PREVÉ UNAS 700 SALIDAS AL AÑO

Renfe renovará el 40% de la plantilla para bajar la media de edad, que hoy es de 52 años

La compañía ferroviaria ha diseñado un plan a cinco años para rejuvenecer su personal. Para ello, convocará nuevas plazas y agilizará tanto las bajas voluntarias como las prejubilaciones a los 62

Foto: Renfe promueve las bajas incentivadas y reactiva las ofertas públicas de empleo. (EFE)
Renfe promueve las bajas incentivadas y reactiva las ofertas públicas de empleo. (EFE)

Renfe ya ha puesto en marcha un plan a cinco años para rejuvenecer su plantilla. Tras siete años sin apenas incorporaciones, la empresa ferroviaria ha acelerado las ofertas de empleo público para cubrir tanto las jubilaciones como las bajas incentivadas. Esta última modalidad, contemplada en el preacuerdo del II Convenio Colectivo del grupo, está dirigida a los trabajadores con un mínimo de dos años de antigüedad y más de 61 años.

La edad media de la plantilla asciende a 52 años, deslizó en una conferencia el director de Estrategia y Desarrollo de Renfe, Manel Villalante. Por eso, la prioridad de la compañía es renovar el 40% de su personal en el próximo lustro con nuevas incorporaciones (825 este año, concretamente) y unas 700 salidas anuales, ya sean desvinculaciones parciales o totales. Las jubilaciones —anticipadas o no— van aparte.

Más de la mitad de esas 825 incorporaciones previstas en 2019 son para maquinistas, el colectivo más voluminoso. Los conductores de tren representan un 34% de la plantilla, compuesta por unos 14.700 trabajadores que se dedican a tareas técnicas, administrativas o de transporte. "La adaptación al entorno digital requiere nuevos perfiles con base tecnológica", matizan desde la compañía.

La tasa de reposición actual es del 100%, si bien la empresa se ha comprometido a elevarla al 105% el próximo año. Las prisas de Renfe por bajar la media de edad no sorprenden si tenemos en cuenta que España es el tercer país con la plantilla pública más envejecida entre las naciones de la OCDE, solo por detrás de Italia e Islandia.

El plan de desvinculaciones ofrece a los interesados una indemnización equivalente al 60% de su salario bruto mensual, a la que hay que sumar 1.000 euros por cada mes que les falte hasta alcanzar la fecha de jubilación. La compensación oscila entre cuatro y seis mensualidades, en función de las edades de los candidatos. Así se desprende del II Convenio Colectivo firmado con los sindicatos en marzo de este año.

Avalancha de solicitudes

A pesar de que los interesados no tienen derecho a recibir la prestación por desempleo, la convocatoria de bajas voluntarias ha sido un rotundo éxito. El sindicato de funcionarios CSIF ha registrado 1.700 solicitudes en 2018, de las que se concedieron 800. En lo que va de año, Renfe ha recibido 2.050 peticiones de desvinculación total (66%) y parcial (34%) pero solo ha aprobado 612 y 371 salidas, respectivamente.

A esa cifra hay que sumar las 1.200 bajas voluntarias que se contabilizaron entre 2015 y 2017. "El plan de empleo busca promover las nuevas incorporaciones, así como las salidas ordenadas de trabajadores que deben permitir el rejuvenecimiento, la transmisión del conocimiento y la cualificación profesional de los recursos humanos, así como una adaptación a las condiciones del mercado (...) La finalidad es acometer mejoras de productividad y competitividad", reza el convenio colectivo.

Renfe no es la única empresa pública que ha pisado el acelerador en este sentido. Correos va a jubilar a unos 1.700 empleados que ya están en edad de retirarse, una cifra que se sitúa por encima de las anotadas en los últimos cinco años. Eso sin contar con las prejubilaciones y las bajas incentivadas, que se cubrirán con las 4.055 plazas de personal laboral fijo convocadas en 2019.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios