Es noticia
Menú
Ni una plaza turística más: el primer verano con la nueva ley del turismo de Baleares
  1. Empresas
EN VIGOR DESDE EL 18 DE JUNIO

Ni una plaza turística más: el primer verano con la nueva ley del turismo de Baleares

Los hoteleros son recompensados en esta moratoria con la posibilidad de la reforma de sus establecimientos al permitir la reducción de trabas urbanísticas y poder crecer en un volumen del 15% del edificio

Foto: La presidenta de baleares, Francina Armengol. (EFE/Cati Cladera)
La presidenta de baleares, Francina Armengol. (EFE/Cati Cladera)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

Baleares siempre se encuentra a la cabeza del 'know-how' turístico nacional. Sus leyes del turismo, ya desde los años ochenta, siempre han sido las más avanzadas. Y la última, que entró en vigor el pasado 18 de junio, tampoco se queda corta. Las islas afrontan su primer verano con el estreno de su nueva normativa.

La medida estrella de la ley es la moratoria que impide durante los próximos cuatro años que no haya ni una sola plaza más, ni hotelera, ni de turismo residencial. El Govern sabría que esta circunstancia tendría especial incidencia con la recuperación del turismo este verano, al menos al nivel de 2019. Además, el eterno debate de si se quiere más calidad y menos cantidad ya se hacía necesario, porque los niveles de presión en las islas durante los meses de verano son muy altos.

Foto: Uno de los primeros turistas alemanes que han llegado este lunes al Hotel Riu Concordia de Palma disfruta de la piscina. (EFE/Cati Cladera)

Los hoteleros se han visto recompensados en esta moratoria con la posibilidad de la reforma de sus establecimientos, al permitir la reducción de trabas urbanísticas y no crecer en plazas, pero sí en un volumen del 15% del edificio. La Consejería de Turismo espera que las compañías hoteleras se animen con este Plan Renove que empezará a llegar a partir de otoño.

Reformas y más suites

El consejero de Trabajo, Turismo y Modelo Económico de Baleares, Iago Negueruela, admite en declaraciones a El Confidencial la oposición por parte de los hoteleros a la moratoria. En la tramitación parlamentaria se pactaron medidas. La más importante: que a quien hiciera reformas en su hotel no se le podría obligar a reducir plazas en establecimientos de hasta 150 habitaciones.

¿Y qué harán entonces las cadenas? Aumentar los servicios de restauración, crear más salones de eventos, espacios deportivos, SPA y terrazas. La mayoría suben de categoría y fusionan habitaciones para hacer más suites. El modelo de suite junior se está comercializando con mucha mayor rentabilidad.

"Si no le hubiéramos puesto remedio, tendríamos un problema en julio y agosto, que es lo que no nos interesa"

El consultor turístico Antonio Munar ya adelantó a este diario que si de verdad se quería disminuir el turismo en las islas, aparte de limitar a tres los cruceros al día (el caso de Mallorca), habría que poner trabas en los aeropuertos, limitando el número de personas que entra en el territorio. "Aquí solo tenemos dos meses a tope [julio y agosto]. Lo que hay que enseñar es a regular la masificación en este espacio de tiempo".

Negueruela recuerda a este diario que Baleares es el único puerto de España que ha limitado los cruceros en un pacto con CLIA, la Asociación Internacional de Cruceros y que la ley está consensuada con sindicatos y la patronal. "Es verdad que julio y agosto, junto a algunos picos del mes de junio, tienen determinadas semanas muy altas. Nuestro principal objetivo era evitar que siguiéramos creciendo en plazas. Si no le hubiéramos puesto remedio, tendríamos un problema en julio y agosto, que es lo que no nos interesa", explica a El Confidencial el consejero de Turismo.

Foto: Imagen de una promoción de Taylor Wimpey en Mallorca.

Para el resto de meses, el volumen de turistas es suficiente para las islas. Fuera de julio y agosto, Baleares no tiene ningún problema de plazas. "Buscamos que la rentabilidad vaya más a calidad y se logre una mayor desestacionalización". Se está desarrollando también un modelo de plazas 2x1; es decir, si un empresario quiere desarrollar un nuevo hotel, tendrá que conseguirlo a través de intercambio cuando se levante la moratoria.

Las 'kellys' y camas elevables

La ley también obliga a desarrollar a partir del próximo año proyectos de economía circular para los hoteles de mayor categoría de Baleares. También el 3% de los productos tendrá que ser producto local en los establecimientos y especificar los consumos energéticos de agua y de alimentos.

Otra de las medidas estrellas que se plantean es la mejora de la salud laboral de las trabajadoras de piso de los hoteles (las llamadas 'kellys', que en Baleares son 20.000) con camas elevables y medidas que apoyan el turismo familiar como la introducción en las habitaciones de una tercera cama ampliando la edad desde los 12 actuales hasta los 15. El Govern precisa que es la primera vez que se incluye a los trabajadores.

Desde el año 2023, los hoteles de las islas deberán instalar camas elevables (mecánicas o eléctricas) para facilitar su trabajo

El Ejecutivo presidido por Francina Armengol destacó que, desde el año 2023, los hoteles de las islas deberán instalar camas elevables (mecánicas o eléctricas) para facilitar su trabajo, una medida que implica renovar 300.000 camas y de la que se beneficiarán más de 20.000 camareras de piso. Cabe recordar que los sobreesfuerzos provocan el 35% de los accidentes laborales que sufre este colectivo.

"Hay que intentar tratar al sector turístico más como una industria; es decir, que una ley no piense solo en la calidad del producto que ofreces al cliente, sino en ver cómo incides desde el turismo en Baleares, que supone el 27,7% del PIB entre directo e indirecto, en cómo puede ayudar a diversificar la economía", señala el consejero de Turismo.

Foto:

La Comunidad Valenciana o Cataluña ya han pedido información a Baleares para analizar el modelo que plantean las islas. Andalucía también tomó nota. Los hoteleros de la Costa del Sol no paran de resaltar las ventajas que ha traído a Baleares su decreto de modernización hotelera, sobre todo en zonas maduras de Calvià como Magaluf. La Junta de Andalucía preveía que con el decreto que entró en vigor hubiera una inversión de 2.000 millones de euros y 7.000 empleos. En Baleares fueron 1.500 millones y la misma cantidad de empleos.

"El problema", apunta el consejero de Turismo de Baleares, "es que no hay un único marco normativo. El turismo no es un producto como una fábrica de baterías. Es un modelo consolidado con muchísimos productos. Aquí hemos actuado en zonas maduras como Magaluf, Playa de Palma o San Antoni en Ibiza".

Baleares siempre se encuentra a la cabeza del 'know-how' turístico nacional. Sus leyes del turismo, ya desde los años ochenta, siempre han sido las más avanzadas. Y la última, que entró en vigor el pasado 18 de junio, tampoco se queda corta. Las islas afrontan su primer verano con el estreno de su nueva normativa.

Baleares Leyes Verano
El redactor recomienda