TERCER ACCIONISTA

CaixaBank respalda a Telefónica en plena crisis: cancela el blindaje anticaídas en bolsa

La entidad catalana se desprende del escudo que tenía para proteger un 1% de la operadora. Contrató el 'swap' en julio y gracias a él ha ganado 170 millones

Foto: Gonzalo Gortázar (i) y Jordi Gual (d), CEO y presidente de CaixaBank, respectivamente. (EFE)
Gonzalo Gortázar (i) y Jordi Gual (d), CEO y presidente de CaixaBank, respectivamente. (EFE)
Adelantado en

CaixaBank da un voto de confianza a Telefónica. La entidad catalana ha decidido respaldar el rumbo en bolsa de la operadora presidida por José María Álvarez-Pallete cancelando un derivado contra pérdidas que tenía desde el pasado verano. Lo hizo este jueves, según comunicó a la CNMV, a un precio de 3,98 euros por acción, cerca del mínimo marcado en plena tormenta por la crisis del coronavirus.

El banco liderado por Gonzalo Gortázar contrató el 'swap' (derivado contra pérdidas) el 15 de julio del año pasado, a un precio de 7,33 euros por título. Con este 'escudo', CaixaBank ha cubierto un 1% de la operadora, cerca de una quinta parte del 5,02% que controla y que lo convierte en el tercer accionista, por detrás de BlackRock y BBVA.

Los 'swap' son una práctica común en CaixaBank para las participaciones industriales. Al ser inversiones a largo plazo, la entidad catalana prefiere cubrir parte de la evolución en bolsa para evitar sustos, como hacía con Repsol antes de venderla. Con ellos, también sacrifica parte del beneficio de las subidas en bolsa. Algo que no ocurrirá ahora, ya que al cancelar el derivado esta semana, disfrutará (o sufrirá) el 100% de la evolución de la tecnológica en bolsa.

Este 'swap' ha reportado un beneficio de unos 170 millones a CaixaBank en los últimos meses. Al ser una participada industrial, este efecto no va a la cuenta de resultados sino contra patrimonio. Con ello, la entidad ha mitigado las pérdidas en reservas del desplome reciente de CaixaBank. Cuando contrató el derivado, su participación en la operadora valía unos 2.000 millones. Este jueves, su 5% valía apenas 1.272 millones. Sin 'swap', el desplome hubiera generado un golpe contable de 850 millones, que gracias al derivado ha quedado en 500 millones.

El presidente de Telefónica, José María Álvarez-Pallete. (EFE)
El presidente de Telefónica, José María Álvarez-Pallete. (EFE)

Tras el pánico bursátil de las últimas semanas, Telefónica es una de las empresas del Ibex 35 que más han remontado, cerca de un 25%. Los inversores descuentan un escenario mejor para la operadora que para otras compañías, por su diversificación internacional y porque los bajos tipos de interés vayan a estar más tiempo bajos, algo clave para la operadora por su elevada deuda. Álvarez-Pallete hizo este jueves un comunicado a su plantilla agradeciendo el esfuerzo para que su red haya aguantado el aumento del tráfico en pleno repunte de uso por la cuarentena. "En etapas de crisis, esta necesidad de conectividad se multiplica exponencialmente. Y quiero que todos seamos conscientes de esta responsabilidad", señaló el primer ejecutivo.

El mayor accionista de la operadora es el fondo norteamericano BlackRock, que tiene un 5,29% tras aprovechar las caídas para reforzar en un 0,1% su participación. El segundo mayor inversor es BBVA, con un 5,16%, según Bloomberg, que no cubre a través de derivados. El tercero es el banco catalán. La Fundación Bancaria la Caixa, accionista de CaixaBank, tiene a su vez un 1,2% de la operadora.

Recuperación

Al igual que Telefónica, los bancos también se han sumado a la recuperación en bolsa tras los desplomes de las últimas semanas. CaixaBank fue este jueves el banco que lideró las subidas, con una recuperación del 7%. Aun así, se deja un 36% en el año y vale apenas 10.600 millones. La caída desde los máximos históricos que tocó a comienzos de 2018 es del 55%.

Gortázar y el director financiero del banco, Javier Pano, asistieron el miércoles —vía telemática— a las jornadas europeas de finanzas de Morgan Stanley. Reconocieron que habrá impacto por la crisis del coronavirus y lo cuantificaron en un 5 puntos básicos de coste de riesgo (provisiones sobre la cartera de crédito total) por cada punto de producto interior bruto (PIB) que pierda España. Calculan que habrá recesión corta pero "severa", aunque se ven preparados para ella.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios