Es noticia
Menú
Pepe Hidalgo propone a la SEPI el relevo del consejero delegado de Air Europa
  1. Empresas
VALENTÍN LAGO

Pepe Hidalgo propone a la SEPI el relevo del consejero delegado de Air Europa

El aún presidente de la aerolínea reclama la salida de Valentín Lago y su sustitución por Richard Clark ante las desavenencias y el incumplimiento del plan estratégico

Foto: Avión de Air Europa.
Avión de Air Europa.
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

Air Europa va remontando el vuelo poco a poco, gracias a la suave mejora de la demanda, la eliminación de la mayoría de las restricciones a la movilidad y unas buenas perspectivas para la temporada de verano, según datos internos. Pero la aerolínea sigue envuelta en turbulencias entre la familia Hidalgo, aún la mayor accionista de la compañía, y el consejero delegado, Valentín Lago, impuesto por la Sociedad Estatal de Participaciones Patrimoniales (SEPI) tras la concesión del rescate de 475 millones.

Según fuentes próximas a Globalia, el mayor accionista de Air Europa, y al ente público, Juan José Hidalgo, presidente del grupo turístico, ha pedido al organismo controlado por el Ministerio de Hacienda la destitución de Lago como primer ejecutivo. El patriarca de los Hidalgo no ha ocultado desde el primer momento sus desavenencias con el consejero delegado, que fue nombrado hace apenas 12 meses en representación de la SEPI como condición 'sine qua non' para descongelar la ayuda de 475 millones que fue aprobada por el Gobierno.

Pero en las últimas semanas la relación se ha vuelto insostenible desde que Lago, ante el desequilibrio patrimonial de Air Europa, con un agujero de casi 700 millones, invocó en un consejo de administración la posibilidad de solicitar el preconcurso de acreedores como medida de protección. Una alternativa que el consejero delegado puso encima de la mesa debido a que, a partir del 1 de julio, las empresas con fondos propios negativos deben recapitalizarse o acogerse a lo que se llama el 5 bis o paso previo a la declaración de quiebra oficial.

Foto: El CEO de Air Europa, Valentín Lago.

Ante esta posibilidad, el consejo, liderado por tres miembros de la SEPI y dos de la familia Hidalgo, solicitó un informe jurídico al bufete Pérez-Llorca para conocer con detalle qué opciones tenía Air Europa ante su situación virtual de causa de disolución. El despacho de abogados concluyó que el preconcurso debía solicitarse a partir de septiembre de este año, momento a partir del cual la compañía disponía de cuatro meses para que los accionistas actuales o terceros inversores inyectasen dinero fresco o se alcanzase un acuerdo de reestructuración con los acreedores.

Desde hace semanas, Pepe Hidalgo ha pedido a su equipo más próximo, liderado por Richard Clark, que no comparta los datos operativos con Lago, que ha intentado sin éxito implantar un plan estratégico cuyos objetivos se han incumplido por el impacto de las sucesivas variantes del covid-19. La gota que ha colmado el vaso es un reciente viaje de cuatro días del consejero delegado a Bogotá (Colombia) para una reunión comercial, en la que tuvo una intervención de menos de media hora. El presidente ha entrado en cólera al conocer los gastos en los que ha incurrido el primer ejecutivo de la compañía, que el pasado año implantó un plan para reducir los costes al máximo, con sucesivos ERTE incluido para los 4.000 empleados.

Hidalgo ha propuesto a la SEPI que sea Clark, actual director general, el que asuma las funciones del consejero delegado, ya que, en realidad, es el jefe de operaciones de la aerolínea. Pero el organismo público considera que el ejecutivo es un hombre de confianza de la familia, por lo que preferiría elegir a una persona neutral e independiente. No obstante, el presidente considera que con Clark se ahorraría un sueldo muy relevante, como es el del CEO, que percibe 350.000 euros de salario fijo, más un bonus opcional de 85.000 euros.

Foto: Sede de Globalia.

Actualmente, el consejo de administración de Air Europa está compuesto por Pepe Hidalgo y Miguel Ángel Sánchez, director general de Globalia, en representación de los accionistas, y por José Ángel Partearroyo, Juan Manuel Bujía y Valentín Lago, en nombre de la SEPI, el mayor acreedor de la aerolínea. El ente del Ministerio de Hacienda le concedió dos préstamos de 475 millones en noviembre de 2020 para hacer frente a los estragos de la pandemia, con vencimientos relevantes a partir de 2024 y 2025.

De esa cantidad, 240 millones son convertibles en acciones, lo que supondría que la SEPI sería la mayor accionista de la compañía. Una operación que se haría efectiva a partir del próximo año si la sociedad continúa con su desfase patrimonial, salvo que International Airlines Group (IAG) cierre la compra del 100% del capital. La multinacional hispano-británica le ha concedido un préstamo de 100 millones a cambio del 20% del capital, más la opción de negociar en exclusiva la adquisición de la totalidad del capital hasta marzo de 2023. Un deseo que debería superar la oposición de las autoridades de Competencia de la Unión Europea, que el pasado diciembre se opusieron a la integración.

Air Europa va remontando el vuelo poco a poco, gracias a la suave mejora de la demanda, la eliminación de la mayoría de las restricciones a la movilidad y unas buenas perspectivas para la temporada de verano, según datos internos. Pero la aerolínea sigue envuelta en turbulencias entre la familia Hidalgo, aún la mayor accionista de la compañía, y el consejero delegado, Valentín Lago, impuesto por la Sociedad Estatal de Participaciones Patrimoniales (SEPI) tras la concesión del rescate de 475 millones.

SEPI Juan José Hidalgo Air Europa Ministerio de Hacienda Globalia
El redactor recomienda