OPORTO ESTRENA LA INTERNACIONALIZACIÓN

Juan Roig ya ha decidido la próxima estación de Mercadona: tras Portugal vendrá Italia

Mercadona se estrena en el país luso con el reto de abrirse un hueco en el mercado en los próximos años y servir de laboratorio internacional. Italia será el próximo destino, por delante de Francia

Foto: Juan Roig y Hortensia Herrero dan la bienvenida a los primeros clientes de su primera tienda en Portugal. (EFE)
Juan Roig y Hortensia Herrero dan la bienvenida a los primeros clientes de su primera tienda en Portugal. (EFE)

Mercadona ya es una empresa internacional. Ya lo era realmente, por cuanto su listado de proveedores incluye un buen puñado de fabricantes y productores de fuera de España. Pero desde este pasado martes lo es también por el lado de las ventas, con la primera apertura en Portugal. Acompañado de su mujer y segunda máxima accionista, Hortensia Herrero, el presidente de la compañía inauguró y dio la bienvenida personalmente a los varios centenares de clientes que se acercaron a probar sus primeras compras en el supermercado de Vila Nova de Gaia (Oporto), la primera de una sucesión de establecimientos que se irán abriendo al público en las próximas semanas (Matosinhos, Gaia, Gondomar…). La previsión es estrenar la aventura lusa con 10 tiendas en 2019 con la intención de alcanzar las 150 en los próximos años, en un plazo no del todo determinado pero que en cualquier caso revela que Roig tiene en mente una estrategia de mancha de aceite, nunca de adquisición o compra de rivales o cadenas ya establecidas, algo que él mismo ha descartado públicamente en varias ocasiones.

Como en todo proceso de expansión, la implantación en Portugal ha llegado acompañada de todo un proceso previo de estudio de mercado, de análisis de los comportamientos del consumidor y de inversiones para garantizar la trazabilidad y calidad del suministro. El desembarco de Mercadona ha significado la puesta en marcha de un centro de coinnovación en Matosinhos, un bloque logístico en Póvoa de Varzim y oficinas administrativas en Oporto y Lisboa, donde Roig quiere abrir supermercados en un par de años, según explicó a los medios portugueses. Para el empresario valenciano, que ha construido su imperio empresarial desde la Comunidad Valenciana, iniciar una andadura empresarial por la capital nunca ha sido una prioridad, al contrario, se vanagloria de ser "anticentralista" y defiende la aportación de la periferia al tejido económico y social español. Lo mismo vale para Portugal. Sea como sea, la marca Mercadona va camino de extenderse por toda la península Ibérica.

Pedro Siza Vieira, ministro adjunto de Economía; Luís Medeiros Vieira, secretario de Estado de Alimentación; Eduardo Vítor Rodrigues, presidente de la Cámara de Vila Nova de Gaia, y Juan Roig inauguran la primera tienda de Mercadona en Portugal.
Pedro Siza Vieira, ministro adjunto de Economía; Luís Medeiros Vieira, secretario de Estado de Alimentación; Eduardo Vítor Rodrigues, presidente de la Cámara de Vila Nova de Gaia, y Juan Roig inauguran la primera tienda de Mercadona en Portugal.

Mercadona, a través de su filial lusa Irmadona, ha invertido 160 millones de euros desde que puso a andar el proyecto y tiene previsto invertir otros 100 millones en lo que queda de año, cuando habrá elevado la plantilla en Portugal a 1.100 trabajadores. En el país de las ofertas, la cadena de Hacendado, que presume de ofrecer la mayor calidad a precios bajos y no duda en tirar de marca blanca para su surtido, trata de abrirse un hueco en un espacio con competidores muy consolidados, como Sonae (Continente) y Jeronimo Martins, que siguen creciendo y realizando inversiones.

Juan Roig lleva años recogiendo información del mercado italiano, donde trató de comprar una cadena de supermercados hace una década

Si la experiencia portuguesa avanza a buen ritmo, es probable que sirva de acicate a Roig para afrontar nuevas experiencias internacionales. Con el mercado español bastante saturado (Mercadona no tiene previsto abrir ninguna tienda nueva, está centrada en reformar y renovar sus actuales establecimientos), la capacidad de crecimiento de la compañía pasa por explorar nuevas vías. En la última presentación de resultados del pasado marzo, el empresario avanzó su intención de estudiar la posibilidad de expansión en otras zonas geográficas, afirmando que tenía en el radar "tres o cuatro países". En aquel momento no quiso avanzar destinos, aunque dejó entrever que se dudaba entre Italia y Francia, por la proximidad. En apariencia, el mercado galo parece el más apetecible, mucho menos complejo de abordar logísticamente desde las plataformas de Mercadona en Cataluña si se inicia una estrategia de implantación por mancha de aceite desde el sur.

Sin embargo, fuentes conocedoras de los planes de Roig señalan que la decisión está prácticamente tomada. El próximo país a explorar (aún más) será Italia.

Italia es el país en el que se inspira el nombre de una de las mayores empresas españolas y líder del sector de los supermercados españoles. Mercadona debe su denominación a Mercadonna, una empresa de pasta italiana. Fue también el primer país que exploró Juan Roig hace una década, cuando analizó la compra de la cadena Esselunga a la familia Caprotti. Pero la irrupción de la crisis económica en 2008 y la negativa rotunda del cofundador Bernardo Caprotti a vender a la empresa española, voluntad que dejó plasmada por escrito en su testamento, cerraron esa puerta de entrada en el país de la bota.

El reto logístico

El modelo de acceso italiano sería ahora muy distinto. A no ser que Roig modifique su estrategia, lo cual podría pasar, la implantación italiana se producirá por goteo, "tienda a tienda", como recordó en marzo cuando fue preguntado en la presentación de resultados. Por tanto, el sistema replicará la vía de expansión en Portugal: un análisis claro del mercado y su consumidor, estudios de la posible implantación de tiendas, inversión logística y búsqueda de proveedores locales para adaptar el surtido. Mercadona trabaja con unos 300 proveedores portugueses desde hace años a los que ha hecho compras de 200 millones desde 2016, una relación que ha servido para afianzar la base sobre la que construir la entrada en el país luso.

Los responsables de compras de Mercadona llevan años impregnándose del mercado italiano. Allí, grandes grupos como Auchan compiten con empresas familiares como Unes Supermercatti, compañía cuyo director general, Mario Gasbarrino, se declara fan del modelo de Mercadona y al que habrá que vigilar si Roig opta por una operación de compra en su aventura italiana. Con unos 200 supermercados y una facturación de unos 1.000 millones de euros, Unes ha logrado abrirse un hueco también en la venta 'online' y no sería una mala tarjeta de presentación si el empresario valenciano decide virar y modificar su plan de crecimiento por mancha de aceite.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios