Guerra en Air Europa: Hidalgo sacrifica a su hija para enfrentarse al CEO de la SEPI
  1. Empresas
DESTITUCIONES

Guerra en Air Europa: Hidalgo sacrifica a su hija para enfrentarse al CEO de la SEPI

Richard Clark asume la dirección general de la aerolínea, en sustitución de María José Hidalgo, con la misión de ejercer de oposición al mandato de Valentín Lago

placeholder Foto: Reuters.
Reuters.

Turbulencias de gran calado en la cúpula directiva de Air Europa, aún propiedad de la familia Hidalgo, a la espera de la venta a Iberia, pero cuya gestión está ya controlada por la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI) desde que le concedió el rescate de 475 millones de euros. Juan José Hidalgo, el todavía presidente y dueño, ha sacrificado a su hija, María José Hidalgo, y ha reforzado el papel de Richard Clark como director general para ejercer de oposición al nuevo consejero delegado, Valentín Lago, impuesto en marzo por el ente público, según pudo saber El Confidencial y ha confirmado públicamente la compañía este viernes al mediodía.

Lago prescindió hace apenas una semana de Andrés Bello como director de Operaciones de Air Europa, después de 17 años en el cargo en la aerolínea. La destitución de Bello se explicó internamente como una “decisión personal de dar un paso a un lado y regresar a sus funciones como comandante de 787 para dedicarle más tiempo a su familia y disfrutar de manera más intensa de ambas pasiones”. Pero, según fuentes internas, en realidad fue un relevo impuesto por el consejero delegado, que en su lugar nombró a José Guardiola, en contra de la opinión del presidente.

Foto: Un avión de Air Europa en el aeropuerto de Moses Lake, en Washington. (Reuters)

En respuesta a esta decisión, Pepe Hidalgo ha decidido sustituir a su propia hija como directora general de Air Europa y nombrar a Richard Clark, que hasta la fecha era subdirector general y miembro del comité de dirección de Globalia, la matriz de Air Europa. Clark es un hombre de máxima confianza del veterano presidente, ya que está en el grupo desde hace 34 años. Con esta decisión, adoptada en el consejo de administración celebrado este jueves, el máximo accionista del 'holding' turístico pretende hacer frente a Lago, que fue nombrado consejero delegado sin su visto bueno y como condición 'sine qua non' por parte de la SEPI para recibir los 475 millones del rescate público.

“Deseamos a Richard Clark los mejores éxitos en su nueva responsabilidad y contamos con vuestra máxima colaboración y apoyo en esta nueva etapa. Quiero transmitir mi gratitud a María José por el trabajo que ha llevado a cabo a lo largo de estos años, su esfuerzo y profesionalidad”, señala el comunicado interno, en el que Pepe Hidalgo fuerza a su hija, que como los otros dos hermanos está a la espera de la compra por parte de Iberia, a dar un paso al lado para poner a una persona con carácter y defender los intereses de la familia y el equipo de confianza del presidente.

Foto: EFE.

“María José Hidalgo continuará como consejera delegada de Globalia Corporación Empresarial, por lo que seguiremos contando con su experiencia y dedicación”, agrega el comunicado firmado solo por Juan José Hidalgo Acera (Pepe Hidalgo). La nula relación del presidente con Lago es tal que impidió que el consejero delegado enviase correos electrónicos a toda la planilla para presentarse ni dar ánimos a los trabajadores ante la situación tan difícil por la que atraviesa Air Europa debido al impacto del covid-19.

Además del enfrentamiento con el máximo accionista de Air Europa, Lago también ha tenido un rifirrafe importante con los pilotos, que rechazaron el plan de recorte de sueldos para ayudar a la compañía a navegar la tormenta de la pandemia. Los miembros del Sepla no aceptaron las nuevas condiciones propuestas por el consejero delegado al esgrimir que él tenía un sueldo de más de 435.000 euros, bonus incluido.

Air Europa ya ha gastado los 475 millones que le concedió la SEPI, debido a que no se han cumplido las previsiones de tráfico aéreo por las continuas restricciones a la movilidad entre países. La compañía confía en hacer un buen verano, pero lo cierto es que solo está facturando cerca de un 40% respecto a un año normal. De no llegar la autorización de la Comisión Europa antes de fin de año, la aerolínea necesitaría una segunda aportación de dinero público porque correrá el riesgo de quiebra.

Air Europa Juan José Hidalgo SEPI CEO Globalia
El redactor recomienda