fidere, anticipa, aliseda y corona

Blackstone, el mayor comprador de ladrillo español, prepara una oleada de ventas masiva

Prepara varias procesos con los primeros activos que compró en España, como Fidere, y con ladrillo del Popular. El tamaño de cada cartera oscilará entre 50-300M, aunque alguna podría llegar a 600M

Foto: Blackstone prepara la venta de activos de Fidere, una de sus filiales de pisos de alquiler.
Blackstone prepara la venta de activos de Fidere, una de sus filiales de pisos de alquiler.

El gran casero de España empieza a poner el cartel de ‘se vende’. Blackstone está preparando una oleada de carteras con las que prevé dar salida a las primeras inversiones que realizó en nuestro país, como la socimi Corona o las viviendas de Fidere, y también con las que iniciará el desagüe del ladrillo de Popular.

Según han confirmado varias fuentes conocedoras, el fondo ultima actualmente el diseño de varias carteras, con las que empezar a rotar parte de los 20.000 millones de euros que ha invertido en el ladrillo patrio desde que empezó la crisis.

Tras varios meses analizando la mejor estrategia, finalmente, Blackstone ha apostado por sacar mayoritariamente al mercado muchos portfolios de tamaño pequeño, entre 50 y 300 millones, con la idea de afinar más el tiro, aunque también está trabajando en algunos de tamaño mayor, que podrían llegar hasta los 600 millones. En total, el fondo sacará de golpe al mercado varios miles de millones de ladrillo español antes de verano.

Tras varios meses analizando todas sus opciones, el fondo ha apostado por lanzar muchas carteras pequeñas, de entre 50 y 300 millones la mayoría

Su jugada consiste en vender a inversores que operan con un coste de capital menor y, por tanto, pueden pagar importes superiores, como los fondos de pensiones y las aseguradoras, una estrategia que ya ha testado con operaciones como la venta de las oficinas de Hispania a Zurich.

Pero la hoja de ruta de Blackstone también va dirigida a ofrecer a otros fondos que operan en el mercado las piezas que les faltan para completar su propio puzle, ya sea para crecer en un tipo de activo, en un área geográfica concreta o por que estén interesados en aumentar el tamaño del 'servicer' o la promotora que posean.

Detrás de este planteamiento de afinar mucho las carteras para ajustarse a demandas concretas está la experiencia vivida por el fondo con la socimi Corona, decana de sus inversiones en nuestro país, que sacó al mercado a principios del pasado verano sin el éxito esperado.

Entonces, se replanteó la estrategia y apostó por trocear el vehículo, ofreciendo por una parte los edificios ubicados en los números 44 y 46 de la madrileña avenida de Manoteras, y, por otro lado, dando salida poco a poco al resto. Todo ello, con el objetivo de sacar el máximo rendimiento posible, al intentar afinar al máximo el tiro.

Vende, pero también compra

Desde el fondo, reconocen: “Estamos iniciando una fase de estudio sobre una pequeña parte de nuestra cartera en el que todas las alternativas son posibles”. No obstante, puntualizan que esta estrategia vendedora de Blackstone no está reñida con la posibilidad de seguir viendo al gigante de la inversión en posición compradora.

“Es normal una rotación de activos más maduros, pero a la vez seguimos en procesos de inversión. Desde 2013, hemos invertido más de 20.000 millones en todos los segmentos del sector inmobiliario: residencial, logístico, oficinas, hoteles, suelo. En los últimos 12 meses, hemos invertido más de 3.000 millones en España. Así que, en términos netos, seguimos aumentando mucho nuestra inversión en España”.

Aunque es cierto que Blackstone ya ha lanzado algunos procesos, como los citados de Hispania y Corona, o la cartera de hoteles que acaba de encargar a Deloitte, la realidad es que el movimiento que ultima es mucho más importante, y supone el pistoletazo de salida al desagüe de todo el ladrillo que ha ido adquiriendo en los últimos seis años.

Un movimiento que todos los participantes del sector esperan con gran interés, ya que se trata del mayor fondo inmobiliario de España y, por tanto, la estrategia que decida puede mover todo el mercado, además de jugar un papel clave en la estrategia de crecimiento de otros fondos que han entrado más tarde y que todavía están en fase compradora.

La vivienda en alquiler va a protagonizar gran parte de la estrategia vendedora del fondo en un momento especialmente candente de este mercado

Los planes de Blackstone van dirigidos a ir vendiendo carteras de sus diferentes sociedades con la excepción de la plataforma hotelera, en la que sí irá ajustando, como se ha visto con los NH de Madrid, para quedarse solo con establecimientos vacacionales que cumplan su criterio. De hecho, prevé invertir 500 millones en transformar la cartera de HI Partners.

En cambio, donde antes se esperan operaciones es en Corona, Fidere, Anticipa o Aliseda, lo que significa que la vivienda en alquiler está llamada a protagonizar gran parte de la estrategia vendedora del fondo en un momento especialmente candente.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
12 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios