la respuesta del Gobierno al desafío del 1-O

Rajoy reúne a Sánchez y Rivera por separado y respalda la acción de jueces y policías

El presidente se ve con ambos mientras se desarrollaba la operación para desarticular los preparativos del 1-O. Méndez de Vigo sostiene que Puigdemont ya no representa a los catalanes

Foto: Mariano Rajoy y Pedro Sánchez, reunidos en La Moncloa el pasado 7 de septiembre. (EFE)
Mariano Rajoy y Pedro Sánchez, reunidos en La Moncloa el pasado 7 de septiembre. (EFE)

Mariano Rajoy citó este miércoles en el Palacio de la Moncloa al secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, y al líder de Ciudadanos, Albert Rivera, mientras se desarrollaba la operación policial para desarticular el equipo de dirigentes independentistas que preparaba el referéndum ilegal del día 1 de octubre. Nada más abandonar el pleno del Congreso se dirigió a su despacho en la Presidencia del Gobierno y recibió al jefe del principal partido de la oposición. Posteriormente llamó a Rivera, a quien localizó en la Cámara baja e inmediatamente se desplazó a La Moncloa.

La información de sendos encuentros, no obstante, fue bastante escasa. Del contenido concreto, a estas horas, apenas se sabe. El ministro portavoz, Íñigo Méndez de Vigo, fue el primer encargado de comparecer, pero no para informar de los dos despachos, sino para responder al presidente de la Generalitat después de sus protestas ante la actuación de la Justicia para impedir el golpe. "[Carles] Puigdemont ya no representa al conjunto de los catalanes", remachó Méndez de Vigo después de acusar al dirigente secesionista de "llevar tanto tiempo a las órdenes de la CUP que se la han olvidado cuáles son los fundamentos de la democracia". El mensaje del Ejecutivo estaba dirigido a respaldar expresamente a los jueces, fiscales y cuerpos policiales encargados de hacer cumplir la ley.

Méndez de Vigo exige a Puigdemont que no busque en manifestaciones callejeras la legitimidad que no tienen sus pretensiones independentistas

Desde el Congreso, el ministro portavoz acusó a Puigdemont, Oriol Junqueras y la CUP de buscar en manifestaciones callejeras una "legitimidad que no tienen" en su afán por violentar la Constitución y el resto del ordenamiento jurídico. Méndez de Vigo insistió en que "nadie" está por encima de las decisiones de jueces y fiscales, que son "independientes" en un Estado de Derecho, al igual que "nadie" puede saltarse las sentencias del TC. "Eso también es la democracia. Lo que no es democracia es desobedecer las leyes", reiteró.

El ministro recalcó que el único peligro para la democracia consistiría en que el Gobierno dejara de cumplir con sus obligaciones para reponer el respeto a la legalidad y que el Estado como tal renunciara a actuar en defensa de "los derechos de todos".

Rajoy reúne a Sánchez y Rivera por separado y respalda la acción de jueces y policías

Momento de "serenidad y firmeza"

Ferraz, por su parte, solo confirmó que se había producido la entrevista a las 13:40, mucho tiempo después de que el Ejecutivo hubiera avanzado los dos contactos. La dirección socialista se limitó a señalar que se había producido el despacho de ambos líderes en La Moncloa y que conversaron "sobre la situación política en Cataluña". Una hora más tarde, comunicó que interrumpía la agenda internacional prevista para los próximos días —iba a asistir a la reunión de la Internacional Socialista en Nueva York y al foro organizado en Canadá por la Fundación Europea de Estudios Progresistas— para poder seguir la evolución de la crisis desde España. Desde el PSOE no se emitió durante la mañana más valoración sobre las detenciones practicadas este miércoles que unas breves palabras del secretario de Organización, José Luis Ábalos, en los pasillos del Congreso, cuando apenas se conocía el arresto del número dos de Oriol Junqueras y el registro en su departamento. El dirigente aseguró que esas actuaciones "no responden a ninguna decisión del Gobierno". "Todos los registros se hacen por decisión judicial. Es un Estado de Derecho y democrático", adujo.

El PSOE no se pronunció oficialmente sobre la completa operación ni sobre las palabras del Govern. Sánchez suspende su agenda internacional

Ciudadanos sí relató algo más. La formación naranja informó de que Rivera trasladó su apoyo al Ejecutivo para "parar el golpe a la democracia en Cataluña", el mismo respaldo que su partido quiso expresar este martes en el Congreso a través de una proposición no de ley que fue derrotada en el pleno por el voto en contra del PSOE. Rivera le dijo a Rajoy que "es momento de serenidad, pero también de firmeza, para defender los valores democráticos, el Estado de derecho y hacer cumplir la ley". También le comentó que "la mayoría de catalanes no apoya este golpe", y le demandó que vele por sus "derechos y libertades". También el presidente de C's mostró al jefe del Ejecutivo su apoyo a los funcionarios "que no sucumben a las coacciones y presiones", y a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado que "cumplen y hacen cumplir la ley".

Rajoy reúne a Sánchez y Rivera por separado y respalda la acción de jueces y policías

Sánchez no compareció, aunque sí retuiteó desde su cuenta oficial la declaración institucional que hizo desde la sede del PSC su primer secretario, Miquel Iceta, con el que la comunicación es constante. Este hizo una doble demanda. Al Govern, para que "renuncie a la organización de un referéndum ilegal", y que esta marcha atrás "haga posible la apertura inmediata de un proceso de diálogo y negociación al que se convoque a todas las fuerzas políticas catalanas y españolas". También reclamó al Ejecutivo de Rajoy que dé "una respuesta política a un problema político y que no pretenda que la única respuesta del Estado a este problema político la dé el Poder Judicial". Iceta sostuvo que los dos presidentes deben hacer hoy "lo que hace meses tendrían que haber hecho, hablar".

Iceta llama a "parar la escalada"

El máximo responsable del PSC, pues, hizo un llamamiento a los dos gobiernos a "parar una escalada" que conduce a España y a Cataluña "al desastre". La solución "no vendrá de la mano de los tribunales", pero el "respeto a la legalidad" sí "obliga a todos". La "determinación del Estado de impedir la celebración" del 1-O "no puede implicar en ningún caso limitar el debate político y los derechos consagrados en la Constitución".

Rajoy reúne a Sánchez y Rivera por separado y respalda la acción de jueces y policías

Iceta, por último, llamó a la "serenidad y a la calma". Las instituciones democráticas, subrayó, tienen la "obligación de encontrar una salida al conflicto" y los catalanes "tienen garantizados sus derechos y Cataluña como país su autonomía". "Solo el empecinamiento en una vía unilateral e ilegal puede ponerlos en peligro", advirtió, apelando de nuevo al diálogo como "única vía" posible para desatascar la enorme crisis.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios