HACIA EL 39º CONGRESO FEDERAL

El PSOE llega roto y en guerra al debate de las ideas y en pleno desembarco susanista

Los socialistas celebran este sábado el foro de su ponencia política en medio de la lucha incesante entre los candidatos. Pero la expectación estará volcada en el estreno de Díaz en Madrid

Foto: Susana Díaz, al lado de su número dos, Juan Cornejo, rodeados de periodistas este viernes en la sede del PSOE-A, en Sevilla. (EFE)
Susana Díaz, al lado de su número dos, Juan Cornejo, rodeados de periodistas este viernes en la sede del PSOE-A, en Sevilla. (EFE)

Este será el fin de semana grande de Susana Díaz. El del anuncio (ya sí) de su candidatura a las primarias a la secretaría general del PSOE, el paso que tanto había amagado con dar y que ahora emprende. No sin dificultades objetivas. Y muchas.

Este (hay que repetirlo) será el fin de semana grande de Susana Díaz. No tanto el del foro de la ponencia política, el que pondrá el broche a la reflexión seguida durante dos meses y que conformará el corpus doctrinal básico —junto con el concluido en la convención económica, de hace un mes— que se discutirá de abajo arriba en el partido hasta la celebración del 39º Congreso Federal, el 17 y 18 de junio. No lo será porque en el PSOE pesa mucho más la dramática descomposición interna, la fractura que no se ha logrado reparar desde el tormentoso 1 de octubre en el que Pedro Sánchez dimitió derrotado por los barones. Porque toda la atmósfera está contaminada por la lucha entre los candidatos y la incertidumbre sobre quién se hará con la victoria en las primarias de mayo. Nada es ya ajeno a la batalla por el poder. Lo que está en juego es mucho. Todo.

La baronesa ultima una exhibición de fuerza, rodeada de los popes del PSOE (González, Guerra, Zapatero, Bono, Rubalcaba, Chacón) y los barones

Díaz llevó hasta casi el final su propósito de lanzarse al ruedo una vez estuviera rematado el debate sobre el proyecto socialista. Primero el qué, luego el quién, repetían ella y sus partidarios. Pero hizo el anuncio del anuncio hace dos semanas, y desde entonces la expectación ha ido creciendo, al tiempo que la confrontación con Sánchez iba recrudeciendo, y en los últimos días a cuenta del 'crowdfunding'. Su puesta de largo en Madrid, mañana domingo, rodeada de dirigentes históricos y pesos pesados del partido con mando hoy en plaza —Felipe González, Alfonso Guerra, José Luis Rodríguez Zapatero, José Bono, Alfredo Pérez Rubalcaba, Carme Chacón, los barones—, y revestida de un baño de masas que los suyos auguran "espectacular", ha logrado eclipsar en parte la convención política. Con permiso, claro, de Sánchez, que protagonizará casi a la vez un multitudinario mitin en una de sus plazas fetiche, Valencia. Patxi López, el tercer rival, proseguirá su campaña en Cantabria.

La "restauración" del Estatut

Eduardo Madina servirá de enlace entre un momento y otro. Él ha coordinado los trabajos de elaboración de la ponencia política —José Carlos Díez se encargó del área económica— y será la estrella en el foro de este sábado. Pero será uno de los encargados de presentar a Díaz al día siguiente en el pabellón 1 de Ifema, un gesto cargado de enorme simbolismo porque fue ella quien cortó de cuajo sus aspiraciones a la secretaría general en 2014 al tomarse la revancha por no haberse apartado de su camino e impedirle ascender al trono de Ferraz por aclamación y apostar entonces por un desconocido Sánchez. Madina será uno de los hombres claves del equipo de campaña de Díaz, y ayudará a despejarle el camino en territorios hostiles, como Cataluña.

Madina será uno de los protagonistas del fin de semana: coordina la ponencia y presentará a Díaz. Será uno de los pilares de su equipo de campaña

El diputado vasco ya tiene en sus manos un documento de más de 100 páginas que condensa la reformulación del proyecto político, del que la dirección difundió un extracto el jueves por la tarde. La propuesta más llamativa es una respuesta al desafío soberanista: "restaurar" con medidas legales que no contradigan la Constitución la parte del Estatut de Cataluña invalidada por el Tribunal Constitucional en 2010. El PSOE va así un paso más allá de su 'Declaración de Granada' y lleva al papel una reflexión que dirigentes como el 'president' valenciano, Ximo Puig, habían hecho pública, ya que podía convertirse en un modo de reparación de los errores del pasado. Porque aquel fallo del TC, según un análisis muy aquilatado entre los cuadros del PSOE y del PSC, fue el punto de partida de la ola secesionista.

La dirección aboga igualmente por negociar con la Generalitat sus 45 demandas. Todas menos la celebración de un referéndum independentista. Y reafirman su apuesta por una reforma federal de la Constitución. El documento recoge asimismo la necesidad de retocar otros aspectos de la Carta Magna, para introducir el desbloqueo de las listas electorales, el fortalecimiento de la igualdad, la limitación de aforamientos o la imposibilidad de que una investidura se empantane, como ocurrió en 2016.

Y aunque introduce novedades en cuestiones como la UE o la sociedad digital, el texto se mantiene apegado a la doctrina sostenida en los últimos años —bebe de la conferencia política de 2013 y de los programas electorales de Pedro Sánchez—, y no incorpora debates polémicos nuevos, como la gestación subrogada, que el PSOE sigue rechazando de plano, aunque en teoría no se opondrá a que se abra el debate en el Parlamento. Toda la ponencia, un "proyecto modernizador de país", como la define Madina, podrá ser enmendada por la militancia a partir de que el comité federal del próximo 1 de abril convoque formalmente el 39º Congreso y el texto pase a ser discutido por la militancia.

Reunión el martes en Ferraz

La convención de este sábado, que inaugura en el auditorio de la ONCE de Madrid Javier Fernández, ha quedado también opacada por la refriega con Sánchez a cuenta de la financiación de su campaña. El exlíder respondió por mail al burofax de la gestora, en el que le exigía que cerrase su plataforma de 'crowdfunding' para acogerse al sistema patrocinado por Ferraz. En el correo electrónico, promete que acatará las normas internas, pero solo cuando estas estén convocadas —para eso ya hay fecha, el comité federal del 1 de abril— y él haya adquirido ya oficialmente la condición de precandidato. Sánchez se desentiende además de la asociación sin ánimo de lucro que está canalizando la captación de fondos, Bancal de Rosas, y que ya ha recaudado más de 91.000 euros.

El diputado vasco Eduardo Madina, coordinador de la ponencia política del PSOE, el pasado 3 de marzo de 2017 en Ferraz. (Inma Mesa / PSOE)
El diputado vasco Eduardo Madina, coordinador de la ponencia política del PSOE, el pasado 3 de marzo de 2017 en Ferraz. (Inma Mesa / PSOE)


Los representantes elegidos por Sánchez —Santos Cerdán, Paco Salazar y Andrés Perelló— se reunirán el martes por la mañana con el gerente y el letrado del PSOE, Goyo Martínez y Álvaro Sánchez Manzanares, para intentar buscar una salida pacífica que no haga estallar más las costuras. Pero no será fácil porque el punto conflictivo es cómo transferir el dinero recaudado por Bancal de Rosas a la cuenta abierta por Ferraz, que exige conocer la identidad de los donantes, ya que las aportaciones no pueden ser anónimas, según la ley. Los sanchistas se agarran a que no pueden facilitar a la gestora nombres y apellidos porque incumplirían la Ley de Protección de Datos. Ambas partes recalcan su voluntad de "acuerdo", pero hasta ahora el choque ha ido a más, para estupor de la dirección provisional y de los partidarios de Díaz y López.

La presidenta de la Junta, mientras, ya ha puesto rumbo a Madrid con el último trámite orgánico completado: la comunicación a la ejecutiva del PSOE-A de su aventura de primarias. "Tengo mucha ilusión y muchas ganas, las dos cosas", señalaba este viernes, tirando del mismo latiguillo que le ha acompañado en estas dos semanas, todo con el fin de guardar celosamente las claves de su discurso hasta este 26 de marzo. El país necesita "un PSOE fuerte y capaz de hacer feliz a la gente", completó por su parte su número dos, Juan Cornejo, quien confirmó que Díaz compatibilizará la presidencia de la Junta con el liderazgo del partido, si es que logra asumir las riendas.

El PSOE llega roto y en guerra al debate de las ideas y en pleno desembarco susanista

La baronesa protagonizará, como presumen los suyos, uno de los mayores actos que ha celebrado el PSOE en los últimos tiempos, con más de 6.000 personas en torno a ella. Una apabullante exhibición de fuerza. Y con vips de mucho peso que vienen a probar, añaden, que "todo el partido" respalda su candidatura. González y Guerra, durante años distanciados; Zapatero, Bono y Matilde Fernández, rivales en el congreso de 2000; Rubalcaba y Chacón, contrincantes en el cónclave de 2000, y Madina, la pieza a batir por Díaz en el de 2014. Más los presidentes de Valencia, Ximo Puig; Aragón, Javier Lambán; Extremadura, Guillermo Fernández Vara, y Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page. Más diputados, senadores y cargos de primer nivel de todas las épocas. Una unión de distintas generaciones, destacó Cornejo, de lo que "fue, es y tiene que seguir siendo" el PSOE. De ahí su lema de precampaña, '100x100PSOE'.

Pedro Sánchez, el pasado 18 de marzo en Granada. (EFE)
Pedro Sánchez, el pasado 18 de marzo en Granada. (EFE)


La carrera de verdad

El desembarco susanista en la capital supondrá el arranque definitivo de la carrera de dos meses por el liderazgo del partido. Porque ya estará en escena la rival a la que mira Sánchez frente a frente (y ella a él) y porque comenzará la construcción del discurso alternativo al sostenido por el ex secretario general, preñado de épica —cabalga a lomos del 'no es no' y de la imagen del líder destronado— y, para sus detractores, de "populismo". Pero también comenzará una guerra a muerte, durísima, cuyo resultado, más allá de quien gane, puede pasar por una escisión. Ella es la gran favorita, la que cuenta con el aval del poder orgánico, de los notables del PSOE y de la vieja guardia. Pero nadie, ni siquiera los afines a la presidenta, se atreven a descartar al cien por cien la victoria de Sánchez.

Sánchez dará la réplica a Díaz en un mitin multitudinario en Burjassot, y López prosigue su campaña de menor formato en Torrelavega

Él, mientras, reúne a centenares de personas en cada uno de sus mítines, demostrando a quienes le daban por muerto que sigue vivo y con ganas (y ejército) para llegar hasta el final. Sánchez, de hecho, ha buscado la réplica al acto de Díaz: este domingo podría congregar a unas 3.000 personas en el polideportivo municipal de Burjassot (Valencia).

Patxi López, en Palma, este 23 de marzo. (EFE)
Patxi López, en Palma, este 23 de marzo. (EFE)

Mientras, erigiéndose como el mejor garante de la "unidad", Patxi López. El exlendakari mantiene su recorrido por todo el país —hoy sábado está en Girona, y mañana en Torrelavega (Cantabria), con encuentros con militantes más discretos pero que usa para hacer "terapia", para escucharles, calmar su rabia y convencerles de que la mejor opción para evitar un "choque de trenes" es él.

Su equipo insiste en que sus respaldos crecen, porque entra cada vez mejor su discurso templado entre las bases. "Susana sacará a todos los mariscales y los referentes, pero muchos de los que vayan y luego la avalen votarán a Patxi. Y Pedro ya ha llegado arriba y no crecerá más, irá hacia abajo", augura un fontanero de su 'staff'.

Aunque pareciera que la pugna Díaz-Sánchez es vieja —y lo es, casi desde la 'coronación' del madrileño en 2014—, no ha hecho sino comenzar. Dos meses dan para mucho en un partido convulsionado, desnortado e incapaz de situar su proyecto "modernizador" en primer plano. Antes y ahora tiene que ventilar la guerra pendiente: la lucha cainita por el poder.

La repetición de la historia y la búsqueda de la fecha de las primarias: 14 o 21 de mayo

"Siempre pasa lo mismo". Uno de los dirigentes implicados en los trabajos de elaboración de la ponencia política de este 39º Congreso asumía con cierta resignación que la victoria del debate de nombres es un clásico en el PSOE en momentos en los que está repensando su proyecto. Tiene razón: la conferencia política de noviembre de 2013, impulsada por Alfredo Pérez Rubalcaba, quedó contaminada por la discusión sobre cuándo habrían de celebrarse las primarias abiertas para elegir candidato a la Moncloa.

Después, tras la llegada de Pedro Sánchez al poder, el debate programático quedaba permanentemente anegado por la pugna interna. Por poner solo dos ejemplos recientes. Y ahora pasa lo mismo, casi con mayor crudeza por el deterioro del PSOE. 

A la lucha entre candidatos se superpone también la última gran duda de este proceso congresual: cuándo serán las primarias para designar al nuevo secretario general. Fuentes de la gestora adelantaron que este lunes, cuando se reúna la dirección interina, se conocerá la fecha propuesta que deberá validar el comité federal del 1 de abril. Pero en Organización, área que pilota el andaluz Mario Jiménez, se debate entre dos domingos posibles: el 14 o el 21 de mayo. El 28 está ahora más descartado, por quedar demasiado lejos. El 14 tiene la contraindicación de que el 15 es festivo en Madrid capital. El 39º Congreso, en el que se ratificará al líder, se elegirán nuevos órganos de dirección y se aprobarán los documentos, tendrá lugar el 17 y 18 de junio

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios