Es noticia
Menú
Más policías y coto a los pisos vacacionales: Málaga quiere frenar el turismo de despedidas
  1. España
  2. Andalucía
QUEJAS VECINALES

Más policías y coto a los pisos vacacionales: Málaga quiere frenar el turismo de despedidas

El pleno aprueba por unanimidad varios puntos de una moción del PSOE para “continuar e intensificar” las medidas contra el turismo de borrachera. Los vecinos afectados: “Cumplan las normas y devuelvan el Centro a los malagueños”

Foto: Turistas disfrutan en Málaga del bueno tiempo. (EFE/Jorge Zapata)
Turistas disfrutan en Málaga del bueno tiempo. (EFE/Jorge Zapata)

“Vienen a Málaga a hacer lo que les da la gana porque saben que nada les va a pasar”. Esta fue la denuncia con sabor a lamento que este jueves realizó Carlos José Carrera, presidente de la Asociación de Vecinos Centro Antiguo, antes de que el Pleno del Ayuntamiento de Málaga abordase un asunto que en las últimas semanas ha adquirido notoriedad con el retorno de la normalidad en la hostelería y el ocio: las despedidas de soltero y el turismo de borrachera. Un fenómeno, que el representante vecinal calificó como “estructural” en la ciudad, y que generó cierta división entre los partidos. Sólo concitó unanimidad las medidas de “continuar e intensificar” la presencia policial y el control de las viviendas vacacionales.

Carrera, a lo largo de los tres minutos que dispuso en su turno de palabra, hizo una cruda descripción de lo que viven los residentes del Centro de la ciudad, imán de las despedidas de soltero porque congrega numerosos locales de ocio nocturno y establecimientos de restauración. “Es una plaga” con “megáfono y altavoces”. “Campan por nuestras calles protagonizando actos vandálicos, sin decoro, provocando broncas y peleas”, y dejando un “hedor a barbarie” cuyo rastro son “los vómitos y orines”.

Foto: Cartel colgado por un vecino pidiendo en inglés a los turistas que respeten el descanso. (Asociación de Vecinos Centro Antiguo)

Lo sintetizó como un “turismo de borrachera zafio, macarra y degradante”, del que culpó al equipo de Gobierno del PP y Ciudadanos por no aplicar las ordenanzas existentes, pero que no eximió de responsabilidad a la oposición del PSOE y Unidas Podemos. “No se pongan de perfil como figuras de jeroglífico egipcio, cumplan las normas y devuelvan el Centro a los malagueños”, les espetó.

El edil socialista Pablo Orellana fue el encargado defender la moción presentada por su grupo para debatir esta problemática y criticó “el miedo de Francisco de la Torre [el alcalde] para escuchar a los vecinos implicados en el problema del desembarco de despedidas de soltero desenfrenadas” y la presencia de “ese turista de desmadre que provoca que ya en redes se llame ‘Málagaluf’ a nuestra ciudad”.

"No se pongan de perfil como figuras de jeroglífico egipcio", espetó un vecino a los concejales

Orellana elevó la cuestión cuando habló de “falta de modelo” para Málaga, en lo que coincidió la portavoz de Unidas Podemos, Remedios Ramos, cuando reprochó al regidor que se “le está yendo de las manos” la gestión turística. De la Torre, días atrás, abogaba por la necesidad de converger hacia un turismo de “calidad y excelencia”.

Ramos aludió a la “histórica sentencia” que ha condenado al Consistorio por los problemas de ruido sufridos por unos vecinos de la céntrica plaza Mitjana y exigió voluntad en la aplicación de las ordenanzas como método de prevención. El Equipo de Gobierno, lamentó, “no controla, no vigila y no sanciona lo suficiente”.

El concejal del área señalada, Jacobo Florido, reconoció que “hay que cosas que hacer”, pero solicitó a la “izquierda antimalagueña” que “deje de hablar mal de Málaga”. Algo que, según señaló, tiene fines electorales de cara a las próximas autonómicas. “No tienen ni idea del perfil del turista que viene, porque junto a Barcelona y Palma, nuestra ciudad ha sido la que más ha crecido en ingreso por habitación disponible” y “el gasto medio ha subido a casi 1.000 euros”. “¿Hay problemas? Por supuesto ¿Vamos a tener mano dura? Se lo aseguro”, anunció, después de rechazar cualquier acusación de “inacción” porque la Policía Local ha realizado durante este año “500 actuaciones” por cuestiones derivadas de este asunto y ha interpuesto 150 sanciones por “conductas incívicas”.

La edil de Ciudadanos, y responsable de la delegación de Cultura y Deporte, Noelia Losada, pidió propuestas efectivas a la oposición porque considera que “una nea muy fina separa lo que es decoroso de lo que no”, para después afearle que “caricaturicen” y “distorsionen” la realidad de Málaga trasladando una visión “tremendista”.

Foto: Despedida de soltero en Granada. (Jesús Jiménez)

Los distintos puntos de vista ante esta polémica impidieron que los grupos se pusieran de acuerdo para aprobar la totalidad de la moción. Al menos, pensarán los residentes del Centro, se acordaron por unanimidad dos de los puntos: el que reclamaba un “aumento de presencia policial para frenar el turismo de borrachera y que garanticen la convivencia en las calles de la ciudad”; y el que aludía a un texto respaldado por el Pleno en diciembre de 2020 que instaba a “consensuar con todos los agentes sociales implicados la modificación del PGOU que regule el uso de las viviendas turísticas”. Fue rechazada la petición que abordaba los problemas de ruido y la que apostaba por la creación de una mesa de trabajo sobre el modelo de ciudad.

El debate del turismo de borrachera y las despedidas de soltero no es nuevo y de forma regular surge en zonas como Valencia, Granada, Gerona o Mallorca, donde incluso se han llegado a registrar conflictos en los aviones con personas ebrias que ni siquiera habían pisado suelo español.

“Vienen a Málaga a hacer lo que les da la gana porque saben que nada les va a pasar”. Esta fue la denuncia con sabor a lamento que este jueves realizó Carlos José Carrera, presidente de la Asociación de Vecinos Centro Antiguo, antes de que el Pleno del Ayuntamiento de Málaga abordase un asunto que en las últimas semanas ha adquirido notoriedad con el retorno de la normalidad en la hostelería y el ocio: las despedidas de soltero y el turismo de borrachera. Un fenómeno, que el representante vecinal calificó como “estructural” en la ciudad, y que generó cierta división entre los partidos. Sólo concitó unanimidad las medidas de “continuar e intensificar” la presencia policial y el control de las viviendas vacacionales.

Málaga Vacaciones PSOE Ciudadanos Partido Popular (PP) Noticias de Andalucía Francisco de la Torre Alcohol