LA NUEVA ETAPA TRAS EL REFERÉNDUM INDEPENDENTISTA

Rajoy abre con Sánchez un diálogo post 1-O marcado por el rechazo al operativo policial

El presidente activa la ronda de contactos que prometió al cierre de las urnas. Se ve primero con el líder del PSOE, a las 16:30, y después se entrevistará con el jefe de Ciudadanos, a las 18 horas

Foto: Mariano Rajoy y Pedro Sánchez, el pasado 7 de septiembre en La Moncloa. (EFE)
Mariano Rajoy y Pedro Sánchez, el pasado 7 de septiembre en La Moncloa. (EFE)

El presidente del Gobierno anunció, al cierre del 1-O, que abriría una ronda de diálogo y que comparecería en el Congreso para analizar con todos los partidos el nuevo escenario y así será. Este mismo lunes se reúne en La Moncloa con Pedro Sánchez, primero, y Albert Rivera, después, para intentar construir juntos el incierto camino que sigue a la celebración del referéndum secesionista. Sobre el horizonte más inmediato planea, sin embargo, un desafío aún mayor: la declaración unilateral de independencia de Cataluña, que podría producirse esta misma semana.

La cita del secretario general del PSOE con Mariano Rajoy será a las 16:30. Y la del jefe del Ejecutivo con el presidente de Ciudadanos, a las 18 horas. No es seguro que tras el despacho comparezca Sánchez o un miembro de su dirección o en Ferraz o en La Moncloa. Rivera, en cambio, sí tiene previsto explicarse ante los medios en el palacio gubernamental.

No será un encuentro a tres, como sí anhelaría este último. Sánchez siempre ha sido remiso a esa foto por varias razones. La primera, porque cree que no es útil ni ayuda a la defensa del Estado de derecho. También porque no cree en los "frentes" ni en los "bloques", ya que está convencido de que en el nuevo marco de diálogo que debe armarse a partir de ahora, y que lleva exigiendo meses (y su partido, años), han de sentarse todos los actores políticos. En tercer lugar, porque en su opinión partidos constitucionalistas lo son "todos", todos aquellos que respeten las reglas de juego. Y en ese cajón cabe Unidos Podemos, pese a que Pablo Iglesias se ha alineado más claramente con los independentistas que del lado del Ejecutivo y, de hecho, ha intentado atraer sin éxito al PSOE a esa trinchera.

Rajoy abre con Sánchez un diálogo post 1-O marcado por el rechazo al operativo policial

Para Rajoy, la perspectiva es distinta. De hecho, en su comparecencia pasadas las 20 horas de este domingo volvió a agradecer a PSOE y Ciudadanos el apoyo prestado a su Gobierno para frenar el 1-O. Con Sánchez y Rivera, además, había conversado durante el día, del mismo modo que la interlocución había sido permanente en las últimas semanas. Un contacto fluido que se ha visualizado estas semanas en varias entrevistas públicas en La Moncloa. La última se produjo el pasado 20 de septiembre, cuando en Cataluña se sucedían las detenciones y los registros.

"Regeneración política nacional"

La entrevista entre Rajoy y Sánchez se produce en un contexto bien distinto al de anteriores ocasiones. No solo por el desenlace del 1-O, jornada en la que se comprobó la determinación del Govern, que logró sacar urnas y papeletas a las calles y publicitar al final del día un recuento de más de 2,2 millones de votos, el 90% a favor del sí, pese a a toda la falta de garantías. También porque se visualizaron fisuras en el apoyo del PSOE al Ejecutivo. Muy claras. Ya en su conversación telefónica el secretario general le trasladó el malestar por los incidentes en la apertura de los colegios. Pero por la noche, en su declaración institucional en Ferraz, no se privó de mostrar su "profundo desacuerdo" con las cargas policiales, culpa, dijo, no de los agentes, sino de sus jefes políticos, y por lo exigió la depuración de responsabilidades.

El apoyo del PSOE al Gobierno se mantiene, aunque se matiza: Sánchez subraya que su partido estará "con el Estado de derecho", pese al Ejecutivo del PP

Pero además las discrepancias son "enormes", como reconoció Sánchez, en cuanto al abordaje del grave conflicto territorial, y obviamente no solo en esa cuestión. El líder socialista recordaba que Rajoy ha tenido "cerradas las puertas" al diálogo durante años, haciendo que el problema se enquistara y engordara. Le advirtió de que la crisis no puede resolverse ni con "más ceguera", ni con más "silencios", sino con un verdadero proyecto de "regeneración política nacional". "No hacer nada es la peor forma de abordar cualquier problema", señaló, exigiendo al presidente que comience sin demora una negocicación "sin vetos". Con todos los partidos, sí, pero también con la Generalitat.

Rajoy abre con Sánchez un diálogo post 1-O marcado por el rechazo al operativo policial

El apoyo del PSOE en esta nueva etapa está garantizado, no obstante, aunque las cautelas sean muchas. Los socialistas, decía Sánchez anoche, están "con el Estado de derecho, pese al Gobierno" del PP y trabajarán por la "estabilidad". Estarán "a la altura" ante la grave crisis que "amenaza la integridad territorial" de España.

Rajoy se comprometió a registrar este lunes su petición de comparecencia en el Congreso para analizar el escenario que sigue al 1-O. Allí, en la Cámara Baja, deberá echar a andar la comisión para la revisión del Estado autonómico aprobada por la Mesa e impulsada por el PSOE, y que se convertirá en el vehículo para ese prometido diálogo.

La llegada de la declaración de independencia vuelve a situar el foco en el 155 y en la posición del PSOE respecto a su activación

Pero el desafío no irá a menos. Por delante queda la declaración unilateral de independencia que presumiblemente exigirá la adopción de nuevas medidas. Y ahí entra en juego la posibilidad de aplicación del artículo 155 de la Constitución. Los socialistas, en las últimas semanas, se han agarrado a la prudencia más extrema. Sus portavoces respondían siempre que cuando el Gobierno comunicase su intención de adoptarlo entonces se pronunciaría, y no antes. Pero las reservas están ahí.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
9 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios