Es noticia
Menú
"Solo van a poder viajar las élites": España se enfrenta a perder 11 millones de turistas
  1. Empresas
impacto socioeconómico

"Solo van a poder viajar las élites": España se enfrenta a perder 11 millones de turistas

Las medidas que se están impulsando desde Europa para alcanzar cero emisiones netas de su sector aéreo en 2050 tendrán un fuerte impacto en la economía española

Foto: La industria aérea europea se enfrenta a un incremento de costes por las medidas medioambientales. (EFE/Emilio Naranjo)
La industria aérea europea se enfrenta a un incremento de costes por las medidas medioambientales. (EFE/Emilio Naranjo)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

Europa ha decidido volar alto en la defensa del planeta y ha activado el piloto automático para llegar al año 2050 con cero emisiones netas por parte de sus aerolíneas. Un objetivo tan loable como ambicioso, pero que tendrá un fuerte impacto socioeconómico. Y España está en el grupo de los países más afectados.

Con un 12,8% de su riqueza (PIB o producto interior bruto) ligado al turismo, y teniendo en cuenta que ocho de cada 10 visitantes internacionales cruzan nuestras fronteras por el aire, resulta fácil entender que nuestra economía es especialmente sensible a estas medidas, sobre todo, cuando se van a traducir en un encarecimiento de los billetes.

Foto: Aena quiere ser una compañía neutra en carbono en 2040.

"Estas medidas van a hacer que solo puedan viajar las élites", ha advertido Jesús Cierco, director corporativo de Iberia, en un acto organizado por ALA (Asociación de Líneas Aéreas) y CEOE para analizar el impacto de las medidas fiscales y medioambientales que se están imponiendo al sector aéreo europeo y que han resumido en cuatro principales: el uso de combustible sostenible en la aviación (SAF), la restricción de derechos de emisión, la aplicación de un impuesto al queroseno y la posible aplicación de un impuesto al billete de 7,85 euros.

Deloitte ha puesto números al coste que tendrá para la economía española la aplicación de estas cuatro medidas y sus conclusiones son demoledoras, ya que la firma de servicios profesionales cifra en 11 millones el número de turistas internacionales que perderá nuestro país. Para poner en contexto esta cifra, basta recordar que en 2019, año récord, España acogió a 89 millones de viajeros internacionales, o que en este 2022, hasta septiembre, llevamos 53 millones de llegadas de viajeros por el cielo.

placeholder ALA y CEOE piden no cargar con más impuestos a la industria aérea.
ALA y CEOE piden no cargar con más impuestos a la industria aérea.

Una pérdida como la estimada por Deloitte supondría una reducción del 1,6% del PIB, es decir, unos 23.000 millones de euros que dejaríamos de recibir, y 430.000 empleos menos en 2030. Este fuerte impacto se explica por el amplio abanico de sectores que se verían afectados, con el alojamiento a la cabeza, que dejaría de ingresar 3.600 millones de euros, seguido de la alimentación (-3.200 millones).

Suma y sigue, porque solamente las medidas fiscales para el sector aéreo supondrían una caída del 0,9% del PIB y la pérdida de 236.000 empleos, números que explican el fuerte rechazo de la industria turística a esta medida, un grupo que va más allá de las aerolíneas y que alcanza a grandes compañías hoteleras, restauración o empresas de transporte, entre otros.

"Las aerolíneas estamos comprometidas a alcanzar las emisiones netas cero en 2050 y ya estamos recorriendo el camino de la descarbonización. Desde el sector, estamos de acuerdo con las medidas medioambientales que contribuyan a alcanzar este objetivo, como es el caso de la introducción de los combustibles sostenibles SAF y la aplicación de un sistema de derechos de emisión ETS, y estamos dispuestos a asumir un sobrecoste en la medida", ha señalado Javier Gándara, presidente de ALA.

Foto: Ribera en el Consejo de Medio Ambiente de la UE. (EFE)

Sin embargo, también ha criticado que "las medidas fiscales responden a un afán recaudatorio y no descarbonizan, generando un importante impacto en el sector turístico, pilar económico para España". En esta misma línea, el presidente de CEOE, Antonio Garamendi, ha pedido “prudencia y no poner en marcha nuevas medidas fiscales e impuestos que pueden suponer un importante lastre para la competitividad del sector”.

Críticas del sector

De hecho, una de las principales críticas que hace el sector turístico es el solapamiento de medidas a que se enfrentan, lo que solo sirve para agravar el golpe económico, sin aportar una alternativa o solución que ayude a compensar la pérdida de turistas con planes coordinados que ayuden a desarrollar una industria más basada en la calidad que en la cantidad.

Foto: Imagen: Irene de Pablo.

"Necesitamos un turismo más sostenible", ha reconocido María Zarraluqui, vicepresidenta de expansión global de Meliá Hoteles. En su opinión, "es importante que se invierta en cambiar el modelo turístico y que sea mucho más sostenible a largo plazo", pero critica que no haya una estrategia conjunta dirigida a que "el cliente pueda tener la percepción de que valga la pena invertir en algo más sostenible".

Una reflexión compartida por José Luis Yzuel Sanz, presidente de Hostelería de España, para quien "el mayor problema es que nos van a poner en inferioridad de condiciones con otros países que cada vez hacen las cosas mejor". Convencido de que "habría que apostar por la calidad, y no por la cantidad, pero desde el sentido común", Yzuel critica que se esté yendo contra una parte de la industria sin darle alternativa. "El turismo de borrachera, ¿lo queremos? No. Pero tampoco lo puedes eliminar. Al señor que ha hecho una inversión desde la legalidad, indemnícele y retírelo", ha señalado como ejemplo.

Europa ha decidido volar alto en la defensa del planeta y ha activado el piloto automático para llegar al año 2050 con cero emisiones netas por parte de sus aerolíneas. Un objetivo tan loable como ambicioso, pero que tendrá un fuerte impacto socioeconómico. Y España está en el grupo de los países más afectados.

Aerolíneas PIB Deloitte CEOE Iberia
El redactor recomienda