HACIA EL 39º CONGRESO FEDERAL DEL PSOE

López responde al paso de Díaz pidiendo a las bases que le apoyen para "unir" al PSOE

El exlendakari enfatiza su perfil de candidato capaz de tender puentes con sus rivales. Insiste en que las primarias no pueden servir para pasar "facturas" ni cobrarse "revanchas" internas

"Unidad", "unidad" y "unidad". Es la idea fuerza de Patxi López, la que le ha acompañado en esta primera travesía de las primarias y la que seguirá blandiendo en el tramo final, cuando aún quedan dos meses por delante. Y más ahora que todos los caballos están en pista. Más ahora que hay confirmación de que Susana Díaz se lanzará a la carrera el 26 de marzo en Madrid. El exlendakari se ofrece como la única vía capaz de cohesionar al PSOE, como el candidato que sí piensa en el día posterior a la batalla, consciente de que "no hay peor derrota para un socialista que vencer sobre un partido roto", y de que no es tiempo de pasar "facturas" ni cobrarse "revanchas".

[Consulta aquí en PDF la intervención de Patxi López en Getafe]

"Nos han contraprogramado". En el equipo de López intentaban tomarse con cierto humor la pugna por hacerse con el titular de los otros dos rivales este domingo, justo cuando el expresidente del Congreso vestía de largo su candidatura en el primer gran acto de su campaña, en la localidad de Getafe, en pleno cinturón rojo madrileño. A primera hora de la mañana, los colaboradores de Pedro Sánchez advertían de que su jefe luciría a mediodía, en su acto en Cádiz, el apoyo de la alcaldesa de París, la socialista Anne Hidalgo. Y poco después, fuentes del PSOE confirmaban que la presidenta de la Junta formalizará su postulación a las primarias el próximo 26 de marzo en Madrid.

No hay peor derrota para un socialista que vencer sobre un partido roto. Yo no quiero ganar si el que pierde es el partido

López ya no era el único protagonista (del PSOE) este domingo. Pero él no quiso referirse explícitamente a ninguno de sus rivales durante su mitin en el pabellón exterior del polideportivo Juan de la Cierva de Getafe, ante unos 700 militantes. Prefirió no mentar ni a Sánchez ni a Díaz porque, como recordaban en su equipo, no es ni será su estilo. Sin embargo, sí enfatizó su apelación a la "unidad", haciendo valer su condición de candidato capaz de entenderse con ambos al día siguiente de las primarias. Un llamamiento a las bases que, decían sus colaboradores, había que interpretar hoy como una réplica sobre todo al anuncio de la baronesa andaluza.

"Cada vez más animado y convencido"

La "batalla" contra la terrible división interna que está instalada en la casa socialista desde hace meses es, precisamente, el eslogan de la campaña de López y el objetivo que señala el documento político que presentó en Getafe, 'Más de 100 razones para unir al PSOE' [aquí en PDF]. Porque cree que esa es la principal receta que necesita su formación. "Después de tantos kilómetros recorridos" en estos dos meses, "quiero deciros que cada vez estoy más animado y más convencido del proyecto que defiendo", más persuadido, dijo, de que lo que necesita el PSOE es unirse "en torno a un proyecto de socialismo exigente". La "obligación" que tienen los socialistas ahora, "defender" a su partido. "Y defenderlo es unirlo".

Si no gano, no me voy. ¡Un socialista nunca se va! Se queda a ayudar al partido y yo me pondré a disposición de la nueva dirección

El exlendakari recordaba cómo muchos militantes vivieron con dolor el bochornoso y dramático comité federal del 1 de octubre, en el que se defenestró a Sánchez, cómo sentían cómo se les destrozaba el corazón. "No podemos romper la vida de los socialistas nunca más", clamó, para apremiar a continuación a las bases a luchar para "recuperar al mejor PSOE". "Hoy, aquí en Getafe, nos conjuramos para volver a recuperar la organización en la que hemos depositado nuestra vida. Este es el reto y no vamos a fallar. ¡Unidad! Expresión de solidaridad, de fraternidad y compañerismo. ¡Ayudadme a conseguirlo!".

Muchos dirigentes no temen solo la larguísima campaña para hacerse con el liderazgo del partido, que se prevé muy sucia y tensa, sino también qué ocurrirá cuando se abran las urnas. López quiere que las bases imaginen ese momento, con la esperanza de que entonces comprendan mejor su ruego. No es esta, dijo, una batalla "para ganar las primarias sin más", sino que "hay que tener muy claro lo que hay que hacer al día siguiente". Y en ese momento, advirtió, no se puede "jugar a pasar facturas" ni a "cobrarse revanchas", porque el PSOE se encaminará "al desastre más absoluto". El candidato reiteró que, si gana, él llamará a sus dos contrincantes para integrarlos en una "dirección compartida". "Si no gano, no me voy. ¡Un socialista nunca se va! Se queda a ayudar al partido y yo me pondré a disposición de la nueva dirección. Porque tenemos que sumar, es lo que está en juego ahora", clamó, entre los aplausos de los asistentes. En sus palabras se advertía una reprimenda a Sánchez, que en su primera y hasta ahora única entrevista a un medio desde una postulación, aseguró que si perdía salía de la primera línea política.

López responde al paso de Díaz pidiendo a las bases que le apoyen para "unir" al PSOE

Tras glosar algunas de las medidas contenidas en su documento, López volvió a la argumentación inicial, porque "de nada sirven las primarias si no sirven para unir al partido". "No hay peor derrota para un socialista que vencer sobre un partido roto. Yo no quiero ganar si el que pierde es el partido. No podemos tener un proceso de socialistas contra socialistas. Este proceso y este congreso debe servir para conseguir un PSOE unido capaz de retomar la fuerza del pasado", remarcó.

"Una nueva utopía"

López dio algunas puntadas de su proyecto de izquierda "exigente", "clara" y "transformadora", y de cuál es su concepción de la política de alianzas: no quiere ni un PSOE que "se defina por votar todas las semanas con el PP", ni tampoco uno que busque acuerdos "ciegos con un Pablo Iglesias que lo único que pretende es acabar" con el partido. Lo que propone el exlendakari es "luchar para cambiar el designio" de un futuro fatal para España, y también para "recuperar" lo que ha arrebatado la derecha, para erigir una "nueva utopía", una "nueva esperanza" para que los hijos vivan mejor que los padres, porque "no hay nada que haya movido más corazones" que el combate por la igualdad, la libertad y la justicia social, insistió.

Simancas subraya que la candidatura nace no con vocación de ser "casco azul" o "fuerza de interposición", sino para ganar el congreso

El candidato contó con varios teloneros, con los que pretendía demostrar la fuerza del PSOE y cómo socialistas de distintas generaciones y procedencias comparten su proyecto. Desde la anfitriona, la líder del PSOE-M y alcaldesa de Getafe, Sara Hernández —no hubo más barones—, que animó a los seguidores del exlendakari a dar la cara y a no ponerse "de lado" ni arrugarse, hasta el diputado madrileño Rafa Simancas, el coordinador del documento que se presentaba este domingo y que llamó a la "responsabilidad de todos los socialistas". Porque "no se trata de que la mitad del PSOE derrote a la otra mitad", sino de remar todos juntos para "derrotar a la derecha". Simancas advirtió de que la situación es crítica: o se cierran ya las "heridas" internas o el partido se "desangrará" aún más.

"Esto no es un club de tiempo libre, no se viene a administrar las filias y las fobias de cada cual, a medir las ambiciones personales. Esta es la única herramienta de millones de criaturas en este país. No tenemos derecho a debilitar y romper este partido", avisó el parlamentario. "No se trata de saber quién canta 'La Internacional' con más volumen o levanta el puño más alto —un tirón de orejas a Sánchez—, sino de saber quién es capaz, al día siguiente de la votación, de coger el teléfono" para llamar al resto de rivales para trabajar en torno a un mismo proyecto. Simancas recordó, no obstante, que la candidatura de López, la que defiende la posición de la centralidad —ni un "apaciguamiento cómplice" con el PP ni una "radicalidad minoritaria"—, no nace con la vocación de "ser casco azul o fuerza de interposición", sino con la pretensión de ganar. "Vamos a más y cada vez somos más", arengó a la platea.

López responde al paso de Díaz pidiendo a las bases que le apoyen para "unir" al PSOE

López se llevó una buena salva de elogios de sus compañeros. De la exconsejera andaluza Evangelina Naranjo —"Aquí no sobra nadie. Sobra la soberbia, la prepotencia y la intolerancia. Tenemos que poner a un Patxi en nuestro partido"—; del alcalde de Ibiza, Rafael Ruiz —"Si Patxi no existiera, sería una persona que habría que inventar"—, del diputado autonómico del PSC Rafael Bruguera; de los miembros de las Juventudes Socialistas de Cáceres y Murcia Cristina Méndez y Javier Espinosa, y del histórico sindicalista de UGT y expresidente de la Organización Internacional del Trabajo Manuel Simón. Pero todos ellos tenían difícil evitar la cierta sensación de una candidatura que, hoy por hoy, goza de menos cuerpo que las de sus dos directos rivales. El PSOE se aboca a una campaña polarizada en la que el término medio parece tener menos tirón.

Ambiente de frío y viento prologado por el 'Mira cómo vuelo' de Miss Caffeina

Patxi López protagonizó este domingo el acto más multitudinario de esta precampaña. 700 militantes y simpatizantes (1.500, según la organización) congregados en el pabellón exterior del polideportivo Juan de la Cierva de Getafe, el mismo espacio, por cierto, donde Pedro Sánchez arrancó su camino hacia las generales de diciembre de 2015, aunque entonces fue en el interior. Y se notó. Porque pese a que la luz del sol inundaba Madrid, el azote del frío y del viento fue imparable y en aumento. "Estoy congelado", confesaba incluso el alcalde de Ibiza, Rafael Ruiz. 

El ambiente del personal tampoco fue totalmente apasionado. No era un mitin multitudinario, y López, como sucede desde que decidió competir en estas primarias, luce un perfil más contenido y plano, ateniéndose al papel que le preparan sus colaboradores. Sí estuvo más enérgico, y logró levantar a los presentes de sus asientos cuando llamó a librar una "guerra sin cuartel contra la violencia machista", para la que hay que tirar, "como se utiliza contra el terrorismo", de "todos los mecanismos del Estado". 

El exlendakari no estuvo arropado por los barones que le apoyan (más allá de la jefa del PSOE-M, Sara Hernández, pero sí por varios alcaldes, como los de Ibiza, Rafael Ruiz; Alcalá de Henares, Javier Rodríguez; Fuenlabrada, Manuel Robles; Arganda del Rey, Guillermo Hita; Portugalete, Mikel Torres, o Monzón (Huesca), Álvaro Burrell. También se acercaron la diputada nacional por Madrid Carlota Merchán o los parlamentarios autonómicos José Manuel Freire, Pilar Sánchez Acera, Modesto Nolla, Rafa Gómez Montoya, Agustín Vinagre y Diego Cruz. Y allí estaban, claro, los miembros de su equipo de campaña: el senador Óscar López; el exconsejero vasco Rodolfo Ares; su asesor Andoni Unzalu, el dirigente juvenil Alain Coloma...

El exlendakari llegó al pabellón Juan de la Cierva al son del exitazo 'Mira cómo vuelo' de Miss Caffeina, cuya letra, recordaban en su gabinete, habla de "la voz interior, de la intuición que te ayuda a quitarte de encima lo que no quieres en tu vida, gente tóxica, en todos los ámbitos, desde el sentimental hasta el laboral o el político". Mensajes nada indirectos en una campaña durísima que no ha hecho más que comenzar. 

Y un último apunte: ¿qué quedaba al lado del polideportivo Juan de la Cierva? La Casa de Andalucía de Getafe. No es broma. Que ni pintado para un día como hoy. 

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios