LA LABOR DE MEDIACIÓN DE SÁNCHEZ E ICETA

El PSOE aprieta a Puigdemont y presiona al PP para que asuma sus enmiendas del 155

Los socialistas seguirán buscando una salida "hasta el último minuto" y empujan a las dos partes. Pero también dejan claro que apoyarán el paquete de medidas extraordinarias en el Senado

Foto: Soraya Sáenz de Santamaría y José Luis Ayllón, conversando en el Senado este 26 de octubre. (Reuters)
Soraya Sáenz de Santamaría y José Luis Ayllón, conversando en el Senado este 26 de octubre. (Reuters)

Los socialistas seguirán intentando "buscar una solución" que evite el "desastre" con Cataluña "hasta el último minuto". Y ese tiempo creen que aún no se ha agotado, aunque el margen es cada vez más estrecho y se cuenta por muy pocas horas, las que quedan hasta que el Parlament vote sus propuestas de resolución —entre las cuales puede encontrarse la declaración unilateral de independencia (DUI)— y hasta que el pleno del Senado autorice al Gobierno a activar las medidas del artículo 155 de la Constitución y este las publique en el Boletín Oficial del Estado y las comience a aplicar. PSOE y PSC quieren aprovechar ese último suspiro para presionar más aún a Carles Puigdemont para que convoque elecciones autonómicas ordinarias y para que el Ejecutivo de Mariano Rajoy asuma que debe frenarse la intervención de Cataluña en caso de que efectivamente haya comicios.

[La transcripción de la comparecencia de José Luis Ábalos en Ferraz]

Todos los escenarios están abiertos este viernes, aunque la jornada acabó con "malos presagios", como reconoció José Luis Ábalos, secretario de Organización del PSOE, en una rueda de prensa convocada de forma urgente en la sede de Ferraz una vez que la comisión conjunta del Senado había aprobado el dictamen del 155 que aborda este viernes el pleno. No solo por la sorpresiva marcha atrás del 'president' y su renuncia a poner las urnas por no tener las suficientes "garantías", según afirmó, de que se paralizase la toma del control de Cataluña. Junts pel Sí amenazó con presentar hoy una propuesta de declaración formal de independencia para que sea votada por el pleno del Parlament. Y por la noche dimitió el 'conseller' de Empresa, Santi Vila, el más reacio a una DUI. Pero "la puerta de la esperanza sigue abierta", pese a todo, recalcaba Ábalos durante su comparecencia nocturna, ideada para redoblar la presión tanto al Govern como a Rajoy.

Iceta mantuvo contactos con Santamaría y Puigdemont durante el día, mientras Sánchez conversaba en varias ocasiones con Rajoy

Los socialistas fueron unos agentes fundamentales durante toda la jornada del jueves. Miquel Iceta, primer secretario del PSC, mantuvo contactos desde primera hora de la mañana tanto con Puigdemont como con la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, según confirmaban fuentes del partido hermano del máximo nivel. También Pedro Sánchez, en constante coordinación con Iceta, conversó "varias veces" con Mariano Rajoy, según ratificaban en su círculo más inmediato. Igualmente habían mediado el 'expresident' José Montillael miércoles se reunió con el jefe del Govern— y Núria Marín, alcaldesa de L'Hospitalet. El objetivo de los socialistas, en cualquier caso, era doble: que el 'president' alejase la posibilidad de DUI por completo —el planteamiento que había ido ganando peso la víspera— y se aviniese a convocar unos comicios ordinarios ajustados a la Ley Orgánica del Régimen Electoral General (Loreg) y al Estatut, y si eso finalmente ocurría, que La Moncloa suspendiera la entrada en vigor del 155.

Montaña rusa

Esa parálisis de la intervención de Cataluña se plasmó en una de las tres enmiendas [aquí en PDF], la más significativa, que el PSOE puso sobre la mesa durante la tramitación en el Senado. Enmienda que el PSC había mostrado a Puigdemont y del que creía tener su plácet. Para el PP, sin embargo, la redacción se quedaba corta, porque no impedía que, una vez hecho el llamamiento a las urnas, el 'president' se descolgase proclamando la secesión de Cataluña. Y es que tanto Génova como La Moncloa habían venido advirtiendo en los últimos días de que no bastaría una mera convocatoria de elecciones, que debía quedar mucho más claro el retorno a la legalidad por parte de Puigdemont, abjurando explícitamente de las leyes de referéndum y de transitoriedad, anulada la primera y suspendida la segunda por el Tribunal Constitucional. Pero en el fondo, como explicaban fuentes cercanas a Iceta, lo que había era una enorme "desconfianza" entre la Generalitat y el Ejecutivo.

Para el PSOE, es clave que el PP acepte que si hay elecciones se desactive el 155, pero está dispuesto a añadir la coletilla de renuncia total a la DUI

El día se convirtió en una auténtica montaña rusa. Cuando parecía que todo estaba encarrilado para la convocatoria de elecciones, que el jefe del Govern iba a anunciar a las 13:30 horas, ocurrió el primer hachazo: una primer aplazamiento de su comparecencia por espacio de una hora. Entonces los socialistas ya se temieron que algo pasaba y vieron frustrarse sus esperanzas. La anulación de su salida a las 14:30 agotó más el margen de maniobra. Y a las cinco confirmó, tras muchas presiones de un sector de su partido, de ERC, de la CUP y de la calle, que daba marcha atrás, lanzando Cataluña al abismo de la DUI.

El panorama era sombrío pero los socialistas se negaban a tirar la toalla. En Madrid, en el Senado, seguían con la negociación de sus enmiendas —a la Cámara Alta había acudido la exministra Carmen Calvo, la responsable de la concreción técnica del 155 con el Ejecutivo, del lado de la mano derecha de Santamaría, José Luis Ayllón— y lanzando mensajes a Puigdemont y a Rajoy. Y en Barcelona, Iceta empleaba los últimos cartuchos reuniéndose apenas diez minutos con el 'president'. Ocurrió a última hora, y tras el pleno, informa EFE. Pero ese encuentro fue previo a la dimisión del 'conseller' Santi Vila.

El PSOE aprieta a Puigdemont y presiona al PP para que asuma sus enmiendas del 155

En la Cámara Alta, el PSOE logró que la comisión conjunta de las Comisiones General de las Comunidades Autónomas y Constitucional incluyese, en el dictamen elevado al pleno de este viernes [aquí en PDF], la enmienda más sencilla de aceptar para el PP: que la aplicación del 155 sea gradual, y se module según las circunstancias, e incluso se revierta si Cataluña vuelve a la legalidad en cualquier momento. Esa enmienda, defendida por el portavoz, Ander Gil, recibió en la comisión 22 votos a favor (15 del PP, 6 del PSOE y uno del Grupo Mixto, representado por Unión del Pueblo Navarro) y cinco en contra.

El PSOE aprieta a Puigdemont y presiona al PP para que asuma sus enmiendas del 155

"La única alternativa"

Pero para el pleno de este viernes, que se abre a las 10 de la mañana, quedan vivas dos de las citadas tres enmiendas del PSOE. Una, más encarrilada, pedía que quedase fuera del control del Gobierno la radio y televisión públicas de Cataluña. Es decir, que no se intervenga TV3 desde Madrid y se vigile desde el Parlament. Los populares iban a ofrecer una transaccional al PSOE, pero la disposición era positiva. La segunda era la más importante. La que, a juicio de Ferraz, podría ayudar al desbloqueo. La suspensión de la entrada en vigor de las actuaciones del 155 en caso de que Puigdemont convoque elecciones ordinarias y ajustadas a la legislación vigente. El Grupo Popular anunció que ofrecería a los socialistas una transaccional: que para poder frenar el 155 se incluyese una renuncia formal y explícita a la DUI.

Moncloa estudia la petición del PSOE de dejar fuera del control a TV3. Ferraz subraya que su voto en el pleno seguirá "la defensa del Estado de derecho"

El PSOE está dispuesto a asumir esa coletilla sin problemas. Así lo aseguró Ábalos en su rueda de prensa pasadas las 22:00. Si el inconveniente es "expresar más claramente la oposición a cualquier DUI, no hay inconveniente", apuntó. El dirigente defendió que esa enmienda es una "garantía", pero también "la única alternativa" para no "defraudar" a los catalanes y al resto de españoles que vieron una "puerta a la esperanza" en la vertiginosa mañana del jueves. "Les pido [al PP] que tengan en cuenta esta enmienda. Es también responsabilidad del Gobierno y del PP estar a la altura de este momento trascendental", empujó Ábalos, incidiendo en que sería deseable que las medidas del 155 cuenten "con el mayor respaldo posible".

El secretario de Organización sostuvo que la propuesta es "coherente" con el posicionamiento del partido mantenido en los últimos días. Argumentó que, si finalmente se incluye en el documento que apruebe el pleno del Senado, el separatismo no tendrá "justificación" ni "coartada" para la DUI, ni servirá para que pueda agarrarse al "victimismo".

El PSOE aprieta a Puigdemont y presiona al PP para que asuma sus enmiendas del 155

¿Qué ocurre si el PP no aceptara la enmienda? Ábalos dejó claro que el PSOE no hará "causa" de ella, y que por tanto insistirá en la "defensa del Estado de derecho" y en "hacer frente a cualquier pretensión secesionista". "Eso es lo único que condicionará nuestro voto", añadió. Fuentes de la dirección negaron que se plantee una abstención o un voto en contra del paquete del 155 en caso de que el PP rechace la propuesta. El PSOE, por tanto, apoyará las medidas extraordinarias. Si el Parlament vota y aprueba la secesión, avisó el número tres, no habrá nada que hacer. 155 directo y sin más dudas.

El PSOE aprieta a Puigdemont y presiona al PP para que asuma sus enmiendas del 155

PSOE y PSC mantienen "la puerta de la esperanza abierta incluso ahora, en el borde del precipicio al que nos lleva el secesionismo", en palabras de Ábalos. El número tres expresó la "decepción" vivida en Ferraz por la "nueva oportunidad perdida" que tuvo Puigdemont en convocar elecciones. Y "si ha sido sincero" en su planteamiento, las "mismas razones" que le llevaron a sopesar las elecciones anticipadas siguen existiendo todavía. Solo le falta, dijo, el "coraje necesario" para imponer los intereses de la "mayoría" y evitar "toda tentación" de DUI. Ábalos deslizaba así la sensación que anidaba en las dos cúpulas socialistas: que el 'president' tal vez había orquestado una obra "muy bien dramatizada" para cargarse de razones frente a la otra parte —el Gobierno— y justificar la proclamación de la secesión. Pero, de camino, había protagonizado un "ridículo" mayúsculo durante una jornada de infarto que solo tendrá su desenlace en las horas de frenesí de este viernes.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios