Es noticia
Menú
Garamendi anunciará a la directiva de CEOE que optará a un nuevo mandato
  1. Economía
ELECCIONES EN NOVIEMBRE

Garamendi anunciará a la directiva de CEOE que optará a un nuevo mandato

Garamendi tiene asegurado un segundo mandato en la CEOE, ya que todo indica que será el único candidato. Las elecciones se celebrarán a mediados de noviembre y sería elegido por aclamación

Foto: El presidente de la CEOE, Antonio Garamendi. (EFE/Salvador Sas)
El presidente de la CEOE, Antonio Garamendi. (EFE/Salvador Sas)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

La cita es el próximo día 21, fecha en que la junta directiva de CEOE comenzará un nuevo proceso electoral que culminará a mediados de noviembre con la elección de un nuevo presidente, que dispondrá de un mandato de cuatro años. El actual presidente, Antonio Garamendi (Getxo, 1958), con toda probabilidad, optará de nuevo a dirigir a los empresarios españoles.

Nada indica, salvo sorpresa de última hora, que se pueda presentar otra candidatura. Entre otras razones, porque la elección por aclamación forma parte del ADN de la organización. Desde su creación, en 1977, en tan solo dos ocasiones (una de ellas significó la derrota del propio Garamendi ante Juan Rosell, por un estrecho margen de votos) se han presentado candidatos alternativos.

La única incógnita que queda por resolver es si Josep Sánchez Llibre, el presidente de Foment del Treball, la gran patronal catalana, da un paso adelante y opta por relevar a Garamendi, pero nada hace presuponer que lo vaya a hacer. Básicamente, porque apenas cuenta con alianzas fuera de su organización.

Foto: Antonio Garamendi, presidente de la CEOE, en una foto de archivo. (EFE/Víctor Casado)

Sánchez Llibre, que previamente adelantó las elecciones en la patronal catalana (se deberían haber celebrado también en noviembre), fue reelegido por tercera y última vez presidente de Foment, como obligan los estatutos, el pasado 18 de julio, y es quien se ha mostrado en los últimos años más crítico con Garamendi. Sus coincidencias con otras patronales, sin embargo, por ejemplo durante las discusiones sobre la posición de CEOE sobre la reforma laboral, han sido coyunturales. Efímeras.

En aquellas discusiones coincidió con Anfac, la patronal del automóvil, la CEIM, que reúne a los empresarios madrileños, y Asaja, la patronal del campo, pero hoy es improbable que pueda volver a cuajar aquella alianza tácita. Entre otras razones, porque la posición de la patronal madrileña —aunque todavía no se ha producido una discusión interna en sus órganos de dirección— es hoy favorable a Garamendi, de quien destaca que ha sacado a la organización casi del ostracismo después de que en tiempos de Mariano Rajoy la Moncloa priorizara las relaciones del Gobierno con lo que se llamó Consejo de Competitividad, hoy desaparecido. Aquel consejo era un remedo del Ibex con influencia sobre el Gobierno.

Cuatro abstenciones

Otro miembro de la dirección de los empresarios va en la misma dirección que la patronal madrileña. En su opinión, “se habla más en la prensa de las críticas a Garamendi que en los órganos de gobierno de la CEOE”. Y pone como ejemplo que en las discusiones sobre la reforma laboral apenas hubo cuatro abstenciones, cuando la junta directiva cuenta con más de 250 miembros.

Foto: Antonio Garamendi, a la derecha en la foto. (EFE/Mariscal) Opinión

En estos momentos, como sostienen fuentes de toda solvencia de CEIM, “la gente [se refiere a otras patronales] está contenta con lo que se está haciendo, se ha mejorado en los últimos cuatro años”. Se destaca, igualmente, que la CEOE ha vuelto a ser una organización “útil” para los empresarios y, lo que no es irrelevante, “no ha habido escándalos”, como sucedió en el pasado, en particular en tiempos de Gerardo Díaz Ferrán, que acabó en prisión.

En todo caso, la posición de CEIM —donde al igual que sucede en otras organizaciones hay muchos intereses contrapuestos— se debatirá en los órganos de dirección. Hay que tener en cuenta que los empresarios madrileños, Foment y la CEA, la patronal andaluza, son las organizaciones más grandes, aunque las dos primeras son las más significativas por razones políticas.

Paradójicamente, algunos de los mayores enfrentamientos que ha tenido Garamendi durante sus casi cuatro años de mandato, además de las discrepancias ‘naturales’ con los sindicatos y el Gobierno, han sido con el anterior líder del PP, Pablo Casado, que siempre vio con recelo la firma de tantos acuerdos sociales con la Moncloa. La confrontación fue especialmente significativa con el anterior secretario general del Partido Popular, Teodoro García Egea, con quien la tensión fue recurrente.

Foto: El presidente de la CEOE, Antonio Garamendi. (EFE/L. Rico)

Desde que Alberto Núñez Feijóo es presidente del partido, sin embargo, las relaciones se han normalizado. Feijóo y Garamendi, por ejemplo, han encontrado sintonía en asuntos como la revalorización de las pensiones o el incremento anual del salario mínimo, cuestiones que estarán en la agenda pública los próximos meses. El presidente del PP, frecuentemente, utiliza los informes que realiza el Instituto de Estudios Económicos (dependiente de CEOE) en sus intervenciones parlamentarias.

Los estatutos de la CEOE exigen convocar la junta directiva de la patronal con una anticipación de, al menos, 40 días naturales a la fecha en que se celebrará la votación. Posteriormente, se debe comunicar a cada organización miembro de pleno derecho la composición inicial de la asamblea general que decidirá la elección del presidente de la CEOE. Esto hace que muy probablemente la elección se haga durante la mitad de noviembre. La gran patronal reúne a 200 organizaciones territoriales y sectoriales de todo el país, incluida la representatividad de parte de los empresarios autónomos a través de ATA.

Si el vasco Garamendi es reelegido, como todo parece indicar, se romperá por una larga temporada la alternancia entre catalanes —Ferrer Salat y Juan Rosell— y madrileños —José María Cuevas y Gerardo Díaz Ferrán—, que iba mucho más allá de un simple cambio de cromos. Era la representación real de la España política y empresarial. De hecho, esa correlación de fuerzas, una especie de eje Madrid-Barcelona, explica, por ejemplo, que un buen número de ministros de Industria —Majó, Birulés, Piqué, Clos, Montilla— tuvieran origen catalán. Por alguna razón, siempre se ha entendido que Cataluña (el 19% del PIB) debía ser con Madrid (19,3%) una especie de 'primus inter pares'. Esa correlación de fuerzas ya ha cambiado.

La cita es el próximo día 21, fecha en que la junta directiva de CEOE comenzará un nuevo proceso electoral que culminará a mediados de noviembre con la elección de un nuevo presidente, que dispondrá de un mandato de cuatro años. El actual presidente, Antonio Garamendi (Getxo, 1958), con toda probabilidad, optará de nuevo a dirigir a los empresarios españoles.

Antonio Garamendi CEOE
El redactor recomienda