REUNIÓN CONJUNTA DE LAS EJECUTIVAS FEDERAL Y CASTELLANOLEONESA

Sánchez confía en la "palabra" de Rajoy para impulsar el cambio constitucional en 6 meses

Da por "buena" la promesa que le hizo el presidente y no tiene indicio de que vaya a romperlo. Sostiene que el PSC no pactará ni con secesionistas ni con los que quieran "recentralizar" competencias

Foto: Pedro Sánchez y Luis Tudanca, durante la reunión de las ejecutivas federal y de Castilla y León este viernes en Valladolid. (EFE)
Pedro Sánchez y Luis Tudanca, durante la reunión de las ejecutivas federal y de Castilla y León este viernes en Valladolid. (EFE)

Pedro Sánchez sigue confiando en que Mariano Rajoy llevará adelante el debate de la reforma constitucional en seis meses. Cree que no se echará atrás y da "por buena" su "palabra", la que le dio cuando ambos pactaron la aplicación del artículo 155. Así que de momento la alarma no cunde, por mucho que el PP haya dado muestras públicas esta semana de no dar ese salto ni de abrir el melón.

El secretario general del PSOE mantiene los dos planos de su estrategia. Por un lado, el tono conciliador con el Gobierno en lo que respecta a la crisis catalana y la intervención de la autonomía y, por otro, la recuperación del discurso clásico de oposición contra "las dos derechas", especialmente, aunque no solo, por la "corrupción sistémica" del PP y el "silencio cómplice" de Ciudadanos. Una doble estrategia que evidenció este viernes en rueda de prensa en el Museo de la Ciencia de Valladolid, en donde previamente se habían reunido las comisiones permanentes de las ejecutivas federal y castellanoleonesa. La presencia de Sánchez y su cúpula durante dos días fuera de Ferraz ha servido para modular el discurso del partido y hacer más hincapié en el combate contra "el pacto de las dos derechas" una vez superado el 155.

En los últimos dos días, la dirección sí había evidenciado, en público y en privado, que restaba hierro a las declaraciones de José Antonio Bermúdez de Castro, secretario general del Grupo Popular en el Congreso, el pasado miércoles, cuando aseguró que su partido no acudía a la comisión de evaluación y modernización del Estado autonómico, que se acababa de poner en marcha, con la idea de reformar la Constitución. En el estado mayor socialista se aferraban al "compromiso" que Rajoy había contraído personalmente con Sánchez hace poco más de un mes, cuando ambos acordaron activar el 155 para frenar la proclamación de la república catalana por parte de Carles Puigdemont.

El líder combina la lealtad con Rajoy por el 155 con los ataques a "las dos derechas" de PP y Cs por incumplir su pacto y la "corrupción sistémica"

Pero hoy Sánchez se encargó de dar carácter más oficial a ese margen de confianza concedido al presidente durante su comparecencia conjunta con el secretario general del PSOE castellanoleonés, Luis Tudanca. "Somos un partido que cumple con su palabra. Yo tomo la palabra de Rajoy de manera seria", de forma que hasta que Rajoy "no diga algo distinto" entiende que ese compromiso sigue en pie. "Doy por buenas sus palabras". El secretario general señaló que no había hablado con el jefe del Ejecutivo en los últimos días: "Si hay un compromiso que se rompe y quiere hacérmelo saber, tendrá que llamarme él a mí". Y eso no se ha producido. Desde la dirección indicaban que hay que disociar las palabras del presidente de la de su partido, porque este habla en clave electoral.

No con los independentistas

Buena parte de la rueda de prensa en Valladolid se centró en los pactos poselectorales en Cataluña. Sánchez, al igual que Miquel Iceta, ya había asegurado que los socialistas no trabarán acuerdos con ERC y PDeCAT. Es más, el primer secretario del PSC ya adelantó que no investiría con los votos de su grupo ni a Carles Puigdemont ni a Oriol Junqueras. Pese a la firmeza de esas declaraciones, tanto PP como Ciudadanos lanzan la especie de que quizá eso no ocurra, puesto que ya los socialistas participaron de dos tripartitos (2003-2006 y 2006-2010) y podrían preparar un tercero.

Si el PP tiene dudas de la "confiabilidad" de Iceta y del PSC, "que hable con Rajoy o con Sáenz de Santamaría", espeta Sánchez

Sánchez fue igualmente rotundo este viernes: si el PP tene "dudas" de la "confiabilidad" del PSC y de Iceta, que "hable con Rajoy o con la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría". La afirmación no era gratuita, puesto que la número dos del Ejecutivo ha mantenido una interlocución constante con el jefe de los socialistas catalanes en estos meses. El líder del PSOE entiende que la desconfianza que se pretende deslizar sobre Iceta es "electoralismo puro y duro" de PP y Cs, porque si hay un líder "confiable es Iceta y si hay un partido confiable es el PSC". Además, recordó que los alcaldes que han sufrido "en primera persona" el "embate" de los independentistas son los socialistas, en torno a 120 en Cataluña, mientras que populares y naranjas "no tienen ningún problema porque no tienen ninguno".

Entonces, ¿qué soluciones de pactos manejan las dos direcciones? Sánchez insistió en que no se trata tanto de una cuestión de siglas, sino de políticas. Y PSOE y PSC lo que quieren encarnar ante todo es el "espacio de la convivencia y la concordia", un perímetro que "no está a la derecha del PP", dijo, aludiendo a Albert Rivera, a quien volvió a acusar de irse más allá de los populares. Sánchez subrayó que las dos formaciones "de derechas" están defendiendo un planteamiento "recentralizador", no de "defensa del autogobierno", algo con lo que no están de acuerdo los socialistas, que precisamente ansían la reforma constitucional no para "retroceder" en la España autonómica, sino para "avanzar en ella". Además, pidió que no se acuda a una campaña "de frentes" —constitucionalistas versus independentistas—, sino poniendo por encima la "concordia", pues con la dinámica de bloques no logrará superarse el conflicto.

Sánchez confía en la "palabra" de Rajoy para impulsar el cambio constitucional en 6 meses

Un paquete de 25 medidas

"¿Cuál es nuestra guía?", se preguntó. Pues la sostienen dos elementos centrales. Uno, el "respeto" a la Constitución española. Y dos, el autogobierno. "Fuera del autogobierno, del Estatuto de autonomía y de la Constitución no se podrá encontrar al PSOE. Dentro podemos hablar con todas las formaciones", remachó. En cualquier caso, sí aseguró que PSOE y PSC mantendrán su "unidad de acción", de forma que "irán de la mano" a la hora de tejer los pactos poselectorales. La decisión formal corresponde al partido hermano, pero Iceta sí pretende dialogar y consensuar la postura con Ferraz y con el conjunto del PSOE, como por cierto se estipula en la actualización del protocolo entre ambas fuerzas que se firmó el pasado marzo, en la época de la gestora de Javier Fernández.

Sánchez promete que PSOE y PSC irán "de la mano" a la hora de tejer los pactos poselectorales. Critica la política "seguidista" de Cs con el PP

Sánchez puso mucho énfasis durante su comparecencia en la asimilación de PP y Cs. Desde luego, por su pacto de investidura, incumplido al 85,8%, según los cálculos del PSOE, pero también por su discurso sobre la configuración territorial. Así, la formación de Rivera "hace una política seguidista en lo ideológico y lo territorial al PP", no tiene "un planteamiento distinto respecto a cómo resolver la crisis en Cataluña". Si acaso, dijo, Cs quería que el 155 se aplicase antes que el PP. Y, para meter cizaña, el secretario general se preguntó cómo ve Rivera que Inés Arrimadas, su candidata el 21-D, intente tender puentes con los 'comuns' para procurar su investidura como jefa de la Generalitat.

Sánchez confía en la "palabra" de Rajoy para impulsar el cambio constitucional en 6 meses

Por lo demás, el secretario general presentó el documento 'Ahora tu país: impulsando la España social' [aquí en PDF], con el que pretende recuperar la iniciativa en cuestiones sociales, desplazar el foco de Cataluña a otra agenda que le permite marcar perfil frente al PP y subrayar la condición de PSOE como "izquierda de gobierno". El texto contiene 25 iniciativas, que se completan con la promesa de elaboración de unos Presupuestos alternativos para 2018 y el pacto de rentas salariales. Entre las medidas, la defensa de los empleados públicos, la lucha contra la pobreza infantil, la reactivación del sistema de dependencia, un paquete para paliar la sequía, la recuperación de la asistencia sanitaria como derecho universal, la reforma de la Ley de Memoria Historia, la inyección de 200 millones de euros en el combate a la violencia de género, la modificación de la Ley de Transparencia, la recuperación de lo perdonado por la amnistía fiscal o una Ley de Eutanasia. Esta última fue una propuesta a la que Sánchez se comprometió con el coordinador de IU, Alberto Garzón, y que pretende presentar en enero, según él mismo avanzó durante la rueda de prensa.

Los socialistas saben que es en la agenda social donde más se puede encontrar con Unidos Podemos, con quien la relación está muy rota a causa de Cataluña. El líder madrileño volvió a enfatizar que su voluntad es que las izquierdas "se unan" para hacer posible el cambio político, pero no por ello va a ocultar las discrepancias que las dos fuerzas mantienen respecto a cómo afrontar la crisis territorial. Sánchez reiteró que no hay "banderas de izquierdas" en la causa secesionista y se lamentó que Podemos "compre la retórica" y los argumentos de los independentistas, e incluso hable de "presos políticos", cuando lo que hay son "políticos presos" por saltarse la legalidad. "Me sorprende que haga seguidismo de ERC y de otras formaciones" y no participe en la comisión territorial, valoró. No obstante, el secretario general está "abierto" a retomar la interlocución con Podemos y con Pablo Iglesias en tanto que "anteponga" la agenda social, porque ahí sí pueden "entenderse".

Sánchez confía en la "palabra" de Rajoy para impulsar el cambio constitucional en 6 meses

"Lo que dice Marta Rovira es falso y lo sabe", es puro "victimismo"

El PSOE no tiene una valoración muy distinta a la que hace el Gobierno sobre las palabras de este viernes de Marta Rovira. La secretaria general de ERC  aseguró este viernes en una entrevista en Rac1 que el Ejecutivo de Mariano Rajoy "amenazó" por "múltiples vías" con enviar al Ejército y con "muertos en las calles" si los independentistas seguían adelante con su DUI. 

Pedro Sánchez subrayó desde Valladolid que eso que dice Rovira "es falso y lo sabe", puesto que el 155 solo ha servido para recuperar el autogobierno y para poder convocar elecciones autonómicas en el plazo más breve posible. E indicó que ya "lo que queda al independentismo" de cara a los comicios del 21-D es "el victimismo", pues sus tres principales argumentos -el "maná" económico, el reconocimiento internacional y la "revolución de las sonrisas"- se han "caído". 

"Los que impulsaron la declaración de independencia dicen que no son independientes y que no cuentan con una mayoría social", destacó, pese a que llevan los secesionistas dos años sin esa mayoría. 

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
9 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios