El banco sondea fondos de infraestructuras

Telefónica encarga a Santander la venta parcial de su filial de fibra óptica en Chile

La operadora quiere abrir el capital de su subsidiaria de reciente creacion Infraco para dar entrada a un socio financiero que dote de 'capex' para hacer crecer su red chilena de fibra óptica

Foto: El presidente ejecutivo de Telefónica, José María Álvarez-Pallete. (EFE)
El presidente ejecutivo de Telefónica, José María Álvarez-Pallete. (EFE)
Adelantado en

Pese a la dificultad del momento, Telefónica sigue adelante con sus planes de futuro. La operadora de telecomunicaciones ha contratado al Banco Santander para que busque un socio con el que financiar el crecimiento de su red de fibra óptica en Chile, según detallan diversas fuentes conocedoras de la operación.

Con este fin, la multinacional dirigida por José María Álvarez-Pallete, que ha rechazado hacer comentarios, creó a principios de este 2020 una subsidiaria de infraestructuras en el país sudamericano llamada Infraco.

El objeto social de este vehículo es la obtención, instalación y explotación de concesiones de servicios intermedios de telecomunicaciones que provean infraestructura de fibra óptica. Aunque sus funciones son varias, el objetivo principal de Telefónica es el desarrollo de fibra en el país con capital en Santiago.

Fachada de una de las oficinas de Telefónica. (EFE)
Fachada de una de las oficinas de Telefónica. (EFE)

Infraco está valorado por diversos expertos del sector en alrededor de 500 millones de euros, ya que dicho 'holding' tiene alojados los activos de fibra de Telefónica. La idea de la empresa con sede en las Tablas es dar entrada a un socio financiero que tome alrededor del 50% del capital social del mismo. Eso le permitiría contar con alrededor de 250 millones de euros —siempre dependiendo de los términos finales si se llega a un acuerdo— y mantener la mayoría de control para invertir en el despliegue de la infraestructura que suministra internet de alta velocidad.

Telefónica tenía un ambicioso objetivo de crecimiento en red de fibra el pasado año en el país andino, donde quería acercarse a los 900.000 clientes. Sin embargo, se quedó por debajo y ahora quiere un socio financiero que le dé el pulmón suficiente para seguir creciendo y tomar más impulso.

Por eso, el objetivo de Santander es encontrar un compañero de viaje para Telefónica, una difícil tarea para la entidad financiera dirigida por Ana Botín, dado el contexto actual. No obstante, el banco cántabro está sondeando a diversos fondos de infraestructuras de talla mundial desde finales de la pasada semana.

Infraco está valorado en alrededor de 500 millones, con lo que Pallete espera dar entrada a un inversor que aporte unos 250 millones para 'capex' en Chile

Ahora mismo, existe una percepción agridulce en el mercado sobre esta operación. Chile es actualmente un mercado de riesgo, dadas las protestas populares desatadas ya desde hace meses en el país, uno de los que más desigualdad sufren del mundo. Desde innumerables puntos del país, las clases más desfavorecidas se han levantado en armas contra el Ejecutivo de Sebastián Piñera. Los potenciales inversores temen un cambio de Gobierno que pueda radicalizar la situación política, lo que podría generar problemas en la inversión de activos regulados, como es el despliegue de infraestructuras de fibra óptica.

Sin embargo, la crisis mundial desatada por el coronavirus está poniendo en valor las compañías con activos en telecomunicaciones. La mallada red que tiene España, de la que Pallete saca pecho recurrentemente, está soportando el confinamiento de toda la población en un momento en que el consumo de datos y el uso de fibra se han disparado, entre otras cosas por la generalización del teletrabajo y la imposibilidad de mantener relaciones personales tras decretarse el estado de alarma.

Pese a que Telefónica ha declarado Hispanoamérica como territorio no estratégico, el crecimiento de fibra en Chile sigue siendo de su interés. Tal y como adelantó El Confidencial el 31 de enero, la firma de telecomunicaciones encargó a Citi acelerar la venta de Latam a Millicom y Liberty por 6.000 millones. Su principal interés es Brasil, que queda fuera del perímetro de activos dispuestos para la venta.

Sin embargo, la multinacional española no quiere perder el pulso con su principal competidor en el país del Pacífico, ni más ni menos que el magnate mexicano Carlos Slim, quien posee la filial de América Móvil en Chile, Claro, mayoritariamente participada por Grupo Carso.

Por último, los inversores destacan las dificultades que atraviesa Telefónica desde el punto de vista financiero. Con la acción en situación límite tras el 'crash' bursátil español y aún un abultado nivel de deuda, se ve obligada a recurrir a terceros que financien su expansión. No obstante, la firma ya advirtió en su plan de futuro presentado al mercado a finales de 2019 de que buscaría alianzas con las que poner en valor sus diversos y heterogéneos activos.

Algo similar a lo que hizo en España con las torres y Telxius, donde comparte capital con el fondo de capital riesgo KKR y Pontegadea, el brazo inversor de Amancio Ortega, dueño de Inditex.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios