el reto no se les presenta fácil

Vox busca un economista jefe para conquistar voto con nuevo discurso

Uno de los flancos que Abascal trata de cubrir con más urgencia es el económico, donde carece de equipo enfocado para elaborar el argumentario del partido en esta materia tan determinante

Foto: El presidente de Vox, Santiago Abascal. (EFE)
El presidente de Vox, Santiago Abascal. (EFE)

Están desbordados en todos los sentidos. Vox hace frente a la crisis de crecimiento repentino sobre la marcha, tratando de captar afines a su causa que formen parte de la estructura del partido. O en su defecto, interesados en trabajar para su marca. En ese cometido, uno de los flancos que Santiago Abascal trata de cubrir con más urgencia es el económico, donde carece de equipo enfocado para elaborar el argumentario del partido en esta materia tan determinante, según explican fuentes académicas.

El vuelco electoral de Andalucía está obligando a Vox a construir el partido con celeridad, sobrepasados por el resultado de la cita electoral. Para cubrir el flanco económico, Iván Espinosa de los Monteros y el propio líder del partido están manteniendo encuentros con los diferentes centros de estudios o ‘think tanks’ más liberales del país para sondear a economistas que quieran asumir el reto de construir su ideario económico. Y el reto, pese a la corriente a favor, no se les presenta fácil.

En teoría, el programa económico de Vox comulga con parte del ideario liberal conservador, como es la bajada generalizada de impuestos y la reducción del gasto público, por los recortes en la estructura del Estado. Estas ideas son algunos de los 100 puntos que Santiago Abascal presentó como hoja de ruta de su programa, aunque su impacto sobre la recaudación no está desarrollado con otras medidas fiscales, lo que hace que estas soluciones sean calificadas como irrealizables por algunos economistas.

Pese a la aparente incongruencia argumental, la formación verde defiende algunas tesis contrarias a la doctrina liberal, como sería el proteccionismo respecto a los bienes y servicios nacionales, en línea con las decisiones que han tomado algunos dirigentes neonacionalistas ('America first) como el propio Donald Trump. En otros campos, como las pensiones, Vox mantiene una tesis mixta, al defender un sistema de capitalización y reparto, aunque sin entrar en detalles sobre su desarrollo.

La aparente incongruencia o contradicción con los esquemas convencionales de los economistas liberales está restringiendo el campo de búsqueda de Abascal y Espinosa de los Monteros. Varias de las figuras más identificadas con el ideario liberal, como puede ser el economista Juan Ramón Rallo, quedan lejos de su ideario por socialdemócratas, mientras que otras estrellas mediáticas de ese perfil, como Daniel Lacalle, están vinculadas al nuevo Partido Popular encabezado por Pablo Casado.

El reto de Abascal no es exclusivo de Vox. La captación de profesionales del sector privado es un reto común a la mayoría de partidos, como bien sabe el propio Casado, que trabaja desde su triunfo en la creación de un nuevo equipo económico para relevar a los referentes de la época de Mariano Rajoy. Pese a retener a Alberto Nadal, el nuevo Partido Popular sigue también a la caza y captura de nuevas ‘fontaneros’ para construir su discurso económico. Nunca antes estuvo tan disputada la figura de economista jefe.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
54 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios