52 DÍAS PARA LAS AUTONÓMICAS

Sánchez se vuelca el 21-D: apoyo cerrado al PSC en unas catalanas en clave "muy estatal"

El secretario general y su ejecutiva se emplearán a fondo en ayudar a Iceta. En las dos direcciones están esperanzadas con crecer a costa de Cs y con la movilización de los no independentistas

Foto: Pedro Sánchez aplaude a Miquel Iceta, el pasado 15 de julio, tras ser proclamado candidato del PSC en Barcelona. (EFE)
Pedro Sánchez aplaude a Miquel Iceta, el pasado 15 de julio, tras ser proclamado candidato del PSC en Barcelona. (EFE)

Cuando el PSOE estaba sumergido en sus primarias federales, allá por primavera, Pedro Sánchez solía contar que su primer mandato fue una carrera constante, contra algunos de los suyos, que no dejaban de ponerle zancadillas, y contra el tiempo, pues tuvo que afrontar ocho agotadores procesos electorales —andaluzas, autonómicas, municipales, catalanas, gallegas, vascas y dos generales— en apenas dos años. Ahora, menos de seis meses después de volver al puente de mando de Ferraz, ya tiene a 52 días vista otros comicios, y muy importantes, los del 21 de diciembre en Cataluña. El secretario general se implicará "totalmente" en ellos y estará al lado del PSC y de su candidato, Miquel Iceta, que parte con mejores perspectivas que en la cita de 2015 y que en teoría tiene más fácil recuperar la segunda plaza del Parlament que entonces le arrebató Ciudadanos. Las percepciones son buenas, y quedaron confirmadas este domingo en la masiva manifestación unionista convocada por Societat Civil Catalana (SCC).

Ya en las autonómicas de 2015 Sánchez se empleó a fondo en ayudar a Iceta, y con él miembros de su antigua cúpula y presidentes autonómicos como la propia Susana Díaz. Los socialistas catalanes perdieron cuatro escaños respecto a los anteriores comicios, los de 2012 (bajaron de 20 a 16 diputados), pero lograron salvar los muebles, porque los primeros pronósticos eran mucho peores y porque se colocaron por encima de Catalunya Sí que es Pot, que sufrió un inesperado 'gatillazo' (11 escaños).

En esta ocasión, Sánchez estará igualmente muy presente. Su implicación, dicen fuentes muy próximas al secretario general, será "total", intensiva, en una campaña más corta de lo habitual, al limitarse al periodo estrictamente marcado por la Ley Electoral, 54 días desde el pasado sábado, cuando el BOE publicó el decreto de convocatoria firmado por Mariano Rajoy en virtud de la aplicación del artículo 155 de la Constitución.

"Es una campaña de todos y todos debemos explicarnos", sostienen en Ferraz, que se coordinará con el PSC a través del número dos, Salvador Illa

El diseño de la campaña corresponde al PSC. En concreto, a su director de orquesta para el 21-D, Salvador Illa, secretario de Organización desde hace un año. Pero la coordinación con Ferraz, como viene sucediendo en las últimas semanas, es máxima, así que la participación de Sánchez y su equipo se decidirá entre las dos direcciones. Además, la cúpula quiere que el PSC reciba el calor de todo el PSOE de aquí a las elecciones. "Es que esto no es una campaña de catalanas, es un desafío a España, y por eso será una campaña con un cariz más nacional que nunca. Estamos obligados todos, la ejecutiva federal, los territorios... Es una campaña de todos y todos debemos explicarnos", subraya un alto mando de Ferraz. "Siempre hemos contado con el PSOE y con Pedro, y esta vez también", corroboran desde el entorno más próximo al primer secretario.

Órganos el fin de semana del 11 y 12

Lo más probable es que la primera reunión del comité federal de esta nueva etapa —que se celebrará el 11 o 12 de noviembre—, programada para conceder apoyo a Sánchez en su estrategia de respaldo al Gobierno en la aplicación del 155, se convierta en un gesto de respaldo explícito y de ánimo al PSC y a su candidato. Espaldarazo que tal vez quede precedido por la convocatoria del consejo político federal (la cumbre con los barones territoriales), con el mismo fin. Ferraz quiere que la cita del comité se compagine con la reunión del consell nacional, máximo órgano del PSC, necesaria para aprobar las listas completas del 21-D. Los socialistas catalanes quieren tener el trabajo hecho al tiempo que se abre la ventanilla para registrar las candidaturas, y el plazo abarca del 12 al 17 de noviembre. Dicho de otra forma: ese fin de semana del 11 y 12 del mes próximo se aprovechará para reunir a los órganos de poder de PSOE y PSC para exhibir músculo y respaldo a Iceta en un momento crítico.

Sánchez insistirá en la idea de "convivencia y concordia" y defensa del autogobierno, frente a impulsos "recentralizadores y disgregadores"

No obstante, la planificación de la campaña comenzará a prepararse a partir de la ejecutiva del PSC de este lunes. Se decidirá el organigrama al completo y se irá cimentando la estrategia. Desde el PSOE, en el círculo más inmediato de Sánchez, se insiste en que el secretario general machacará las ideas vertidas en los últimos días, y especialmente este fin de semana, en sus discursos ante los delegados de los congresos del partido en Castilla-La Mancha y Galicia. "La idea debe ser convivencia y concordia por un lado, y por otro defensa del autogobierno, frente a los impulsos recentralizadores de las derechas de PP y Ciudadanos y disgregadores de los independentistas. Ese es el planteamiento, junto con la imagen de PSOE y PSC como izquierda de gobierno, frente a Podemos y los 'comuns' y frente a Cs", sostienen estas mismas fuentes.

Sánchez se vuelca el 21-D: apoyo cerrado al PSC en unas catalanas en clave "muy estatal"

Sánchez, ayer domingo en Santiago de Compostela, en la clausura del 13º Congreso del PSdeG, volvió a remarcar que el 21-D ganarán "la concordia y la convivencia" frente a quienes quieren romper, y criticó la falta de "solidaridad" de una "mayoría secesionista que vota en secreto" en el Parlament para "protegerse" mientras pide a los funcionarios que "no cumplan" con sus obligaciones. Pero las elecciones, advirtió, son solo "el inicio de la solución" a la crisis catalana, porque aún toca "actualizar y modernizar" la Constitución. Los socialistas han hecho de la reforma de la Carta Magna su apuesta estratégica, ahora más cercana por el compromiso adquirido por Rajoy de abrir el debate en seis meses, aunque ahora los plazos se estirarán, precisamente, por la campaña en Cataluña.

Sánchez se vuelca el 21-D: apoyo cerrado al PSC en unas catalanas en clave "muy estatal"

Presencia de dirigentes federales en Barcelona

La carrera electoral de los partidos no independentistas comenzó justo este domingo. Centenares de miles de personas —1,3 millones, según los organizadores; un millón, según la Delegación del Gobierno, 300.000, según la Guardia Urbana— poblaron las calles de Barcelona bajo el lema 'Tots som Catalunya'. En primera línea, Iceta, que por primera vez acudía a una marcha de la entidad, junto a su adjunta, Núria Marín, alcaldesa de L'Hospitalet, y su jefe del aparato, Salvador Illa. El PSC se sumaba así oficialmente a un acto de SCC, cosa que no hizo el pasado 8 de octubre. Además, los arroparon dirigentes de la ejecutiva del PSOE, como la número dos, Adriana Lastra; la responsable de Igualdad, la exministra Carmen Calvo —la negociadora del 155 con el Gobierno, por encargo de Sánchez—, o los secretarios de Relaciones Institucionales e Industria, el andaluz Alfonso Rodríguez Gómez de Celis y el catalán Carles Ruiz, alcalde de Viladecans (Barcelona).

Los socialistas confían en que la cercanía del 21-D ayude a que no se diluya la movilización de los no independentistas que han despertado este mes

Los jefes de PSOE y PSC salieron con un chute de energía de la manifestación, convencidos de que los no independentistas están despertando tras años de silencio. "Lo que está cambiando es el fondo, la gente quiere expresarse. Hay muchos que necesitan salir a las calles porque saben que lo que está jugándose es muy serio: o desastre o cambiar de rumbo", apuntan desde el estado mayor del PSC. "Fue impresionante. Había muchísima gente de izquierdas en la manifestación. Gente que nos daba las gracias por habernos mantenido firmes y por estar hoy allí. Se ha roto el tabú. La gente estaba muy emocionada tras años de asfixia, de opresión, se sentía como liberada... y se oían muchos gritos de '¡Iceta, presidente!", cuenta una de las dirigentes socialistas presentes en la marcha de SCC. La presencia oficial del PSC, con Pepe Borrell de nuevo como icono de los no independentistas, fue clave en el éxito de la convocatoria. Como también fue muy significativo el enérgico parlamento del ex secretario general del PCE Paco Frutos, desautorizado posteriormente por su partido.

Sánchez se vuelca el 21-D: apoyo cerrado al PSC en unas catalanas en clave "muy estatal"

Para los socialistas, la movilización de los catalanes no soberanistas es fundamental de cara a unas elecciones, las del 21-D, en las que se prevé una participación "masiva", precisamente "por lo que está en juego", "o seguir con el 'procés' o cambiar el rumbo por completo". En Ferraz, de hecho, reconocen que esa convocatoria por sorpresa de los comicios, anunciada por Rajoy pero hablada previamente con Sánchez, era una importante "bala en la recámara": con unas urnas tan cercanas, se puede aprovechar mejor, creen, el impulso de la movilización de los no independentistas, que en generales sí acudían a votar pero en las autonómicas solían quedarse en casa. A esa impresión ayuda el desconcierto en las filas separatistas: ni ERC, ni PDeCAT ni CUP han aclarado explícitamente si concurrirán a estos comicios, de qué forma y con qué cabezas de lista.

"Catalanista y no independentista"

En Ferraz y en Nicaragua, la sede central del PSC, se ha instalado la percepción de que el 21-D se dará mejor que el 27-S de 2015. Argumentan que la posición es más nítida aún —contraria al derecho a decidir y a la independencia y en defensa de la Constitución y de la ley—, hay más cohesión interna, tranquilidad orgánica (también en el PSOE)... Y confían en que el protagonismo de Sánchez y de Iceta en estas últimas semanas, más visible que el de Albert Rivera, contribuya a arrebatar la segunda plaza a Ciudadanos. "El PSC está muy bien posicionado ahora. Es el único partido catalanista pero no independentista, y el que tiene mejor capacidad de interlocución con el resto de formaciones. PP y Cs son no separatistas pero españolistas. El PSC ha ganado mucho espacio", valora un responsable de mucho peso de la ejecutiva federal. La ejecutiva de Iceta puede exhibir que la presión de Sánchez sobre Rajoy surtió efecto y accedió a convocar elecciones muy rápidamente, de forma que la intervención del 155 será muy breve, como deseaban.

El PSC no siente "ningún pudor" por haber ido a la marcha con PP y Cs. Entiende que debe disputarse los votos con los naranjas, que les ganaron en 2015

Ni el PSOE ni el PSC han sentido "ningún pudor" por acudir a la manifestación de este domingo con el PP y Cs. "Era lógico que estuviéramos porque los tres partidos estamos en contra de la independencia de Cataluña. Y el PSC se disputa más votos con Ciudadanos que con ningún otro partido. Ellos se llevaron el cinturón rojo de Barcelona en 2015. Además, Cs obtuvo 25 escaños en las últimas elecciones, por los 16 nuestros y los 11 de Catalunya Sí que es Pot. Y los 'comuns' es que no sabemos qué defienden", sostienen desde el círculo de Iceta.

Sánchez se vuelca el 21-D: apoyo cerrado al PSC en unas catalanas en clave "muy estatal"

Las encuestas no dan del todo mal al PSC. Lo colocan cerca de la formación naranja y al alza, sobre los 20 diputados, lejísimos no obstante de sus años de gloria. Pero el escenario es tan volátil que hacer pronósticos a tantos días vista —52— es un deporte de riesgo.

Pepe Borrell, un "símbolo" que no quiere ser candidato

En las dos manifestaciones multitudinarias de Societat Civil Catalana (SCC) ha tenido un protagonismo especial el exministro y el expresidente del Parlamento Europeo Josep Borrell, por sus enérgicos parlamentos contra los secesionistas. Sin pelos en la lengua. "Se ha convertido en un símbolo", reconoce un alto cargo de Ferraz. 

¿Pero podría formar parte de las listas del PSC en las elecciones del 21-D? Él mismo ya descartó liderar una candidatura constitucionalista en una entrevista en este diario. Pero Borrell tampoco quiere ningún otro puesto. Desde su entorno insistían anoche en que "segurísimo" que no irá en ninguna plancha. Menos aún en un número de salida. 

Borrell aseguró que el 21-D es una "oportunidad de oro" para "echar al Govern nacionalista" de Cataluña. El exministro cargó contra Carles Puigdemont por hablar en nombre de todos los catalanes y contra Oriol Junqueras por ser un "totalitario absoluto". Y motejó a Ada Colau, alcaldesa de Barcelona, como "emperadora de la ambigüedad". También pidió a la Justicia que "haga pronto su trabajo" y confió en que demande responsabilidades a los líderes del proceso soberanista que han llevado a España a un momento "dramático" y "tremendamente difícil y peligroso de su historia", informa EFE.

Las listas del PSC comenzarán a dibujarse en estos 15 días. La primera aproximación será la ejecutiva de este lunes. También en Madrid Pedro Sánchez reúne al plenario de su dirección. El próximo domingo, por cierto, el secretario general clausurará el congreso del PSOE aragonés, el último cónclave autonómico de esta nueva etapa. Supondrá su reconciliación pública con uno de los barones más duros con él en el pasado, Javier Lambán. José Luis Ábalos, secretario de Organización federal, se encargará de la apertura. Sánchez, así, habrá acudido a todos los congresos que han entronizado al presidente regional como líder autonómico socialista. Solo faltó al cónclave extremeño, porque le coincidía con el andaluz, y le interesaba proyectar la imagen de unidad con su gran rival, Susana Díaz

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios