El número dos de 'la Caixa' deja Barcelona y se instala en el oasis de Madrid
  1. Empresas
ÉXODO DE EMPRESARIOS

El número dos de 'la Caixa' deja Barcelona y se instala en el oasis de Madrid

Marcelino Armenter, el consejero delegado del brazo inversor de la entidad financiera, se muda a la capital de España siguiendo el éxodo de grandes directivos de empresas catalanas

Foto: Foto: Reuters.
Foto: Reuters.
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

Madrid ha aprovechado la crisis política y social de Cataluña para convertirse en una plaza deseada por turistas, grandes fortunas latinoamericanas y empresarios en busca de un ecosistema impositivo agradable para el dinero, el más bajo de España, lo que se ha traducido en duras acusaciones por parte de otras regiones que la han calificado como “paraíso fiscal”. Uno de los últimos ejecutivos en instalarse en la capital es Marcelino Armenter, el consejero delegado de Criteria Caixa, mano derecha de Isidro Fainé, que ha preferido los encantos de la Cibeles a la crispación de Barcelona.

Según han confirmado hasta tres fuentes, Armenter, el número dos del 'holding' inversor de ‘la Caixa’ ha decidido mudarse de la Ciudad Condal a Madrid. La explicación formal es “por asuntos personales”, ya que uno de sus hijos se ha venido a la capital, aseguran fuentes próximas a su entorno, que a su vez certifican que el núcleo familiar se ha quedado en Barcelona. Sobre todo porque su mujer trabaja precisamente en el departamento de Becas de la caja catalana presidida por Isidro Fainé, que cada año concede millones de euros en ayudas para estudiantes.

Foto: 'Skyline' de Madrid. (Reuters)

Otras fuentes indican que su decisión de residir en Madrid se debe al cambio de perfil de Criteria Caixa, de la que es consejero delegado desde marzo 2019. El 'holding' de ‘la Caixa’, que gestiona unos 24.000 millones de euros, se ha centrado en comprar pequeñas participaciones en empresas privadas o cotizadas tras deshacerse de Abertis y de Repsol en 2018, en lugar de tomar paquetes significativos en grandes compañías como hacía hasta hace tres años. Una nueva estrategia que le obligaba a estar más tiempo en la capital de España, donde anteriormente ya pasaba entre dos y tres días a la semana.

Fuentes oficiales de Criteria Caixa han declinado hacer ningún comentario sobre esta información. Tampoco han querido responder a si su nueva domiciliación también implica un cambio de residencia fiscal. De ser así, supondría una importante rebaja en el pago de impuestos. Según fuentes consultadas, el mismo sueldo en la capital o en la Ciudad Condal conlleva una reducción del IRPF de entre cuatro y cinco puntos. Aunque Criteria no especifica el salario de Armenter, el consejo percibe unos emolumentos totales de unos 5,9 millones. Sus cuatro directivos miembros de la cúpula perciben 2,3 millones.

Como ejemplo, un alto directivo de una empresa del Ibex gana de media unos 800.000 euros anuales. Un sueldo por el que en Cataluña paga 366.583 euros por IRPF, mientras que en Madrid se reduce a 336.525 euros. Un 8% menos o 30.000 euros más de salario. Además, Madrid es la única comunidad autónoma que no aplica el impuesto sobre el patrimonio, lo que supone un incentivo adicional a la atracción de personas adineradas. Hay que tener en cuenta que el impuesto sobre el patrimonio se abona allí donde reside el contribuyente, con independencia del lugar en el que se ubique su riqueza.

Madrid es la única comunidad que no aplica el impuesto sobre el patrimonio, un incentivo adicional a la atracción de personas adineradas

La diferencia aún es mayor a la hora de cobrar la liquidación de sus paquetes complementarios, como planes de pensiones, seguros y otros complementos retributivos si el ejecutivo se jubila. Armenter, nacido en Las Palmas de Gran Canaria y licenciado en Administración de Empresas, tiene 64 años, por lo que está en la recta final de su extensa carrera profesional. Una vida dedicada desde 1985 a ‘la Caixa’, donde ha sido director de Auditoría y Control Interno, responsable de participadas, director general de Caixa Holding, director general de Riesgos y consejero de Inbursa, CaixaBank y Naturgy.

El 'dumping' de Rufián

A raíz del referéndum ilegal por la independencia de 2017, numerosos directivos de empresas catalanas se instalaron en Madrid. En primer lugar, porque las compañías trasladaron su sede social por la incertidumbre jurídica. Se calcula que unas 3.500. Un movimiento que bastantes ejecutivos aprovecharon para mudarse fiscalmente a la capital. Otros no, como Josep Oliu, presidente del Banco Sabadell, que se instaló en Madrid, pero siguió pagando sus impuestos en Cataluña.

Un éxodo continuo que provocó que los políticos en favor de la ruptura con España, como Gabriel Rufián, de ERC, acusase a la comunidad de Ayuso de ser "un chiringuito que se ha montado la derecha en los últimos 25 años". El fino economista añadió hace ahora un año que "hay que acabar con el 'dumping' fiscal" que ejerce Madrid porque beneficia a las grandes empresas y fortunas. Maria José Montero, ministra de Hacienda, se comprometió una semana más tarde a acabar con esta situación y buscar una armonización de impuestos.

Foto: El portavoz de ERC, Gabriel Rufián. (EFE) Opinión

Este verano, Ximo Puig, presidente de la Generalitat Valenciana, pidió que Madrid compensase al resto de España gravando a las rentas más altas por los efectos económicos de su capitalidad y la progresiva acumulación de riqueza y poder político. Exigió un impuesto contra Madrid. La polémica desató una guerra entre los propios ministros del Gobierno de Pedro Sánchez, como Montero (Hacienda) y José Luis Escrivá (Seguridad Social), que se desmintieron mutuamente, amén de las críticas furibundas de Ayuso.

Madrid ha aprovechado la crisis política y social de Cataluña para convertirse en una plaza deseada por turistas, grandes fortunas latinoamericanas y empresarios en busca de un ecosistema impositivo agradable para el dinero, el más bajo de España, lo que se ha traducido en duras acusaciones por parte de otras regiones que la han calificado como “paraíso fiscal”. Uno de los últimos ejecutivos en instalarse en la capital es Marcelino Armenter, el consejero delegado de Criteria Caixa, mano derecha de Isidro Fainé, que ha preferido los encantos de la Cibeles a la crispación de Barcelona.

Isidre Fainé Ximo Puig
El redactor recomienda