Es noticia
Menú
HSBC y Caixa venden su deuda de Prisa y Pimco entra como nuevo gran acreedor
  1. Empresas
PAPEL CLAVE EN EL FUTURO DEL GRUPO

HSBC y Caixa venden su deuda de Prisa y Pimco entra como nuevo gran acreedor

El fondo de capital riesgo tendrá un papel decisivo en la reestructuración del balance y del accionariado del grupo propietario de 'El País' y de la Cadena SER

Foto: Sede en Madrid del Grupo Prisa. (EFE)
Sede en Madrid del Grupo Prisa. (EFE)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

Revolución en la cocina de Prisa. Pacific Investment Management Company, conocido como Pimco, uno de las mayores gestoras de renta fija y deuda del mundo, ha comprado en el mercado secundario algo más del 20% del pasivo que adeuda el grupo de medios de comunicación, lo que lo convierte 'de facto' en el primer acreedor del dueño de ‘El País’ y de la Cadena SER.

El fondo estadounidense se ha hecho con el paquete que estaba en manos de HSBC, que de esta forma se desvincula totalmente de la compañía presidida por Joseph Oughourlian y gobernada por un nuevo consejo de administración con perfiles vinculados al PSOE y a Telefónica. Al mismo tiempo, CaixaBank también se ha desprendido de su parte del préstamo.

Foto: EC.

Según han confirmado fuentes financieras, Pimco, uno de los mayores tenedores de deuda pública española, que gestiona dos billones de dólares, ya ha comunicado al consejo de Prisa la compra de esta parte del préstamo de 743 millones (867 millones según las normas internacionales de contabilidad) que aún debe la compañía, carga que arrastra desde hace más de una década tras alcanzar 3.500 millones de deuda.

En consecuencia, el rol del nuevo acreedor, que podría ampliar su posición a costa de BNP o Deutsche Bank y superar el 50% del pasivo, será muy relevante para el futuro del grupo editor de medios, cuyo principal negocio es ahora mismo la venta de libros en Latinoamérica a través de Santillana, ya que tendrá que renegociar un nuevo calendario de pagos a medio plazo, tarea que lidera el nuevo director financiero David Mesonero.

Foto: Vista de la fachada del edificio de la sede en Madrid del Grupo Prisa. (EFE)

En concreto, Prisa tiene que atender en noviembre de 2023 algunos de los compromisos que firmó cuando en octubre del pasado año acordó una extensión de la deuda hasta 2025. La compañía fundada por la familia Polanco consiguió el visto bueno de los acreedores gracias a la venta de Santillana España por 465 millones, dinero que se utilizó para rebajar la deuda total en 400 millones, un 30% del total, y lograr nuevas líneas de liquidez por 275 millones para financiar el plan estratégico .

Aunque el préstamo principal a un tipo de interés medio del 7,1% vence en cuatro años, en menos de dos debe cumplir ciertas obligaciones relativas a una segunda reducción del pasivo pendiente (867 millones a 30 de junio) y a ratios financieras que miden su solvencia, como el ebitda en relación con la deuda global. Según estos compromisos, Prisa no puede tener una métrica entre lo que debe y su beneficio operativo de más de 4,25 veces, múltiplo que este año puede cerrar en cerca de 15 veces. Por tanto, la compañía tendrá que hacer un esfuerzo ingente para lograr los recursos suficientes para reducir drásticamente el endeudamiento o generar más caja.

Foto: EC.

Con este fin, Prisa está embarcada en una separación de los negocios de medios de comunicación y los de educación. El gran problema es la asignación de la deuda actual, ya que gran parte del pasivo está vinculado a la división liderada por ‘El País’, precisamente la que no genera los recursos necesarios para afrontar los pagos a los acreedores. Por tanto, Oughourlian y su nuevo equipo tendrá que negociar con Pimco un nuevo pacto que será definitivo para conocer con qué se puede quedar la compañía y qué debe vender.

Con la venta de estos 250 millones de euros del préstamo, HSBC culmina su salida y desvinculación absoluta de Prisa. El banco británico fue uno de los grandes financiadores durante la gestión de Juan Luis Cebrián como presidente y consejero delegado. Le apoyó en la compra de Sogecable con un crédito de 1.950 millones en 2008, la operación que supuso el inicio del calvario del 'holding' de medios. Pero debido a los continuos incumplimientos del grupo, HSBC se convirtió en uno de los accionistas más destacados —llegó a tener el 14,4% del capital— al canjear la deuda impagada por acciones.

Foto: Cotizaciones en la Bolsa de Madrid. (EFE)

La entidad con sede en Londres siempre mantuvo una actitud constructiva para buscar una solución a la virtual quiebra en que vivió la sociedad hasta las ampliaciones de capital de 2018 y 2019 por cerca de 765 millones. Propuso cambios en la gestión, que terminaron con la salida del propio Cebrián, para aplicar métodos profesionales, ajenos a los distintos intereses de la familia fundadora y de accionistas sobrevenidos también por los impagos, como Banco Santander, Telefónica y CaixaBank. El pasado mes de enero, vendió a la multinacional francesa Vivendi casi el 10% del capital que aún tenía en Prisa a Vivendi por 53 millones.

CaixaBank, junto con la antigua Caja Madrid, el ya desaparecido Banesto (hoy Santander), Natixis y BNP Paribas, también participó en ese crédito de 1.950 millones. El banco de Criteria también se quedó con hasta un 4% del grupo de medios, pero, para evitar potenciales conflictos, se desprendió tiempo atrás de esta participación. Ahora ha hecho lo propio con los 35 millones que aún mantenía del préstamo y que han ido a parar a un fondo especializado de deuda. La operación ha sido intermediada por Bank of America.

Revolución en la cocina de Prisa. Pacific Investment Management Company, conocido como Pimco, uno de las mayores gestoras de renta fija y deuda del mundo, ha comprado en el mercado secundario algo más del 20% del pasivo que adeuda el grupo de medios de comunicación, lo que lo convierte 'de facto' en el primer acreedor del dueño de ‘El País’ y de la Cadena SER.

HSBC BNP Paribas Manuel Polanco Noticias de Telefónica
El redactor recomienda