COMPRA DE BANCO POPULAR

Doble golpe de Santander con Popular: evita la imputación y se persona en el TJUE

La entidad presidida por Botín consigue personarse en la investigación europea por la venta del Popular y esquivar la imputación como heredera jurídica de su hasta hace poco filial

Foto: Ana Botín, presidenta de Banco Santander. (Reuters)
Ana Botín, presidenta de Banco Santander. (Reuters)

Doble golpe en la mesa de Santander con Banco Popular. La entidad financiera ha conseguido en las últimas semanas dos logros clave en esta batalla judicial. El último, conocido ayer martes, con la decisión de la Audiencia Nacional de retirar su imputación en la causa que investiga presuntas irregularidades del Popular. Y el segundo, por el contrario, consiguiendo personarse en el proceso que se sigue en Europa, en el seno del Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE), según fuentes financieras consultadas por este medio.

De esta forma, el banco presidido por Ana Botín no tendrá que preocuparse de lo que salga en el proceso que se sigue en España y sí que tendrá la oportunidad de influir en el europeo.

Santander llevaba desde 2017 tratando de personarse en la causa comunitaria, donde inversores como los chilenos Luksic, los mexicanos Del Valle o el fondo Pimco están tratando de anular la resolución de Banco Popular. No fue hasta hace unas semanas cuando el TJUE admitió esta pretensión, en contra del criterio de los inversores.

Batalla contra Luksic y Del Valle

En este caso, Santander alegó que debía estar personado por las implicaciones que podría tener para el banco que se anulara la resolución. Las partes contrarias se opusieron alegando que el banco no podía estar presente en un proceso en el que no participó —solo en el último paso de la compra por un euro— y donde ya estaba representado por su filial Popular. Finalmente, el tribunal ha admitido la personación de Santander, y la de la Comisión Europea, el Reino de España y el Parlamento Europeo, dándoles de plazo para exponer sus argumentos hasta el 28 de junio.

Aun así, la decisión que va a generar más debate es la de la 'desimputación' en la Audiencia. La Sala de lo Penal de la Audiencia tomó esta determinación en contra del criterio del juez José Luis Calama y de la Fiscalía Anticorrupción. Y lo hace con un auto que entra a criticar un artículo de la ley que decide no seguir de forma literal.

El artículo en concreto es el 130.2, que estipula que la "transformación, fusión, absorción o escisión de una persona jurídica no extingue su responsabilidad penal, que se trasladará a la entidad o entidades en que se transforme". Al desaparecer fusionado el año pasado Popular dentro de Santander, el juez Calama entendió que esta responsabilidad debía seguir en el banco presidido por Botín.

Sin embargo, la sala de la Audiencia critica ahora que el artículo "no haga distinción entre sucesiones fraudulentas, y aquellas que tan solo obedecen a operaciones mercantiles legalmente previstas", y sugiere que "el legislador debió matizar" la aplicación de esta normativa.

"Estigma para Santander"

Junto a la crítica al artículo, la sala considera que Santander ha sido pulcro en todo el proceso y decide que no puede responder penalmente por hechos que no cometió. Además, incluye en el auto menciones respecto a la "consecuencia negativa o estigmatizadora" de imputar a Santander; y hace alusión a las consecuencias económicas que hubiera tenido que Santander no hubiera comprado Popular.

"Las consecuencias del auto son muy graves: la sala tenía que haber elevado la cuestión de constitucionalidad, no decidir no aplicar un artículo", opina Jordi Roca, penalista de Fieldfisher-Jausas, que se pregunta si la Audiencia hubiera tenido el mismo fallo con una pequeña empresa.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
10 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios