el arte de la mentira en política

Las 10 grandes afirmaciones 'fake' de nuestros políticos en 2018

El infundio es una práctica histórica de la política desde la Grecia clásica que perpetúan nuestros representantes actuales a pesar del estrecho escrutinio que se hace de su discurso

Foto: Leones del Congreso de los Diputados. (El Confidencial)
Leones del Congreso de los Diputados. (El Confidencial)

La mentira es un artificio del ser humano para sobrevivir en la sociedad. La mentira es a su vez un ingenio para llegar a la política o perpetuarse en ella. Aunque Donald Trump sea hoy el máximo exponente de la política de la posverdad -como cuando, por ejemplo, lanzó a los suyos a poner en entredicho la autenticidad de la partida de nacimiento de Barack Obama-, en otros lares el infundio también tiene su éxito. El teatro de la política española no es ajeno a las afirmaciones y comportamientos que se pueden percibir como verdaderos por sus seguidores, pero que en realidad se trata de genuinas falsedades.

Desde la Grecia clásica se tiene documentado que la clase política ha recurrido a la mentira para perdurar en el poder. La Guerra de Troya en sí misma y su relato posterior estuvo trufada de artificios y engaños. Acercándonos unos siglos en la historia, el escritor irlandés Jonathan Swift (1667-1745) escribió en el diario ‘The Examiner’ un artículo titulado La mentira políticadonde se lee: “Al igual que el más canalla de los escritores tiene sus lectores, del mismo modo el escritor más mentiroso tiene sus creyentes. A menudo sucede que si una mentira es creída durante una sola hora, ya ha cumplido su cometido”. Añade el autor de 'Los viajes de Guilliver' en su artículo fechado en 1710: “La falsedad vuela, mientras que la verdad se arrastra cojeando tras ella, así que cuando las personas se dan cuenta de que han sido engañadas, ya resulta demasiado tarde”.

Eso lo decía un autor satírico del siglo XVIII. Si resucitara y viera a qué velocidad fluyen hoy los bulos le daría un síncope. Redes sociales y medios de comunicación se afanan hoy en ser altavoces de las declaraciones y conductas falaces de nuestros políticos patrios. Esto sucede a pesar de las múltiples iniciativas de verificación de la actividad política que han ido surgiendo en los últimos tiempos. Ejemplos como el Blog de la Chistera de El Confidencial, Maldita Hemeroteca o la sección ‘fact-check’ de Newtral ayudan a combatir la falsedad pública.

La mentira política, sea grande o pequeña, debe suministrarse en minidosis para que tenga cierta verosimilitud. En caso contrario, la credibilidad de los propios infundios, siempre calculados, y la honorabilidad de la propia clase política se situarían en un estado total de desconfianza no deseable. Hemos recopilado diez afirmaciones y conductas ‘fake’ de los políticos españoles durante el año que ahora termina. Pasen y lean.

1. Màxim ‘El Breve’

Tras la exclusiva de El Confidencial que propició su dimisión como ministro de Cultura y Educación el 13 de junio pasado, Màxim Huerta se despidió calificando a la prensa que había desvelado sus problemas con Hacienda como "jauría". Este diario desveló que en los ejercicios 2006, 2007 y 2008, Màxim Huerta había defraudado al fisco un total de 218.322 euros, más de 250.000 euros con el IPC actualizado. Su aventura política duró seis días.

En las conversaciones con su portavoz y con el propio Huerta la tarde anterior, manifestaron a los periodistas que la controversia con Hacienda había ascendido a solo unos 10.000 euros.

En las entrevistas radiofónicas que concedió Huerta en la mañana del 13 de junio, aseguró varias veces que la situación en que se vio envuelto junto a su sociedad Almaximo Profesionales de la Imagen SL, creada en 2006 cuando comenzó a trabajar para Telecinco en 'El programa de Ana Rosa', se debió a “un cambio de criterio fiscal que afectó a miles de españoles que trabajaban en la escena, en plató y en estudios de radio”. El exministro faltó a la verdad.

José Guirao recibe la cartera de Cultura y Deporte de manos del dimitido Màxim Huerta. (EFE)
José Guirao recibe la cartera de Cultura y Deporte de manos del dimitido Màxim Huerta. (EFE)

Desde la entrada en vigor de la Ley 36/2006, de 29 de noviembre, de medidas para la prevención del fraude fiscal, e incluso antes, no ha habido ningún cambio de criterio. Así lo confirmó Carlos Cruzado, presidente del Sindicato de Técnicos de Hacienda (Gestha): “No hay ni ha habido un cambio normativo ni tributario alguno que afecte a esas sociedades; a partir de 2001, la Agencia Tributaria puso el foco en ellas con una campaña importante que incrementó el control”.

“No hubo mala fe”, dijo Huerta a Carlos Alsina en Onda Cero en la mañana del 13. En una sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Madrid de mayo de 2017, los magistrados ponentes redactan lo siguiente: “Se estima que la conducta del obligado tributario no puede ser calificada sino de voluntaria y culpable, en el sentido que se entiende que le era exigible otra conducta distinta, no pudiéndose apreciar buena fe en su actuación en orden al cumplimiento de sus obligaciones fiscales”.

2. La exministra de Sanidad plagió

Carmen Montón vivió su particular 11-S. Corría el 11 de septiembre cuando la ministra de Sanidad, Consumo y Bienestar Social dimitió víctima de sus propios bulos. El título de máster en Estudios Interdisciplinares de Género que había obtenido en la Universidad Rey Juan Carlos estaba lleno de irregularidades, según informaron en primicia eldiario.es y La Sexta. Sus notas habían sido modificadas en su beneficio a base de clics administrativos meses después de haberlo acabado. Además, había plagiado una gran parte de su trabajo fin de máster.

Carmen Montón entrega la cartera de Sanidad a María Luisa Carcedo tras su dimisión. (EFE)
Carmen Montón entrega la cartera de Sanidad a María Luisa Carcedo tras su dimisión. (EFE)

En los días previos a su marcha, Montón faltó varias veces a la verdad en público. "Lo cursé a distancia y asistí a todas las clases a las que pude asistir", manifestó en rueda de prensa. Pero la realidad conocida es que acudió a escasas clases. La modalidad del máster que ella cursó era presencial.

El trabajo fin de máster lo mostró a los periodistas en rueda de prensa el 10 de septiembre, pero no permitió fotocopiarlo. Nunca reconoció que había plagiado al menos 19 de las 52 páginas de esa ‘investigación’ académica. Todo lo referido a su máster resultó ser una falsedad.

3. Puigdemont vs. Llarena

Carles Puigdemont, expresidente de la Generalitat de Cataluña huido de la justicia, tradujo mal al francés unas declaraciones del juez del Tribunal Supremo Pablo Llarena. En una intervención ante los medios el 22 de febrero pasado, el magistrado había manifestado en relación a los exmiembros del gobierno catalán imputados lo siguiente: "Con independencia de cuál haya podido ser la motivación que les haya llevado a las personas a cometerlos [los supuestos delitos], si es que ha sido así, deben ser investigados".

Sin embargo, en el texto de la demanda civil que presentaron en Bélgica contra Llarena los políticos prófugos -Carles Puigdemont, Clara Ponsatí, Meritxell Serret, Antoni Comín y Lluís Puig-, la traducción manipulaba las palabras del juez. Los demandantes y sus abogados cambiaron el "si es que ha sido así" por "sí, así ha sucedido". De ese modo, transformaron las palabras originales del magistrado en una afirmación tajante que les sirvió para escribir en la demanda que Llarena había "demostrado claramente su parcialidad, la violación de la presunción de inocencia y de otros derechos fundamentales". [Pulse aquí para leer el texto de la demanda en francés contra el juez Llarena].

Ese proceso judicial en Bélgica va despacio. A fecha de hoy, no ha habido grandes novedades.

4. Torra y sus delirios

Quim Torra ha divulgado varios 'fake' en 2018. A comienzos de septiembre, con ocasión de la inauguración oficial de un tramo de la línea 10 de metro de Barcelona, sostuvo lo siguiente: “Cataluña no necesita tantos policías antidisturbios y sí más kilómetros de infraestructuras”. Añadió Torra que el Estado no había construido “ningún nuevo kilómetro de cercanías desde 1978”.

La realidad difiere de las palabras de Torra. Fuentes del Ministerio de Fomento afirmaron que el Gobierno central había habilitado casi 30 kilómetros de cercanías en Barcelona entre 1995 y 2011, principalmente en las líneas R8 y R7. La estrategia medular de Torra sigue consistiendo en arrojar quinqués al pajar del Estado a ver si prende. La verdad puede esperar a mejores tiempos.

Torra junto a Sánchez en el Palacio de Pedralbes en el presente diciembre. (Reuters)
Torra junto a Sánchez en el Palacio de Pedralbes en el presente diciembre. (Reuters)

Por otro lado, una conferencia en el Teatro Nacional de Cataluña, también en septiembre pasado, varios fueron los desaciertos deliberados del ‘president’. A la más que discutible afirmación de que “la violencia de estado ha enterrado los derechos civiles y las libertades fundamentales” en Cataluña”, le siguió este aserto infundado: “Ante la opinión internacional, nuestra causa es más sólida y respetada que nunca”.

A ese respecto, unos días después, quien le desmintió rotundamente fue el propio Carles Puigdemont desde Bruselas. "Es evidente. La Unión Europea, las instituciones europeas no apoyan la causa catalana. Mi decepción es, no respecto a la cuestión de la independencia, sino respecto a los derechos fundamentales", declaró Puigdemont a la radiotelevisión pública belga RTBF.

Los hechos constatables dicen que la causa de la independencia de Cataluña solo ha encontrado apoyos en algunos sectores políticos de un número minoritario de países como Italia, Dinamarca, Noruega, los países bálticos, Eslovenia y Bélgica. Cierto es que en Italia el ‘procés’ siempre ha encontrado un aliado firme en el actual vicepresidente y ministro del Interior, Matteo Salvini, a la sazón, líder de la Liga Norte.

5. Rajoy y la Seguridad Social

En el Pleno del Congreso de los Diputados que se celebró el 14 de marzo, Mariano Rajoy presumió de que gracias a la creación de empleo, el sistema de la Seguridad Social estaba recuperando un equilibrio financiero perdido en los últimos años. Los colegas del Blog de la Chistera sacaron los colores del expresidente y evidenciaron que la realidad era bien disímil: el déficit no deja de incrementarse desde que comenzara la crisis.

Una información posterior de este diario informaba de que en 2017 el déficit de la Seguridad Social había ascendido a 17.209 millones de euros y que al final de 2018 acabaría como el subsector con mayor desfase presupuestario del país (el autor de esa información y del gráfico es Javier Jorrín).

6. Soraya, siempre en política

A finales de julio, tras reunirse con Pablo Casado, Soraya Sáenz de Santamaría declaró ante los micrófonos que su deseo era “seguir en política” como diputada en el Congreso. Había perdido recientemente las primarias del Partido Popular con Casado. "Me gusta la política" y "voy a seguir haciéndola desde donde esté, dentro del partido, sin necesidad de ningún puesto de por medio", sostuvo una de las piedras angulares de los ejecutivos de Rajoy.

Pero durante el verano reflexionó y faltó a su palabra dada. La exvicepresidenta del Gobierno abandonó la política en septiembre para "emprender otra etapa". Esta decisión contribuyó decisivamente a que el marianismo y sus fieles apenas estén ya representados en el Partido Popular que dirige Pablo Casado. Ahora Sáenz de Santamaría es miembro electo del Consejo de Estado junto a otros ilustres de la política como María Teresa Fernández de la Vega, presidenta, o Juan Carlos Rodríguez Ibarra.

7. Cifuentes, cremas y mentiras

Cristina Cifuentes no pudo finalizar una misión que la hubiera llevado hasta finales de mayo de 2019 al frente de la Presidencia de la Comunidad de Madrid. En marzo pasado, una exclusiva de eldiario.es arrojó muchas dudas sobre posibles irregularidades en la obtención de un máster en Derecho Autonómico por la Universidad Rey Juan Carlos (URJC).

En los días posteriores a las primeras informaciones periodísticas, la propia Cifuentes y la universidad cayeron en todo tipo de contradicciones ante la opinión pública e, incluso, en mentiras. Entre ellas, la expresidenta de la Comunidad de Madrid aseveró que había presentado su trabajo fin de máster ante un tribunal académico. El 4 de abril, una exclusiva de El Confidencial confirmaba la falsificación de dos de las tres firmas que aparecían en el acta que Cifuentes presentó como prueba de la realización de su trabajo fin de máster.

Al día siguiente, este diario publicó otra información en primicia por la que se demostraba que jamás había habido defensa presencial de ese trabajo. Las docentes cuya firma aparecía en el acta nunca se habían reunido para valorar el trabajo de final de máster de la alumna Cifuentes, ni el 2 de julio de 2012, ni ningún otro día. La presidenta del tribunal imaginado por la expolítica del PP y la URJC, Alicia López de los Mozos, reconoció después que jamás había evaluado ningún trabajo de Cifuentes.

Cristina Cifuentes unos minutos después de su dimisión al mando del gobierno de la Comunidad de Madrid. (Reuters)
Cristina Cifuentes unos minutos después de su dimisión al mando del gobierno de la Comunidad de Madrid. (Reuters)

El 25 de abril, 35 días después de la exclusiva periodística, Cifuentes anunció su dimisión, precipitada por la publicación de una grabación de 2011 en la que se observa cómo era requerida por un guardia de seguridad a enseñar el contenido de su bolso. Había hurtado unos botes de crema en un supermercado de Vallecas.

8. Aznar y la ‘caja B’ del PP

El expresidente del Gobierno José María Aznar compareció en septiembre ante la comisión de investigación del Congreso para dar cuenta de la supuesta financiación irregular del Partido Popular. En ese regreso a la Cámara Baja, Aznar se batió el cobre con diferentes diputados.

Llegó a asegurar que durante su mandato al frente del Partido Popular no había existido una contabilidad en B. Además, negó que él mismo cobrara u ordenara el pago de sobresueldos “ilegales”.

En mayo pasado, la primera sentencia de la Audiencia Nacional contra la trama del caso Gürtel avalaba en sus hechos probados la realidad de “una ‘Caja B’ del partido, consistente en una estructura financiera y contable paralela a la oficial, existente al menos desde el año 1989”. El fallo está recurrido ante el Tribunal Supremo.

Fragmento de los hechos probados (p. 156) del primer fallo por Gürtel (mayo 2018)
Fragmento de los hechos probados (p. 156) del primer fallo por Gürtel (mayo 2018)

9. Iglesias y la política secreta

El 25 de agosto, Pablo Iglesias, secretario general de Podemos, cenó con Oriol Junqueras, líder de Esquerra Republicana de Cataluña, en la casa barcelonesa del empresario del sector de la comunicación Jaume Roures. Según adelantó en primicia El Confidencial, esa reunión de clara naturaleza política tuvo lugar en un ambiente de secretismo. La cita no estaba prevista en las agendas públicas de ambos dirigentes.

Junqueras e Iglesias llegaron por separado a la cena en la casa de Roures. (EC)
Junqueras e Iglesias llegaron por separado a la cena en la casa de Roures. (EC)

Desde que irrumpiera en la arena política, Iglesias se ha posicionado en numerosas ocasiones en contra de las reuniones sin luz ni taquígrafos y en favor de la transparencia de las agendas de los representantes públicos. En junio de 2014, le decía Iglesias a la periodista Ana Pastor en La Sexta: “Yo creo que hay que acabar con una cosa que ya decía el presidente Wilson después de la I Guerra Mundial, que es el secretismo a la hora de hacer política y con las reuniones en los reservados de los restaurantes, en despachos en los que parece que decisiones fundamentales para los ciudadanos se toman al margen”.

Pero parece que la nueva política no es tan diferente a la vieja cuando se trata de usar supercherías. Las ventanas solo se abren cuando conviene airear la alcoba en beneficio propio.

10. Carmena, a por todas

En septiembre se conoció que la actual alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, se presentaría a la reelección en los comicios municipales de mayo de 2019. No lo hará bajo las siglas de partido alguno, sino con la plataforma ‘Más Madrid’.

Carmena se presentará a la reelección persuadida por algunos de sus concejales porque es "un poco floja con los cariños", según reconoció ella misma a los medios. "He tenido muchas dudas, pero he cambiado de opinión porque tengo a buenísimos concejales con una gran capacidad de seducción y me han vuelto a convencer", comentó la alcaldesa.

Esta decisión contradice sus propias palabras. En numerosas ocasiones, Carmena había manifestado que su mandato de cuatro años al frente del Consistorio madrileño era su periodo límite en política. No se eternizaría como alcaldesa y lo dejaría en 2019.

En enero de 2017, la regidora manifestó en una entrevista concedida a la Cadena Ser: “Yo lo dije desde un primer momento, la idea que yo tengo de la política es que la política no es una carrera profesional, sino que es una dedicación. (…) Yo dije que estaría cuatro años como alcaldesa, el periodo por el que me presenté y así será”.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
11 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios