzgado de Instrucción Número 8 de Valencia ha atendido la petición de la Fisalía y ha optado por dictar cárcel provisional para el político valenciano, según han señalado letrados que han participado en los interrogatorios. De hecho, el abogado de Zaplana, del bufete Chávarri, salió a media tarde de este jueves de la Ciudad de la Justicia sin su defendido, al que se le imputan los delitos de blanqueo de capitales, delito fiscal, cohecho, malversación de caudales, tráfico de influencias, asociación ilícita y fraude en la contratación. Picassent es la prisión donde ya duerme desde la madrugada del viernes.

La instructora de la causa, Isabel Rodríguez, también envío a prisión sin fianza a Joaquín Barceló, considerado por los investigadores como testaferro de Zaplana, y a Francisco Grau, presuntamente asesor fiscal del exministro. El resto de investigados tiene como medidas cautelares la entrega de pasaporte, prohibición de viajar al extranjero y comparecencia semanal. Entre los que quedan libres, aunque con cargos, figuran Juan Francisco García, el que fue jefe de gabinete del expresidente de la Generalitat entre 1995 y 2002, y Felisa López, mujer de Barceló. Mitsouko Henríquez, secretaria y persona de confianza de Zaplana, tiene que declarar este viernes, al igual que su esposa Rosa Barceló.

Tanto Zaplana com el resto de investigados comparecieron para declarar este jueves en las dependencias de la comandancia de la Guardia Civil, primero, y tenían previsto hacerlo ante la titular del Juzgado de Instrucción Número 8 de Valencia, después. Sin embargo, Zaplana, que colaboró con los agentes durante los registros, eludió hacer cualquier declaración ante la jueza. Los que, como el expolítico del Partido Popular, pasaron noche en el calabozo llegaron acompañados de agentes de la UCO. Es el caso de los hermanos Vicente y José Cotino. Ambos comparecieron también y se acogieron a su derecho a no declarar, pero quedaron en libertad, al igual que su tío Juan Cotino, expresidente de las Cortes Valencianas, que salió sin fianza. Todos deberán acudir al juzgado semanalmente.

La entrada en prisión de Zaplana se suma a la conmoción política que sufre el Partido Popular por la sentencia del caso Gürtel, conocida este jueves. En el plano valenciano, será el tercer alto cargo de los gobiernos autonómicos populares que pisa la prisión. El que fuera persona de confianza en Presidencia y 'conseller' con el 'expresident' Zaplana y luego 'conseller' también con Francisco Camps, Rafael Blasco, lleva encarcelado desde 2015 por desviar fondos destinados a la cooperación internacional. Es muy probable que Blasco y Zaplana compartan centro penitenciario, Picassent. Este mismo jueves, también entraba en la cárcel de Villena Milagrosa Martínez, exconsejera de Camps condenada por el amaño de los contratos de los expositores de la Comunidad Valenciana en Fitur que fueron adjudicados a la trama Gürtel. Martínez tiene nueve años por delante de condena.

Comunidad Valenciana

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
10 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios