Es noticia
Menú
El Gobierno salva la cartera de Portobello, el mayor fondo de capital riesgo de España
  1. Empresas
CON 125 MILLONES DE EUROS

El Gobierno salva la cartera de Portobello, el mayor fondo de capital riesgo de España

El Consejo de Ministros ha aprobado rescates para cuatro compañías participadas por este 'private equity', que administra más de 1.500 millones de euros

Foto: El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. (EFE/Kiko Huesca)
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. (EFE/Kiko Huesca)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

El Gobierno de Pedro Sánchez aprovechó el último Consejo de Ministros previo al 30 de junio para aprobar de una tacada los rescates de hasta seis compañías que habían pedido ayuda a la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI). Entre las beneficiadas, se encuentran la cadena de clínicas dentales Vivanta y la hotelera 'low cost' Blue Sea, ambas pertenecientes al fondo de capital riesgo Portobello, el mayor de España, que ya había recibido dinero público para otras dos de sus empresas participadas.

El Ejecutivo del PSOE y Unidas Podemos, habitualmente receloso de los poderes financieros y de las estructuras contables con origen en Luxemburgo, salvó a Celsa, Isastur, Imasa, Meeting Point, Vivanta y Blue Sea en el mayor acto de generosidad —nunca había autorizado tantos rescates de una sola vez— desde que en junio de 2020 creó un fondo de 10.000 millones de euros gestionado por la SEPI para ayudar a las empresas impactadas por el covid-19. Un vehículo que inicialmente no contemplaba salvar a compañías participadas por 'private equities', cuyos inversores o 'limited partners' suelen tener sus sedes sociales en países de tributación ventajosa.

Portobello ha recibido cuatro rescates en los dos últimos meses. El pasado 3 de mayo, la SEPI concedió un préstamo de 28 millones de euros a Mediterránea de Catering, una compañía que el fondo de capital riesgo había intentado vender justo antes de la pandemia por unos 200 millones de euros. Después, a través de Cofides, el Gobierno le facilitó 15 millones para rescatar a la cadena de gimnasios Supera, adquirida en 2017 por 130 millones en pleno 'boom' por los gimnasios.

Foto: Torre de telecomunicaciones de Ezentis. (Ezentis)

Ayer, Moncloa autorizó 40 millones para Blue Sea Hotels, en la que entró también hace cinco años. Se trata de una pequeña cadena integrada por 25 hoteles, de tres y cuatro estrellas, repartidos principalmente en las Baleares (10 en Mallorca) y Canarias, con cinco en Lanzarote, cinco en Tenerife y uno en Fuerteventura. Portobello también había intentado desprenderse de esta participada a finales de 2019, cuando llegó a pedir una valoración próxima a los 230 millones.

La última en ser rescatada dentro de la cartera del fondo dirigido por Íñigo Sánchez-Asiaín ha sido Vivanta. La ayuda ha ascendido a 40 millones, a través de la concesión de un préstamo participativo por importe de 20,4 millones de euros y otro ordinario de 19,6 millones. Como las dos anteriores, el 'private equity' forzó una venta exprés en 2018, apenas un año después de haber comprado un grupo de clínicas privadas, en una operación por la que pedía 300 millones de euros.

Pero la desinversión de esta cadena de clínicas 'low cost', un sector que después vivió la quiebra de Dentix y antes la de Vitaldent, no salió adelante por el elevado precio que pedía Portobello. Un problema similar al vivido con Mediterránea de Catering y Blue Sea. El motivo de tanta prisa fue que el 'private equity' inició en 2017 el levantamiento de su sexto vehículo, que cerró a principios de 2018 con 600 millones procedentes, en su mayoría, de inversores institucionales internacionales. Un fondo, el mayor de la industria financiera española, para el que necesitaba tener una buena hoja de servicios con el quinto, mediante el traspaso de la cartera precedente.

Foto: Protesta de los trabajadores de Abengoa. (EFE/Julio Muñoz)

La gestora, una de las más veteranas del sector, con un equipo con más de 20 años de experiencia, administra cerca de 1.900 millones de euros de terceros. Según señaló Sánchez-Asiaín en una reciente entrevista en 'Cinco Días', el nuevo objetivo es lanzar el séptimo fondo, pero con un volumen mayor, de hasta 850 millones, ya que, según el directivo, se habían quedado cortos con los 600 millones que ya habían invertido en apenas cuatro años.

Cuanto más grande es el fondo, más ganan los socios. Los gestores de los fondos cobran una comisión mínima por administrar el dinero que les prestan los 'limited partners',. Pero la retribución relevante la consiguen gracias a la comisión de éxito cuando consiguen vender las compañías compradas por encima del precio al que las adquirieron, con una rentabilidad mínima de al menos el 20%. Sánchez-Asiaín y sus socios, Ramón Cerderias, Luis Peñarrocha y Juan Luis Ramírez, se repartieron un dividendo de cinco millones de euros a finales de 2020 a través de Portobello Capital cuando ya la pandemia hacia estragos en sus sociedades participadas.

Otros fondos internacionales optaron por rescatar por sí mismos a empresas en las que estaban invertidos y afectadas por el covid. Como Cinven, que inyectó cerca de 400 millones a la también española Hotelbeds.

El Gobierno de Pedro Sánchez aprovechó el último Consejo de Ministros previo al 30 de junio para aprobar de una tacada los rescates de hasta seis compañías que habían pedido ayuda a la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI). Entre las beneficiadas, se encuentran la cadena de clínicas dentales Vivanta y la hotelera 'low cost' Blue Sea, ambas pertenecientes al fondo de capital riesgo Portobello, el mayor de España, que ya había recibido dinero público para otras dos de sus empresas participadas.

Capital riesgo SEPI Inversores
El redactor recomienda