PRIMERA PATATA CALIENTE DEL NUEVO CONSISTORIO

Trinitario Casanova intenta parar de nuevo las obras del Edificio España

Tras un primer fallo judicial en su contra, el Grupo Baraka se enfrenta de nuevo con Riu y fuerza al Ayuntamiento de Madrid a estudiar la seguridad del edificio

Foto: Trinitario Casanova, dueño de Grupo Baraka.
Trinitario Casanova, dueño de Grupo Baraka.

Apenas cuatro días de tregua. Este es el tiempo que ha dado el empresario Trinitario Casanova al nuevo equipo de gobierno del Ayuntamiento de Madrid antes de abrir una nueva crisis por el Edificio España, inmueble que marcó gran parte de la actualidad del anterior equipo de Urbanismo.

Casanova, a través de dos de sus empresas —Baraka Renta y Baraka Global Invest—, ha presentado a la Dirección General de Control de la Edificación un escrito donde denuncia que las obras que está llevando a cabo el grupo hotelero Riu incumplen lo estipulado en la licencia y ponen en riesgo la estabilidad del inmueble.

Como prueba, ha presentado un informe pericial elaborado por Intermac (Instituto Técnico de Materiales y Construcción), entre cuyos trabajos destaca el cálculo estructural y de resistencia a viento de los edificios más altos de España y la investigación de las causas del derrumbe en las obras del hotel Ritz, entre otros.

Esta investigación concluye advirtiendo de que “las actuaciones que se están llevando a cabo carecen de los fundamentos básicos que deben guiar cualquier actuación estructural, planteando importantes incertidumbres sobre las condiciones de seguridad que presentará el edificio”.

Este escrito ha llegado a la nueva corporación cuando, según la hotelera, están a punto de terminar las obras del futuro hotel, trabajo que los responsables de Riu esperan tener completado para el próximo mes de julio y que incluyen cambios respecto al proyecto inicial, como la decisión de no tener una piscina abierta a todo el mundo en la azotea.

Al haber presentado el informe ante la Dirección de Edificación, el consistorio está obligado a abrir expediente administrativo de comprobación y, en su caso, requerimiento a Riu. Pero esto no significa que su pronunciamiento vaya a ser en contra de la cadena balear, ya que como recuerdan fuentes de la nueva corporación, ya hay una licencia concedida para ejecutar las obras de consolidación estructural.

La manera en que la compañía balear está llevando a cabo estos trabajos fue llevada ante los tribunales por Baraka el año pasado, procedimiento que logró paralizar temporalmente las obras, pero que terminó con un pronunciamiento a favor de Riu en primera instancia, por considerar la magistrada que Casanova no tenía legitimación activa.

La jueza basó su dictamen en que no había quedado acreditado que el empresario fuera titular de ninguna parte del inmueble, ya que, para entonces, la hotelera había vendido la galería comercial que Baraka reclama como propia a un vehículo de Corpfin Capital. De hecho, esta operación es vista por muchos como el motivo último de la guerra abierta por Casanova contra la hotelera, embestida que perseguiría intentar llegar a un acuerdo económico.

Todos los frentes de Baraka

El empresario ha presentado un recurso ante la Audiencia Provincial, que todavía está pendiente de resolverse, y que avanzará en paralelo al expediente que deberá abrir el consistorio respecto a las obras de Riu, lo que puede terminar dejando en evidencia a las partes si los pronunciamientos no terminan siendo en la misma dirección.

Pero el Edificio España es solo uno de los frentes que Casanova promete abrir el nuevo equipo de gobierno del Palacio de Cibeles, ya que la pieza de caza mayor puede llegar en breve, con la aprobación de Operación Chamartín, ya que el empresario adquirió los derechos de los reversionistas (propietarios originales de los terrenos que expropió el Estado para construir la estación de Chamartín).

Los reversionistas llevan décadas luchando por que se les reconozca un precio mayor al que se les pagó cuando les expropiaron sus terrenos, ya que estos van a destinarse, finalmente, a un uso diferente del ferroviario y por tanto, reclaman, debe volver a calcularse el justiprecio.

Suma y sigue, porque Baraka también es uno de los grandes propietarios de suelo de Valdebebas, una de las últimas pastillas de suelo del norte de Madrid, que actualmente tiene en marcha una importante operación de venta de los terrenos de la antigua pastilla comercial.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios