POR LAS NUEVAS NORMAS CONTABLES

La deuda de El Corte Inglés se dispara en 530M mientras paga altas indemnizaciones

La compañía de grandes almacenes tendrá que apuntarse un aumento de su pasivo mayor a los ingresos obtenidos este año por la venta de activos calificados como no estratégicos

Foto: Una de las tinedas de El Corte Inglés. (Reuters)
Una de las tinedas de El Corte Inglés. (Reuters)

El esfuerzo realizado por El Corte Inglés para reducir deuda y conseguir la categoría de empresa con grado de inversión (‘investment grade’) se está viendo lastrado por la entrada en vigor de las nuevas normas internacionales de contabilidad. Sobre todo la denominada NIIF 16, que obliga a las compañías que tienen muchos inmuebles en alquiler a incluir estos contratos como pasivo. Según las primeras estimaciones realizadas por el departamento financiero, la aplicación de esta regulación va a incrementar su deuda en 530 millones de euros.

Sin tener en cuenta esta cifra, El Corte Inglés tenía al cierre del ejercicio 2018/2019, concluido el 28 de febrero, un pasivo de 3.367 millones de euros. Una cantidad inferior en 467 millones -un12,2%- en comparación con el año precedente, gracias a las continuas desinversiones llevadas a cabo por el grupo. Especialmente las relativas a activos inmobiliarios, que ascendieron a 342 millones, y a la venta de Optica 2000 por 89,1 millones.

Además, el 'holding' puso en marcha un plan para desprenderse de hasta 95 activos adicionales por los que pretendía ingresar unos 1.500 millones, operación que se ha encontrado con el rechazo del mercado por la heterogeneidad de la cartera (suelos, oficinas, centros comerciales, etc.) y que ahora se está redefiniendo. Por si esto no fuera suficiente, El Corte Inglés también ha encargado la venta de su división de Informática, por la que pretende obtener unos 350 millones y que espera cerrar durante el verano.

Sin embargo, todo este sacrifico se va a ver truncado este año por la entrada en vigor de la NIIF 16 sobre arrendamientos. El grupo asegura que ha optado por no aplicar anticipadamente esta normativa y que se plantea hacerlo con un método de transición “mixto”, por el cual dependiendo de las características de los contratos en vigor e información histórica pueda concretar una cifra correcta.

Tras una primera estimación, a fecha de cierre de 2019 supondría el reconocimiento de un activo por derechos de uso, impacto negativo en reservas y pasivo por arrendamientos de aproximadamente 550 millones de euros, 15 millones de euros y 530 millones de euros, respectivamente. Por tanto, la deuda del 'holding' subiría de nuevo en 530 millones, hasta casi los 3.900 millones, 3,62 veces el beneficio de explotación obtenido -1.075 millones- el pasado año.

Gastos por indemnizaciones

La limpieza del consejo de administración de El Corte Inglés le ha salido cara al grupo de grandes almacenes. Las salidas de Dimas Gimeno, Leopoldo del Nogal y Juan Hermoso han disparado hasta un 73,8% el gasto en remuneraciones de la compañía, que en el ejercicio 2018-2019 pagó 25,89 millones por todo tipo de conceptos a los miembros de su órgano de gobierno. De esta cantidad, 11,7 millones se corresponden a las indemnizaciones abonadas al que fue presidente hasta junio de 2018 y a dos consejeros que fueron invitados a salir para facilitar el control por parte de Marta y Cristina Alvarez Guil, hijas del fundador, Isidoro Álvarez.

Gimeno percibió 8,7 millones por abandonar la presidencia, mientras que la casa ha bonificado con 3 millones la lealtad de los consejeros octogenarios

La memoria anual de El Corte Inglés 2018-2019 detalla tres tipos de pagos a los 10 miembros de su consejo de administración. Por una parte, lo que denomina sueldos, que ascendieron a 5,26 millones, un 33,5% por encima de los 3,94 millones abonados en el año 2017-2018, y ‘otros conceptos’. Una partida, esta última, que corresponde a las cantidades recibidas por los consejeros que no tienen funciones ejecutivas y que en el pasado ejercicio ascendió a 8,93 millones, frente a los 9,35 millones del año precedente. Las cifras, curiosamente, no coinciden exactamente con las incluidas en la memoria de 2017-2018, en la que se indicaba que el gasto en sueldos fue de 6,24 millones; 2,3 millones más de los reconocidos en el último informe corporativo.

Pero el epígrafe que altera la remuneración del consejo de administración es el relativo a las indemnizaciones. Este apunte se disparó hasta los 11,7 millones, debido en gran medida a los 8,7 millones que percibió Dimas Gimeno por dejar de forma abrupta el cargo de presidente. Los otros tres millones hasta completar los 11,7 citados anteriormente se corresponden al dinero pagado a Florencio Lasaga y Carlos Martínez Echevarría, los dos consejeros mayores de 80 años, coetáneos de Isidoro Álvarez y que dejaron sus funciones ejecutivas a finales de 2018.

En el año anterior, El Corte Inglés tuvo que hacer frente a la indemnización de Leopoldo del Nogal, un hombre de la casa de toda la vida, que en 2017 aceptó dejar su asiento en el consejo de administración a cambio de una importante cantidad de dinero. Según distintas fuentes, Del Nogal, que fue responsable de compras y, por tanto, un directivo de gran relevancia para el 'holding', aceptó cobrar sus 4,8 millones en diferido, por lo que con cargo a este último año se le han pagado 1,6 millones.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
9 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios