Deja fuera las viviendas sociales

Blackstone calienta la venta de Fidere con una campaña de ofertas a derribo

La socimi, con activos valorados en más de 1.000 millones, ha lanzado una agresiva campaña para nuevos inquilinos, justo cuando ultima el diseño del proceso de venta del grueso de su cartera

Foto: Fidere es una de las mayores empresas de vivienda en alquiler de España.
Fidere es una de las mayores empresas de vivienda en alquiler de España.

"¡Promoción de bienvenida! Descuento inicial de 1.440 euros, si reservas la vivienda antes del 30 de junio de 2019”. Con llamadas de atención como esta, Fidere está comercializando sus viviendas desde hace semanas, una agresiva campaña que, inicialmente, estaba acotada hasta el pasado 21 de mayo, pero que la socimi de Blackstone ha ampliado hasta finales del próximo mes, coincidiendo con el proceso de venta que ha puesto en marcha el fondo estadounidense sobre el grueso de la cartera de Fidere.

Como adelantó El Confidencial, Blackstone ultima el lanzamiento de varias carteras con diferentes activos procedentes tanto de inversiones maduras, como ocurre con esta socimi, como de todo el ladrillo que compró a Banco Santander. Dentro de este esquema general, el fondo ha decidido desprenderse de la mayoría de los activos que conforman Fidere, según afirman fuentes conocedoras, que cifran en más de la mitad el número de pisos que ha decidido sacar al mercado Blackstone.

Teniendo en cuenta que la socimi cuenta con unas 6.500 casas, se estaría hablando de unas 3.500 viviendas, dentro de las cuales, el objetivo del fondo es que no haya ninguno de los 1.850 hogares que adquirió hace seis años a la Empresa Municipal de la Vivienda Social (EMVS). Frente a estos rumores, desde la compañía han asegurado que el paquete sobre el que se está diseñando la cartera ronda los 1.000 hogares.

Pero, para elevar la puja, es clave conseguir las mayores cifras de ocupación y renta posibles, dos objetivos que ganan enteros con la campaña de rebajas que acaba de lanzar Fidere. Según puede comprobarse en diferentes portales inmobiliarios, en función de la vivienda, la denominada 'oferta de bienvenida' equivale a entre una y seis mensualidades de descuento, gancho al que suma no tener que pagar la comisión de agencia.

Justo un año después de refinanciar la socimi y repartirse un dividendo extraordinario de 111 millones, Blackstone vende la mayoría de Fidere

Coincidencia o consecuencia, la realidad es que a esta promoción se une una estudiada estrategia que garantiza un incremento de los ingresos a partir del tercer año de alquiler y hasta el quinto, precisamente los ejercicios en los que se ha ampliado el periodo de vida de los contratos con la nueva normativa que tanto han criticado los grandes patrimonialistas.

La fórmula para garantizar este aumento de ingresos consiste en promocionar como ventaja el no tener que hacer frente a pago del IBI y de la comunidad, dos cargos que, en principio, corresponden al propietario. Así, en esta campaña, Fidere ofrece a sus inquilinos estar exentos de los gastos de comunidad durante tres ejercicios, y del impuesto de bienes inmuebles durante dos, importantes cargos que el futuro comprador tiene garantizado haber trasladado al inquilino.

Toda esta estrategia comercial, y la decisión de vender Fidere, llega justo un año después de que Blackstone preparara a su socimi para el proceso de venta, precalentamiento que llevó a cabo con la refinanciación de 543 millones de deuda, con nuevo préstamo a dos años prorrogable hasta cinco, y el dividendo extraordinario que se llevó el fondo estadounidense de 111 millones.

La socimi valora todos sus activos, según la última tasación oficial, realizada a cierre de 2018 por Gesvalt y Tasibérica, en 1.090,7 millones de euros para toda la cartera, con lo que la venta de la mayoría de vivienda garantiza la salida al mercado de una cartera del entorno de los 600 millones, tamaño en el que Blackstone prevé situar el tope máximo de su primera oleada de desinversiones.

Entre las principales incertidumbres que hay en torno a la cartera de Fidere, destaca la mala noticia que saltó a la socimi a finales del año pasado, cuando Hacienda le reclamó 29,5 millones "como responsable solidario de la deuda tributaria atribuible al Grupo Isolux Corsán por el concepto impuesto sobre sociedades de los ejercicios 2009 y 2010", deuda que limita la venta de las viviendas que el fondo adquirió a la quebrada constructora, y que agrupó bajo la sociedad Fidere IP4, ya que hasta que no se resuelva la disputa el fisco podría reclamarlas como garantía.

Empresas
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios