Es noticia
Menú
El Gobierno acerca posturas con sindicatos y CEOE para una reforma laboral equilibrada
  1. Economía
Una derogación 'light'

El Gobierno acerca posturas con sindicatos y CEOE para una reforma laboral equilibrada

Garamendi ha anunciado que hay acuerdo para crear un nuevo contrato fijo para el sector de la construcción. Aunque todavía quedan cuestiones pendientes, algunas de las materias más relevantes están pactadas

Foto: El presidente de CEOE, Antonio Garamendi. (EFE/J. J. Guillén)
El presidente de CEOE, Antonio Garamendi. (EFE/J. J. Guillén)

El Gobierno, los sindicatos y las patronales han dado un importante paso adelante esta semana en las negociaciones tripartitas para la reforma laboral. Aunque todavía quedan asuntos importantes pendientes, el acuerdo está mucho más próximo, explican fuentes del diálogo social. El presidente de la CEOE, Antonio Garamendi, ha anunciado públicamente este viernes que el asunto de la contratación está casi solucionado después de pactar un contrato fijo para el sector de la construcción que dará flexibilidad a las empresas para cubrir sus actividades temporales.

"Ayer por la noche, el presidente de la construcción me comunicaba que se ha llegado a un acuerdo muy importante [sobre los contratos en la construcción]", ha señalado Garamendi, "pasaría tipo Francia, que va a haber menos temporalidad desde el punto de vista del cómputo". Este anuncio es solo la punta del iceberg de las negociaciones tripartitas, que están consiguiendo avances importantes en los últimos días. El Gobierno está impulsando una reforma laboral equilibrada, en la que tanto sindicatos como patronales conseguirían amarrar algunos de sus objetivos. Aunque las conversaciones aún no están cerradas, la 'fotografía' actual de las negociaciones apunta a una reforma laboral 'light' que cumpla con las principales reivindicaciones de los sindicatos, pero que garantice la flexibilidad interna que reclaman las empresas.

Foto: El presidente de la CEOE, Antonio Garamendi, conversa con la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz. (EFE/J.J. Guillén)

Los sindicatos conseguirían recuperar su peso en la negociación colectiva, cumpliendo así su principal objetivo en esta negociación. En concreto, el pacto incluye la vuelta de la ultraactividad de los convenios colectivos y la prevalencia del convenio sectorial sobre el de empresa. Esta es la principal reclamación de los sindicatos, que consideran que su poder de presión en la negociación colectiva quedó muy diluido tras la reforma laboral del año 2012. "Estamos intentando garantizar la recuperación de los equilibrios en la negociación colectiva", ha señalado esta mañana el secretario general de CCOO, Unai Sordo.

Por su parte, las empresas conseguirían mantener algunas cuestiones clave para la flexibilidad interna. En concreto, se mantendrían las causas actuales para los descuelgues de convenio ante las crisis. También conseguirían que las subcontrataciones se puedan regir por el convenio de la empresa o de la actividad concreta que se realiza en la subcontrata.

En materia de contratación, se caen los umbrales de temporalidad que introdujo inicialmente el Gobierno en las conversaciones y se consolida el contrato eventual de 90 días para cubrir picos de actividad de las empresas. De esta forma, las empresas contarían con un salvoconducto para mantener la temporalidad en aquellos sectores en los que la actividad es muy estacional y se combatiría la temporalidad sin causa, que actualmente es mayoritaria.

Quedan pendientes todavía de cerrar las penalizaciones que quiere introducir la Seguridad Social en las bajas de los contratos temporales. La propuesta del Gobierno era que la penalización ascendiese a 25 euros, pero las patronales rechazan esta cuantía, que consideran muy elevada.

Foto: La hostelería tiene parte de la culpa de que la productividad y los salarios estén congelados. (EFE/Ana Escobar)

También está pendiente de consenso la reforma de los ERTE (expedientes de regulación temporal de empleo), que son un pilar clave para la flexibilidad interna de las empresas. El modelo RED que propuso inicialmente el Gobierno ha quedado descartado y el sistema definitivo será similar al de los ERTE de la pandemia, explican estas mismas fuentes.

Esta semana, las reuniones entre Gobierno, sindicatos y patronales han sido diarias y este ritmo intenso se mantendrá hasta que acabe el año. El Ministerio de Trabajo insiste en cerrar el acuerdo antes de final de año, lo que implicaría llevarlo al Consejo de Ministros del 28 de diciembre, el último del año. Sin embargo, fuentes del diálogo social no descartan que pueda convocarse un Consejo de Ministros extraordinario más adelante para apurar las conversaciones hasta el último minuto. De hecho, Garamendi ha solicitado ampliar este periodo para evitar que las prisas puedan hacer descarrilar las negociaciones.

"Sería triste que quedara algún punto pendiente porque el Gobierno se haya planteado que es tal fecha y que todo desbarre si en dos días más o en dos semanas más se pudiera resolver", ha señalado Garamendi en TVE. "Europa también ha planteado que tampoco hay un problema [en alargar el plazo hasta enero]. No estoy hablando de esto por dilatar los temas, sino por ver la oportunidad o no", ha matizado.

Foto: La vicepresidenta segunda y ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, y el portavoz de ERC en el Congreso, Gabriel Rufián. (EFE/Juan Carlos Hidalgo)

Al igual que el resto de los agentes sociales, el presidente de la CEOE ha apelado a la "discreción" de la mesa de diálogo y ha eludido hablar sobre la situación de las negociaciones, que ahora se realizan todos los días. "Si yo digo eso, parece que ya está hecho. Si yo digo que no, parece que ya es que no. No es tan sencillo como con una frase resolver los temas", se ha excusado Garamendi.

En los próximos días las negociaciones entrarán ya en el contenido concreto de la redacción de los artículos que se van a modificar, que es la parte más delicada. Aunque el acuerdo puede descarrilar en cualquier momento, este paso adelante indica que las negociaciones van por el buen camino. Ahora falta que se pongan de acuerdo a la hora de pasar de las musas al teatro.

El Gobierno, los sindicatos y las patronales han dado un importante paso adelante esta semana en las negociaciones tripartitas para la reforma laboral. Aunque todavía quedan asuntos importantes pendientes, el acuerdo está mucho más próximo, explican fuentes del diálogo social. El presidente de la CEOE, Antonio Garamendi, ha anunciado públicamente este viernes que el asunto de la contratación está casi solucionado después de pactar un contrato fijo para el sector de la construcción que dará flexibilidad a las empresas para cubrir sus actividades temporales.

Reforma laboral
El redactor recomienda