PRIMERA SALIDA AL EXTRANJERO DEL MANDATARIO SOCIALISTA

Sánchez y Macron defienden los centros de desembarco de migrantes en suelo europeo

El presidente español apoya la propuesta francoalemana complementaria a la vía de Tusk. Esas plataformas serían las encargadas de distribuir a los migrantes o devolverlos a sus países de origen

Foto: Pedro Sánchez, recibido por el presidente francés, Emmanuel Macron, a su llegada al palacio del Elíseo, este 23 de junio en París. (EFE)
Pedro Sánchez, recibido por el presidente francés, Emmanuel Macron, a su llegada al palacio del Elíseo, este 23 de junio en París. (EFE)

España y Francia unen fuerzas para que la Unión Europea resuelva de una vez por todas la crisis migratoria y no mire para otro lado. Pedro Sánchez apoya la propuesta de Emmanuel Macron de crear centros cerrados de desembarco "en suelo europeo" desde donde se gestione la situación de los inmigrantes, se les distribuya por el Viejo Continente y se devuelva a sus países de origen a los que no tengan derecho de asilo. Centros que cuenten con "medios europeos". Se trataría, en definitiva, de extrapolar lo ocurrido con el Aquarius y la cooperación bilateral entre Madrid y París que han sabido tejer ambos países.

Es el primer gran acuerdo entre las dos naciones vecinas. Y el que sale del estreno de la agenda exterior de Sánchez, gracias a una visita relámpago a París, para entrevistarse con el presidente galo. El mandatario socialista llegó a la explanada del palacio del Elíseo poco antes de las 13.15 horas y Emmanuel Macron lo recibió a pie de vehículo. Juntos subieron la escalinata de la sede de la Jefatura del Estado francesa y posaron para los informadores gráficos. Ambos mantuvieron un almuerzo de trabajo "muy fructífero", como lo definieron, en el que charlaron, sobre todo, del problema migratorio, aunque también de cuestiones comunitarias, como la reforma de la zona euro, la seguridad y defensa y la política industrial, y a nivel bilateral la cooperación judicial y policial y las interconexiones energéticas, entre otros asuntos. Los dos mandatarios acordaron verse de nuevo en Madrid el próximo 26 de julio. Sintonía total.

"Necesitamos un esquema claro de solidaridad que nos permita responder a este desafío, no gestionar caso por caso", defendió Macron durante la comparecencia conjunta ante los medios que siguió al almuerzo de dos horas. Francia propone, por tanto, una solución que "respeta los principios humanitarios de auxilio", que implica que los migrantes puedan llegar al "puerto seguro más cercano" y, nada más desembarcados, sean acogidos en "centros cerrados" dotados con medios europeos.

Pedro Sánchez y Emmanuel Macron estrechan sus manos en la rueda de prensa conjunta en el Elíseo, este 23 de junio en París. (EFE)
Pedro Sánchez y Emmanuel Macron estrechan sus manos en la rueda de prensa conjunta en el Elíseo, este 23 de junio en París. (EFE)

Esos centros se encargarían de examinar la situación personal de los migrantes. Los que tengan derecho a asilo se repartirán entre los países de la UE gracias a los acuerdos de cooperación existentes y los que no gocen de ese derecho, serían "acompañados" hasta ser devueltos a sus países de origen. "Consiste en el principio simple de desembarco en el puerto más seguro y más próximo pero que una vez desembarcados en suelo europeo somos favorables a poner en marcha centros cerrados conforme a Naciones Unidas y financiados con fondos europeos", detalló.

Consiste en el principio simple de desembarco en el puerto más seguro y más próximo, pero que una vez desembarcados en suelo europeo somos favorables a poner en marcha centros cerrados conforme a Naciones Unidas y financiados con fondos europeos", explica Macron


Esa posición es compartida por Alemania y ahora también por España, como precisaron fuentes de la Moncloa a este periódico. Es decir, que Madrid apoya la oferta francoalemana que será debatida este domingo en la cumbre informal convocada por el presidente de la Comisión, Jean-Claude Juncker, en Bruselas, y que también se llevará al Consejo Europeo del 28 y 29 de junio. En definitiva, seguían explicando fuentes gubernamentales, se trata de sacar lo mejor del \'modelo Aquarius\', que ha "funcionado" correctamente, y será la solución que se ofrecerá a Italia, cuyo Gobierno xenófobo y populista, sin embargo, sigue aferrado a su política de cierre de puertos. No acogió, como hizo Malta, el Aquarius, con 629 migrantes a bordo, como tampoco quieren ahora ambos países que atraque en su suelo el barco de la organización alemana Lifeline, con 224 ocupantes.

Responder "con humanidad y eficacia"

Esa propuesta general de centros europeos de desembarco es la que se ofrece ahora a Roma para solucionar el caso concreto del Lifeline. "Apoyamos, por supuesto y como no puede ser de otra manera, la propuesta que hacemos conjunta de Francia y España a Italia para resolver" la situación de este buque, señaló Sánchez. Pero el planteamiento es igualmente una vía para desatascar el conflicto con el Ejecutivo de Giuseppe Conte y, en particular, para desactivar la cerrazón de su ministro del Interior y líder de la ultraderechista Liga, Matteo Salvini.

La idea es "diferente, pero complementaria" a la de Tusk, que plantea plataformas de desembarco, pero fuera del suelo comunitario

La idea patrocinada por Francia, y consensuada con Alemania y España, es "diferente, pero complementaria" a la ofrecida por el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, que es la de crear plataformas de desembarco, pero fuera del suelo comunitario, en los países de origen y de tránsito. Para Macron, los migrantes también están "en riesgo" cuando abandonan las aguas de su nación, y a esa emergencia hay que atender dando vida a estos centros en suelo europeo y dotados con fondos de la UE. "Es una solución de cooperación que respeta el derecho", subrayó. La propuesta de Tusk puede ser "muy pertinente", pero siempre que se aplique en consonancia con la ONU, la ACNUR, las agencias humanitarias o los países afectados.

Sánchez y Macron defienden los centros de desembarco de migrantes en suelo europeo

Contra la "hipersimplificación"

El presidente galo indicó, en ese sentido, que España y Francia comparten la "misma estrategia" para responder "con humanidad y eficacia" la llegada de migrantes, con tres pilares que entienden "imprescindibles", y son el apoyo y la cooperación con los países de origen y tránsito, el refuerzo de la agencia Frontex, para proteger las fronteras exteriores de la UE y el espacio Schengen, y el reorganizar la acogida siguiendo los principios de "solidaridad". Bajo esas tres premisas se ha delineado la propuesta francesa. Macron insistió en que no hay ceder a la "hipersimplificación y a la manipulación" y sí actuar para que la "respuesta sea humana", un claro aviso a los Gobiernos populistas de la UE.

Sánchez insiste en la necesidad de reforzar la cooperación con los países de origen y de tránsito, tesis que comparte también el presidente galo

Sánchez, que agradeció de nuevo la "solidaridad y responsabilidad" con la que Francia se comportó en la crisis del Aquarius, coincidió con la tesis de que el fenómeno migratorio "afecta al conjunto de los países" de la UE y por tanto debe ser abordado desde una óptica común, teniendo muy presente el "respeto" a los derechos humanos. En ese sentido, el Gobierno cree que es básico también "reforzar la cooperación bilateral con los países de origen y tránsito", una perspectiva que cree que debe elevarse a mirada europea, puesto que España no es la única concernida al ser un Estado frontera. Macron abundó en esa línea de trabajo: puso como ejemplo cómo el Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero gestionó la crisis de los cayucos hace una década. Entonces, Madrid alcanzó un acuerdo migratorio con Senegal "muy pragmático", y de "respeto mutuo".

Sánchez y Macron defienden los centros de desembarco de migrantes en suelo europeo

Sintonía total y visita el 26 de julio

Macron quiso que su exposición fuera muy detallada. Por eso no solo cargó contra los Gobiernos populistas. También lo hizo contra los países que rechacen acoger la cuota de inmigrantes que se les asigne. El mandatario francés es partidario de sancionarlos: "No podemos tener países que se beneficien masivamente de la solidaridad de la UE mientras que también masivamente reivindican su egoísmo nacional cuando se tratan temas de inmigración".

Macron se muestra partidario de sancionar a los países que rechacen la cuota de asilados que se les asigne. Era un aviso hacia el Grupo de Visegrado

Se refería a la posición de países como Hungría, República Checa, Eslovaquia y Polonia —el llamado Grupo de Visegrado—, que ya anunciaron el pasado jueves que no participarían en la cumbre informal de este domingo en Bruselas convocada por Juncker. Macron rechazó así soluciones "nacionales o de cierre de fronteras" o los enfoques "no cooperativos". "Las soluciones nacionales pueden satisfacer un ego, pero no se llega a ninguna solución". Más en un tema como la inmigración, en el que todos los socios son "interdependientes".

Sánchez y Macron defienden los centros de desembarco de migrantes en suelo europeo

Sánchez y Macron exhibieron una sintonía total, y eso que pertenecen a partidos de distintas familias políticas. Para el presidente español, el objetivo claro era establecer un "eje preferente" con París y Berlín en la cuestión migratoria, y ese objetivo, \'a priori\', estaría conseguido. En el último turno de preguntas, el líder socialista ni siquiera quiso añadir una sola palabra a lo expresado por su anfitrión. "Está perfecto, presidente", le cumplimentó como broche de la rueda de prensa, la primera de Sánchez como líder del Ejecutivo.

Ambos mandatarios podrán seguir trabajando juntos —y en otras cuestiones que preocupan a ambos, como las interconexiones energéticas— en la vuelta de la visita de este sábado: se encontrarán de nuevo en Madrid, en la Moncloa, en un mes, el 26 de julio.

Sánchez y Macron defienden los centros de desembarco de migrantes en suelo europeo

Respaldo español a la reforma de la eurozona propuesta por París y Berlín

Pedro Sánchez se sumó al eje París-Berlín en otra materia fundamental: el plan de futuro para la zona euro. El presidente español subrayó la importancia del acuerdo alcanzado el pasado 19 de junio entre Emmanuel Macron y Angela Merkel, la llamada 'Declaración de Meseberg'. Esta plantea un presupuesto para los países que comparten el euro (y que sería "paralelo" al marco plurianual de la UE), con el objetivo de la "convergencia" económica entre países. Además, el actual fondo de rescate —oficialmente, Mecanismo Europeo de Estabilidad, MEDE— sería "ampliado" y reforzado para que se convierta en una versión europea del Fondo Monetario Internacional (FMI), un "instrumento extra" para mejorar su "estabilidad" y afrontar "problemas de liquidez" y cualquier "shock asimétrico", según explicaba esta semana la canciller germana en la localidad de Meseberg. 

 

Sánchez, este sábado desde París, subrayó que Europa necesitaba profundizar en su integración, de tal manera que no fuera solo monetaria, sino también fiscal, como era necesario avanzar hacia un presupuesto de la zona euro. "Francia y Alemania pueden contar con el apoyo entusiasta de España ante un paso que ha tardado mucho en darse, pero que era necesario", recalcó. También mantuvo que es importante no olvidarse de la unión bancaria. 

 

España, pues, va a trabajar para que esta semana haya en Bruselas "un mandato claro, firme, inequívoco" para que ese acuerdo vea la luz "más pronto que tarde". Sánchez demandó a Macron que cuente con "un país tan importante como España, que quiere y merece jugar el papel que tiene en la UE", para la redacción de las cuestiones concretas y técnicas del acuerdo

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
44 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios