RECLAMACIÓN MILLONARIA

Ron y Santander se ven las caras en el juzgado por una disputa de 13 millones

El banco reclama la devolución de 12,8 millones del bonus del expresidente del Popular. Incluye a Mapfre en el proceso para que deje de pagar la pensión al banquero

Foto: Ángel Ron, en el Congreso, en 2018. (EFE)
Ángel Ron, en el Congreso, en 2018. (EFE)

Primer cara a cara de magnitud en los tribunales por la crisis de Banco Popular. El expresidente Ángel Ron se enfrenta la próxima semana en los tribunales a una reclamación de Banco Santander para quitarle un bonus de 12,8 millones, más de la mitad del 'finiquito' que pactó el banquero gallego en su salida del Popular, según fuentes judiciales consultadas por este medio.

La entidad presidida por Ana Botín incluye en su demanda una petición a Mapfre para que deje de pagar la renta vitalicia pactada por el consejo de Popular con Ron, de 1,1 millones anuales.

En el juicio hay citados exdirectivos del banco y expertos de bufetes citados como testigos. Santander tiene delegada su defensa a Uría Menéndez, mientras que la defensa de Ron la lleva su mujer, con el soporte del despacho Choclán Montalvo (para la parte penal).

Origen

Esta reclamación surge a raíz de la política de remuneraciones que tuvo Popular durante la era Ron. La entidad era de las que menos pagaban a sus consejeros y directivos en concepto de sueldo fijo y variable (alrededor de 1-1,5 millones a los máximos responsables), pero a cambio se comprometía a cubrir una jubilación generosa. En el caso de Ron, la entidad se comprometió a abonar 23 millones en su salida, a través de una renta vitalicia externalizada en el banco con Mapfre.

Lo mismo ocurre con el ex consejero delegado Francisco Gómez, al que Santander reclama nueve millones.

Estos dos exdirectivos tienen informes de la época de Garrigues y Sagardoy que avalan esta política de remuneraciones. Sin embargo, cuando la entidad empezó su declive, estos sueldos fueron objeto de revisión por parte del BCE, con un dictamen desfavorable por parte del entonces jefe de Supervisión, Carlo Giorgis.

Lo que entonces entendió el regulador, de acuerdo a la normativa de la EBA (Autoridad Bancaria Europea, por sus siglas en inglés), es que parte de las aportaciones a las pensiones de Ron debían considerarse retribución variable, por lo que estaría sujeta a las cláusulas 'clawback' y 'malus' (de recuperación de sueldos de presuntos malos gestores). En concreto, en esta parte se incluía toda la remuneración prevista antes de los 65 años de la jubilación.

Ante esta situación, el sucesor de Ron, Emilio Saracho, encargó otros informes jurídicos que dieron la razón al BCE. Los elaboraron Uría Menéndez, Pérez Llorca y KPMG.

Llegada de Santander

En medio de esta marejada legal, llegó la resolución de Banco Popular en junio de 2017 y la venta a Santander. La entidad presidida por Botín heredó todos los informes jurídicos y una carta del BCE, y decidió reclamar la parte de las pensiones de Ron y Gómez presuntamente sujetas al 'clawback' y al 'malus'.

Ron se negó y, ante esta situación, Mapfre decidió que debía seguir pagando la renta vitalicia, a no ser que un juez estime lo contrario. Ahora, el juzgado que estudiará el caso deberá decidir si la aseguradora sigue pagando, deja de hacerlo o, incluso, se reclama lo que se ha pagado de más a los exdirectivos.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios