bélgica propone un impuesto verde a las aerolíneas

Ribera ve interesante un 'euroimpuesto' a las aerolíneas aunque avisa del daño al turismo

Teresa Ribera, ministra de Transición ecológica, considera “interesante” la posibilidad de un impuesto a las aerolíneas pero alerta de su impacto en el turismo

Foto: Ribera en el Consejo de Medio Ambiente de la UE. (EFE)
Ribera en el Consejo de Medio Ambiente de la UE. (EFE)

Bélgica ha aprovechado la reunión de ministros de Medio Ambiente de la UE que se celebraba este martes en Bruselas para promover un debate difícil en el club comunitario: el establecimiento de un impuesto a las aerolíneas como contrapartida por la contaminación.

Teresa Ribera ha explicado este martes en declaraciones a medios durante la reunión que la propuesta “no es solo legítima sino interesante que se plantee”, aunque ha señalado que “a la hora de la verdad habrá que ser prudente” porque “también afecta a cuestiones importantes como el turismo”.

Aunque la ministra ha llamado a la cautela, sí que ha asegurado que todo el mundo es consciente “de que cada vez tiene que tener más peso en nuestros sistemas fiscales el componente de la fiscalidad ambiental” y que el deterioro del medio ambiente “debe ser gravado”.

La delegación belga ha señalado que son necesarios “esfuerzos adicionales” para hacer frente al “crecimiento de las emisiones”, ya que la aviación fue responsable del 3,6% de las emisiones de gases de efecto invernadero de la UE en 2016. En relación a esto Bélgica señala que sería necesaria “una tarifa justa y correcta al transporte aéreo”.

“Un régimen de precios justo de la UE para el transporte aéreo debería tener en cuenta los costos externos, aplicando así el principio de que quien contamina paga y restablece la competencia leal con otros modos de transporte; podría crear incentivos para que las aerolíneas y los fabricantes de aeronaves inviertan en las medidas necesarias para la transición a una economía neutral respecto al clima”, asegura la propuesta belga, que añade que “podría generar fondos públicos para facilitar la transición del sector de la aviación e invertir en modos de transporte alternativos, más amigables con el clima”.

Terminal 4 del aeropuerto de Madrid. (EFE)
Terminal 4 del aeropuerto de Madrid. (EFE)

No es la primera propuesta en esta dirección. Países Bajos ya lo puso sobre la mesa en una reunión de ministros de Finanzas de la UE a mediados de febrero, aunque la delegación belga considera que deberían discutirlos los ministros de Medio Ambiente. Ribera se ha alineado con la opinión de los holandeses, al asegurar que sería interesante que este asunto lo discutieran los titulares de economía.

Sin embargo hay muy pocas opciones de que esta propuesta salga adelante. Por un lado se está agotando la legislatura y no habría mucho tiempo para poner en marcha una medida que, como ha señalado Ribera, al ser fiscal siempre genera muchas divisiones. Por el otro, además, fuentes europeas señalan que la medida es bastante “controvertida y algunos Estados miembros están en contra”.

Si se quisiera instar a la Comisión Europea a comenzar el proceso legislativo, es decir, proponer un primer texto, se debería votar por mayoría simple, pero los ministros discuten por el momento si la medida es adecuada. En caso de que se comenzara con el proceso para aprobar este impuesto debería realizar el recorrido legislativo regular de la UE y debería ser aprobado por los Estados miembros con una mayoría cualificada, es decir, deberían votar a favor como mínimo un 55% de los países que representen al 65% de la población europea.

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios