Proceso sobre Albirana

Blackstone pone en venta las viviendas en alquiler de la antigua Catalunya Caixa

El fondo ultima la venta de un paquete de viviendas de Albirana Properties, socimi heredera de los activos que adquirió a la antigua Catalunya Caixa. La operación está prevista para septiembre

Foto: Blackstone adquirió la antigua Catalunya Caixa Inmobiliaria. (EFE)
Blackstone adquirió la antigua Catalunya Caixa Inmobiliaria. (EFE)
Adelantado en

El mayor inversor en el sector inmobiliario patrio ha vuelto a pulsar el botón de las ventas. Blackstone ha decidido iniciar el proceso de desinversión de las viviendas que adquirió a la antigua Catalunya Caixa (entidad actualmente integrada en BBVA) y que tiene agrupadas bajo el paraguas de Albirana Properties.

Esta socimi ha encargado valorar sus activos para, en septiembre, llevar a una Junta General Extraordinaria la transmisión de una parte de su cartera, perímetro que todavía está por terminar de definirse, pero que previsiblemente alcanzará a miles de pisos.

Con una cartera total de 10.878 activos, Albirana concentrará esta operación en activos que hayan cumplido ya tres años bajo su control, al ser este el tiempo mínimo que exige la normativa de socimis mantener los inmuebles para poder beneficiarse del especial régimen fiscal de estos vehículos, que están exentos de tributar por Sociedades.

Dentro de este marco entrarían las más de 5.000 viviendas con las que salió a bolsa la socimi en marzo de 2017, valoradas entonces en 168 millones. Tres años después, y con el doble de activos, Albirana alcanza los 547 millones de euros. Cataluña es el principal mercado, con un peso del 60%, seguida de Madrid y Valencia; y el ratio de ocupación de las viviendas apenas supera el 70%.

Blackstone también ha vendido viviendas de Fidere. (EFE)
Blackstone también ha vendido viviendas de Fidere. (EFE)

Aunque tanto Albirana como Anticipa, gestora de estos pisos que también es propiedad de Blackstone, han declinado realizar comentarios, las fuentes consultadas por El Confidencial aseguran que el grueso de la desinversión se concentrará en Cataluña, un mercado que en los últimos tiempos se ha visto seriamente castigado por la normativa aprobada por la Generalitat, que favorece la ocupación y que ha hecho llevarse las manos a la cabeza a numerosos inversores institucionales. Las mismas fuentes señalan que la cartera en venta prevista para la vuelta de verano también contemplaría activos en la Comunidad Valenciana.

Esta desinversión debe verse bajo un prisma más general dentro de toda la estrategia de Blackstone para el mercado español. Hace casi dos años que el gigante estadounidense tiene en marcha un plan de progresiva desinversión de los activos que adquirió tras la crisis inmobiliaria de hace una década, como ya ha puesto de manifiesto con operaciones como la venta de las oficinas de la socimi Corona o los tres edificios de viviendas que traspasó a Vivenio el verano pasado, procedentes de Fidere.

Este ejercicio, el fondo quería haber continuado con este ritmo de desinversiones pero el decreto del estado de alarma, y la decisión de la Generalitat de suspender el derecho de tanteo o retracto que tiene sobre las viviendas procedentes de ejecuciones hipotecarias, obligó al fondo a echar el freno.

Albirana se construyó, en gran parte, sobre las viviendas que se fueron ejecutando por las hipotecas impagadas de la antigua Catalunya Caixa. Préstamos que todavía protagonizaron titulares hace un año, cuando Blackstone vendió a CarVal créditos problemáticos por valor de más de 1.000 millones, todo ellos procedentes de Proyecto Hércules, nombre con el que se bautizó en 2014 a la venta de las hipotecas subprime de Catalunya Caixa. Cuando el fondo compró esta cartera (de forma efectiva en 2015), agrupaba más de 100.000 hipotecas 'subprime' (morosas o refinanciadas) por valor de 5.670 millones de euros y con una exposición del 80% a Cataluña.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios