¿Un café o un 'like' de Instagram? Las redes sociales moldean las relaciones de los jóvenes
  1. Empresas
ENCUENTRO FUNDACIÓN LA CAIXA-EL CONFIDENCIAL

¿Un café o un 'like' de Instagram? Las redes sociales moldean las relaciones de los jóvenes

La popularización de las redes sociales ha generado fenómenos paradójicos. Casi un 30% de los jóvenes admite sentir soledad a pesar de ser la generación más conectada de la historia

La irrupción de las nuevas tecnologías, con internet y los 'smartphones' a la cabeza, ha cambiado por completo la forma en que los seres humanos nos relacionamos. Un cambio especialmente reseñable para esas generaciones que ya han nacido con un móvil bajo el brazo, desde los 'millennials' hasta los 'centennials'.

[VÍDEO | Vea aquí el encuentro completo]

Para abordar los cambios en las relaciones humanas, El Confidencial organizó de la mano de Fundación la Caixa la mesa redonda ‘La vida líquida’, la cuarta y última del ciclo de encuentros 'Jóvenes poscovid: cuatro miradas sobre la generación que cambiará la historia'. El debate, que se celebró en el auditorio CaixaForum de Madrid, contó con la participación de Liliana Arroyo, socióloga, investigadora en Esade, experta en innovación digital e impacto social; Óscar Espiritusanto, periodista y profesor en la Universidad Carlos III de Madrid; Clara Cortés, graduada en psicología y ganadora del premio literario La Caixa/Plataforma, y María Esclapez, psicóloga y creadora de contenido en redes sociales.

placeholder Clara Cortés, graduada en psicología y ganadora del premio literario La Caixa/Plataforma.
Clara Cortés, graduada en psicología y ganadora del premio literario La Caixa/Plataforma.

El filósofo polaco Zygmunt Bauman retrató los cambios en las relaciones entre personas en tres obras escritas a principios de siglo (‘Amor líquido’, ‘Vida líquida’ y ‘Tiempos líquidos: vivir una época de incertidumbre’). Bauman llegó a la conclusión de que existe el deseo de romper con las estructuras e instituciones fijadas. Esta idea ha potenciado el individualismo en un entorno en el que cada ser humano es libre para moldear su propio futuro.

¿Son de verdad los jóvenes tan individualistas? ¿Se sienten más solos? ¿Han cambiado las relaciones personales por las virtuales? Lo que sí tiene claro María Esclapez, psicóloga y creadora de contenido en redes sociales, es que la percepción del amor ha cambiado en los últimos años. “Nos hemos acostumbrado a que el amor sea de usar y tirar. Nos quedamos con unas relaciones y una forma de vivirlas muy superficiales, muy sexuales, sin ahondar en el cariño, la comprensión, el apoyo, el respeto o la comunicación. Confundimos enamoramiento con amor”.

"Nos hemos acostumbrado al amor de usar y tirar. Nos quedamos con unas relaciones y una forma de vivirlas muy superficiales" (Esclapez)

Ese consumo ‘fast food’ de las relaciones sentimentales es un signo de unos tiempos en que la ansiedad y la frustración están a la orden del día, especialmente debido a las turbulencias económicas de los últimos años. Así lo señaló Liliana Arroyo, socióloga, investigadora en Esade, experta en innovación digital e impacto social y autora del libro ‘Tú no eres tu selfi. Nueve secretos digitales que todo el mundo vive y nadie cuenta’: “Hay dos generaciones que comparten un relato del imaginario social que se rompe. La pandemia ha hecho de catalizadora. Ya no nos creemos la promesa de una vida mejor que nunca llega, no se sostiene”.

El relato, por el que se supone que el progreso social otorga a una generación todas las herramientas para vivir mejor que la anterior, ha explotado en mil pedazos, y los jóvenes son plenamente conscientes de ello. “A mi edad, mis padres se habían casado y tenían una casa. De pequeña, ser mileurista era sinónimo de precariedad, pero ahora yo daría cualquier cosa por cobrar 1.000 euros al mes. No es que no sea como mis padres, es que no soy ni las migajas de lo que ellos fueron”, lamentó Clara Cortés, graduada en psicología y ganadora del premio literario La Caixa/Plataforma.

Tecnología que complementa al día a día

Cuando Arroyo escribió ‘Tú no eres tu selfi’, la socióloga salió en busca de jóvenes para preguntarles cómo vivían su realidad, tanto en el entorno físico como en el virtual. La respuesta le sorprendió, ya que los jóvenes siguen valorando el espacio físico y tradicional, más cercano a las viejas formas de socialización: “Las herramientas son diferentes, aunque para relacionarse no sustituyen un café por un 'like' en Instagram”, señaló.

Para los 'millennials', esas herramientas han venido a difuminar las fronteras de las relaciones personales a la vez que potencian otras que, debido a las distancias, serían imposibles de mantener. “Si no hubiese contado con foros o internet, no habría podido acceder o conocer a muchas personas de mi vida. Yo no puedo mantener según qué relaciones si no es por las redes sociales. Creo que son más beneficiosas que perjudiciales. La vida no se distingue entre real y digital. Se complementa”, explicó Cortés.

placeholder Óscar Espiritusanto, periodista y profesor en la Universidad Carlos III de Madrid.
Óscar Espiritusanto, periodista y profesor en la Universidad Carlos III de Madrid.

En ese sentido, Óscar Espiritusanto, profesor y autor de ‘Generación Z: móviles, redes y contenido generado por el usuario’, señaló un fenómeno que había observado entre sus estudiantes. “Un 30% de alumnos puede dejar el teléfono y desconectar por completo en vacaciones al llegar a su pueblo. Pero lo consideran imprescindible al llegar a la ciudad". La respuesta es sencilla: el 'smartphone' se ha convertido en una herramienta de socialización con la que estar conectados en todo momento con sus círculos más cercanos.

Soledad frente a una pantalla

Un estudio de YouGov reveló que un 22% de los 'millennials' reconocía no tener un amigo de verdad y un 30% aseguraba sentirse solo, siempre o con frecuencia. Para Esclapez, es importante reseñar que esa percepción de soledad contrasta con la compañía que encuentran en las redes, aunque estas los alejan del contacto personal. "Las redes sociales son una herramienta muy buena para conectar y estar en contacto continuo, pero pueden ser perjudiciales. Nos apartan de la vida real, que nos hace trabajar la introspección”, aseguró.

Para Arroyo, esas cifras revelan “que el concepto de soledad ha cambiado”. La socióloga considera sorprendentes aspectos como que "la generación más conectada de la historia tenga una percepción altísima de soledad". Además, expuso el creciente número de jóvenes que multiplican su presencia en redes sociales… aunque limitan su exposición: “Veo personas con dos cuentas en Instagram: una con miles de seguidores donde cuentan todo lo perfecto; otra con un grupo de gente reducida en la que muestran su cara más humana”, indicó.

Espiritusanto cerró el debate haciendo un llamamiento a la prudencia a la hora de compartir datos en redes. A pesar de ser dos generaciones nativas en el uso de nuevas tecnologías, el profesor y escritor reiteró los peligros de que tanto 'millennials' como 'centennials' no controlen quién posee su información personal. “Ven las 'apps' como algo amigable y no se dan cuentan de que, al aceptar las condiciones, se concede acceso a datos, fotos, contactos o calendarios a grandes corporaciones que pueden ceder y vender esa información, lo que lleva a casos como el de Cambridge Analytica”, concluyó.

Redes Sociales Millennials Eventos EC
El redactor recomienda