Los Polanco pierden el poder y otros 32 millones por la caída en bolsa de Prisa
  1. Empresas
250 MILLONES EN CINCO AÑOS

Los Polanco pierden el poder y otros 32 millones por la caída en bolsa de Prisa

Grupo Timón, la compañía desde la cual la familia gestiona sus inversiones inmobiliarias, hoteleras, en energías renovables y en Prisa, ha decidido deteriorar en casi 32 M su participación del 7,6%

placeholder Foto: Vista de la fachada del edificio de la sede en Madrid del Grupo Prisa. (EFE)
Vista de la fachada del edificio de la sede en Madrid del Grupo Prisa. (EFE)

La familia Polanco, fundadora de ‘El País’, ha perdido prácticamente toda su influencia en Prisa, el grupo de medios de comunicación más influyente de España desde la Transición. Los descendientes de Jesús de Polanco, el creador de este 'holding' al calor de la llegada al poder del Partido Socialista, se han apuntado unas pérdidas de 31,8 millones de euros por la inversión que aún mantienen a duras penas en la sociedad, editora también de la Cadena SER. Unos números rojos que en los últimos cinco años ascienden a más de 200 millones.

Según datos oficiales, Grupo Timón, la compañía desde la cual la familia gestiona sus inversiones inmobiliarias, hoteleras, en energías renovables y en Prisa, ha decidido deteriorar en casi 32 millones su participación del 7,6% en la compañía de medios de comunicación. “A lo largo del ejercicio 2020 se han producido caídas generalizadas en los mercados bursátiles provocadas por la expansión del coronavirus. Esto ha afectado a la cotización de la inversión que mantiene Aherlow en Prisa y por tanto a la valoración de este activo”, sostiene el último informe anual de 2020.

Aherlow es la filial tenedora de las acciones del grupo de medios y educación. Esta sociedad tenía un patrimonio a finales de 2019 de 74,5 millones de euros, ya que acudió a las dos ampliaciones de capital que Prisa llevó a cabo en 2018 y 2019 por 763,2 millones. Para ello, los Polanco pidieron un crédito a Banco Santander por 47 millones de euros. Una línea de financiación que les obligaba a cumplir determinadas ratios. Pero la caída en bolsa de la editora de ‘El País’ tras la irrupción del covid-19 provocó una ruptura de estas ratios, por lo que la familia pidió a Ana Botín que les eximiese por seis meses de esos deberes.

Foto: Sede de Prisa. (EFE)

Botín ejercía en esos momentos una gran influencia en el consejo de administración de Prisa, donde tenía a Javier Monzón, íntimo amigo suyo y consejero de varias filiales del banco, como presidente. La presidenta del Santander concedió hasta un año a los Polanco para cubrir ese agujero, prórroga que extendió el pasado mes de marzo hasta enero de 2022, fecha en la que vence el préstamo. Las garantía de ese crédito son las acciones de Prisa, que la familia suscribió a 1,33 euros en ambas ampliaciones de capital de 2018 y 2019. Actualmente, la cotización se cambia en bolsa a 0,86 euros, por lo que la pérdida latente es del 35,33%.

Pero desde diciembre de 2020, cuando Joseph Oughourlian, máximo accionista de Prisa, con el 29,7% del capital a través del fondo Amber, provocó la dimisión de Monzón con la ayuda de Telefónica (9,9%), las relaciones de poder han cambiado totalmente. Los Polanco han perdido toda influencia en la compañía e incluso han renunciado a la presidencia de honor, en manos de Ignacio Polanco. La aparición de la multinacional francesa Vivendi, que ha comprado el 10% de la sociedad y que apoya a Oughourlian, ha desequilibrado completamente los dos bandos del accionariado. El grupo formado por los Polanco, Santander y el mexicano Carlos Fernández apenas suma el 16% del capital, frente al 50% que agrupan Amber, Telefónica y Vivendi.

placeholder Manuel Polanco (derecha) y Javier Monzón (centro).
Manuel Polanco (derecha) y Javier Monzón (centro).

Oughourlian ha acabado con la mayoría del equipo directivo próximo a los Polanco, como Augusto Delkáder y Pedro García Guillén, y ha cambiado a gran parte del consejo de administración. El banquero de inversión ha nombrado a personas próximas al Partido Socialista y a Telefónica, como Miguel Barroso y Rosauro Varo, además de cambiar al secretario del consejo y al presidente de Santillana. Ante tal rodillo, los Polanco pidieron sin ningún éxito en la última junta general de accionistas que se les tuviera más en cuenta a la hora de tomar decisiones estratégicas.

Los Polanco han dado por perdidos cerca de 250 millones en acciones de Prisa en los últimos cinco años. En 2016, la familia tenía una parte de su inversión en el 'holding' de medios y educación a través de Otnas, filial que en ese momento ya reconocía un deterioro de 165 millones. En aquel momento, los fundadores aún mantenían el 17,5% del capital, eran los mayores accionistas y el valor se cambiaba en bolsa a 5,77 euros por título.

Dentro de apenas seis meses, lo que queda de la familia deberá devolver los 45 millones que adeuda al Santander, ya que, en caso contrario, el banco se quedaría con su participación. En esa circunstancia, Botín tendría casi un 12% de Prisa en su cartera, puesto que aún retiene un 4% desde hace más de ocho años.

Ana Patricia Botín Ignacio Polanco Vivendi Rosauro Varo Noticias del Grupo Prisa Manuel Polanco
El redactor recomienda