Galán reestructura la cúpula de Iberdrola para reducir costes en casi 3.000 millones
  1. Empresas
CAMBIO DE POLÍTICA CON PROVEEDORES

Galán reestructura la cúpula de Iberdrola para reducir costes en casi 3.000 millones

El presidente de la eléctrica cambia de política financiera con los cerca de 20.000 proveedores, que a partir de ahora tendrán que financiarse a sí mismos los proyectos

Foto: Galán reestructura la cúpula de Iberdrola para reducir costes en casi 3.000 millones
Galán reestructura la cúpula de Iberdrola para reducir costes en casi 3.000 millones

Ignacio Sánchez Galán ha ordenado una reestructuración de la cúpula directiva de Iberdrola, cuyo objetivo final es aplicar un gran ajuste de costes valorado en 3.000 millones de euros. Según han confirmado fuentes próximas a la eléctrica, las direcciones generales de Finanzas y Recursos, la de Administración y Control y la de Negocios van a intercambiarse funciones y responsabilidades con el fin de reducir de forma significativa la financiación de las compras y los proyectos. Otra de las que sufren cambios es el área de Seguridad, implicada en las investigaciones del caso Villarejo.

Según las mismas fuentes, Seguridad, que hasta ahora dependía de José Sainz Armada, director general de Finanzas y Recursos (CFO, como se conoce por las siglas en inglés), va a tener como interlocutor directo a José Angel Marra Rodríguez, director de Recursos Humanos. Marra fue nombrado máximo responsable de esta unidad corporativa a mediados de 2018 en la última remodelación del organigrama, en sustitución de Baldomero Navalón, que anteriormente había sido director de la Unidad de Cumplimiento Normativo y que ahora está inspeccionando las vinculaciones de la compañía con Villarejo.

Foto: Galán y los directivos clave de Iberdrola percibirán 128 millones de bonus

José Sainz Armada, el anterior responsable interlocutor de Seguridad y una de las personas de más confianza de Galán, se va a hacer cargo del área de Administración y Control, que hasta ahora estaba dirigida por Juan Carlos Rebollo. Según fuentes próximas a la empresa, Rebollo ha tenido que dejar momentáneamente sus funciones por enfermedad e Iberdrola ha decidido sustituirlo de forma inmediata para poder acometer el nuevo plan de reducción de costes. Su cargo será asumido directamente por Daniel Alcaín, director de Riesgo, que ahora reportará directamente a Sainz Armada.

Por su parte, el departamento de Compras, que moviliza miles de millones y que antes estaba bajo la dirección financiera de Sainz Armada, pasa a depender de la Dirección General de Negocios, liderada por Francisco Martínez Córcoles. El consejero director general o 'business' CEO (el número dos del grupo energético) asume esta responsabilidad con la orden de Galán de reducir los costes en 3.000 millones de euros. La compañía energética gasta entre 9.000 y 10.500 millones.

Según fuentes oficiales, el plan consiste en mejorar de forma sustancial la gestión del circulante con que Iberdrola financia los proyectos que encarga a sus cerca de 20.000 proveedores a nivel mundial. Hasta el pasado año, la energética ayudaba a estas pequeñas empresas a financiar la realización de los trabajos, dinero o circulante que contabilizaba como deuda. Pero a partir de ahora, serán los propios proveedores los que se hagan cargo del esfuerzo financiero de ejecución.

Oficina de Iberdrola en Bilbao. (EFE)
Oficina de Iberdrola en Bilbao. (EFE)

Iberdrola cerró los nueve primeros meses de 2019 con una deuda financiera neta de 36.277 millones, 2.100 millones más de los que tenía en septiembre del año anterior. Esta cifra representa cerca de 3,5 veces su beneficio de explotación o ebitda estimado para el total del pasado ejercicio, una proporción que Galán vigila con mucha disciplina para que la compañía no vea dañado su nivel de solvencia o 'rating'. Standard & Poor's y Fitch revisarán en la primavera de este año la calidad crediticia de Iberdrola, que el año pasado mantuvieron en BBB+, con perspectiva estable, al destacar la solidez de sus números.

Ambas firmas valoraron de forma muy positiva el plan estratégico 2018-2022 de Iberdrola, que incluye unas inversiones de 34.000 millones. Debido a este esfuerzo y al generoso plan de dividendos a los accionistas, Fitch avisó del endeudamiento creciente de Iberdrola, que sería perjudicial para su calificación financiera. Por ello, Galán, dado que gran parte de ese plan de inversiones se va a ejecutar en 2020, ha pedido a Córcoles que se haga cargo del departamento de Compras para reducir el coste financiero en 3.000 millones.

Iberdrola tiene una capitalización bursátil de 57.000 millones de euros, lo que la coloca como la segunda mayor empresa del Ibex 35. La eléctrica ha empezado 2020 con un retroceso en bolsa del 3,8%, tras una subida del 36,69% el pasado año y de un 14% en 2018.

Ignacio Sánchez Galán Recursos humanos Noticias de Iberdrola Costes laborales Proveedores
El redactor recomienda