AUNQUE EL BANCO ANDALUZ MEJORA

Liberbank y Unicaja ultiman su fusión a la cola en rentabilidad y eficiencia

El banco asturiano tiene las peores ratios, mientras que el andaluz mejora y empata con Bankia. En el mercado, se da por hecho que habrá acuerdo inminente con ampliación

Foto:

Unicaja y Liberbank ya se han confesado ante el mercado con los números del primer trimestre. Las dos entidades siguen a la cola de la banca española cotizada en rentabilidad y eficiencia, ratios que empujan a la fusión, aunque en el banco andaluz ha habido una ligera mejora y en el asturiano ha ocurrido lo contrario.

Los dos bancos ultiman su fusión, después de presentar las cuentas de resultados del primer trimestre y celebrar las juntas de accionistas ordinarias. Uno de los primeros puntos de fricción, como suele ocurrir en estos casos, fue el reparto de poder, que parece acordado con Manuel Azuaga como presidente ejecutivo y Manuel Menéndez como consejero delegado. El siguiente reto es el canje, ya que Unicaja persigue el 60% y Liberbank no bajar del 43%, aunque las posturas se han acercado.

Por otro lado, ambos consejos quieren evitar una ampliación, aunque fuentes de la banca de inversión dan por hecho que la necesitarán. En un informe reciente, Credit Suisse estimó un impacto potencial negativo de 500 millones por la fusión resultante de ajustes en el balance o pérdida de activos financieros (DTA), con gastos de reestructuración de hasta 350 millones contra la posición de capital.

Unicaja obtuvo entre enero y marzo un beneficio neto de 63 millones de euros, un 10,2% más, que ha celebrado en bolsa con alzas del 1,4%. Gracias a ello, el principal indicador de rentabilidad (ROE, retorno sobre el capital) mejora desde el 6,1% del primer trimestre del año pasado o el 4% en diciembre hasta el 6,6% entre enero y marzo de 2019. También lo hace porque el banco ha perdido 20 puntos básicos de capital CET1 ‘fully loaded’ (capital de máxima calidad), aunque sigue teniendo el nivel más alto entre los bancos cotizados, con un 13,3%, con un balance que se ha saneado al reducir sus activos improductivos un 20%, hasta los 3.473 millones, el 6,15% del activo, con una cobertura del 56,6%. En Liberbank, la ratio de cobertura se mantuvo estable en el 51%, con un volumen de 2.940 millones, el 7,2% del activo.

Pese a la mejora, Unicaja está entre los bancos menos rentables. Su ROE solo es más alto que el de Liberbank, precisamente, y al mismo nivel que Bankia después de empeorar su rentabilidad en el último año. Las diferencias se estrechan si se homogeneiza el cálculo con ratios de capital del 12%, nivel que persigue el supervisor con reclamaciones no vinculantes. Sabadell, CaixaBank y Banco Santander están por encima del 7%, pero con ratios de CET1 'fully loaded' inferiores al 12%.

Al contrario que su futurible compañero de fusión, Liberbank ha empeorado sus números, después de publicar un beneficio neto de 21 millones, un 28,5% menos que en el primer trimestre del año pasado. Con este deterioro en la parte alta de la cuenta de resultados, el ROE estimado según sus fondos propios —porque la entidad no lo publica— disminuye desde el 4,4% hasta el 3% en un año.

Presión del mercado

Con estos números, Liberbank es el banco menos rentable, y Unicaja está cerca. Esta es la principal presión que tienen estas entidades por parte del mercado y del supervisor para acabar en una operación corporativa, porque no han sido capaces de orientar el modelo de negocio a que genere rentabilidad para el accionista, que les exige un retorno de dos dígitos (coste del capital). Es decir, más del doble de la rentabilidad que consiguen.

La banca se justifica en que los tipos de interés al 0% que impone el Banco Central Europeo (BCE) con su política monetaria machacan su capacidad de generar ingresos con su actividad tradicional de captar y prestar dinero, ya que cuanto más bajo es el ‘precio del dinero’ menor es el margen de desintermediación. Además, el exceso de liquidez se penaliza con el tipo de facilidad de depósito en el -0,4%, lo que supone un coste de 8.000 millones anuales para las entidades europeas. Desde el ámbito del BCE, el Mecanismo Único de Supervisión impone más regulación y exige más capital que en el pasado, con lo que los bancos se ven penalizados por las dos vías.

Pero desde Fráncfort aseguran que los estímulos monetarios no son excusa. Al contrario, Mario Draghi pide mejoras en eficiencia. Aunque señala principalmente a los bancos alemanes, con ratios de eficiencia (costes sobre ingresos, cuanto más baja mejor) superiores al 80%, Liberbank y Unicaja también están entre los peores, en este caso, entre las entidades españolas.

La ratio de eficiencia más alta, y por lo tanto la peor, es la de Liberbank. Nuevamente, el banco surgido de las antiguas cajas de Asturias, Cantabria, Extremadura y Castilla-La Mancha no publica la estimación, aunque al cruzar margen bruto y gastos da un 59%. La segunda más alta es la de Bankia, con un 56,1%, drásticamente peor que el 51,7% de hace un año. Mientras que Unicaja y CaixaBank se sitúan en el 54%.

Estos bancos están lejos de los niveles inferiores al 50% que publican Banco Santander, BBVA y Bankinter. La vía de la banca para mejorar en eficiencia en los últimos años ha sido a través de una reducción de costes con el adelgazamiento en plantilla y oficinas, aunque los procesos de reestructuración son caros, como recientemente comprobaron Liberbank y Unicaja. Las dos entidades calculan sinergias de entre 100 millones y 150 millones.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios