CONVOCAN SUS CONSEJOS

Cumbre para la fusión Unicaja-Liberbank: 150 millones impiden el acuerdo

Las dos entidades tenían previsto aprobar la fusión este miércoles, aunque ayer seguían alejadas. Liberbank quiere más de un 45% del nuevo grupo y Unicaja solo ofrece un 40%

Foto: Oficinas de Liberbank y Unicaja.
Oficinas de Liberbank y Unicaja.

Espadas en todo lo alto en la fusión de Unicaja y Liberbank. Las dos entidades siguen sin cerrar un acuerdo mientras van pasando fechas clave. Los consejos de ambos grupos de cajas estaban preparados para aprobar el proyecto de fusión este mismo miércoles, según fuentes financieras consultadas por El Confidencial. Sin embargo, añaden las mismas fuentes, el acuerdo estaba lejos de cerrarse a última hora de ayer martes, por lo que la unión tendrá que esperar.

Hasta ahora, la hoja de ruta establece que el proyecto y la ecuación de canje sean aprobados en consejo a mediados de abril, para así poder convocar junta de accionistas para la segunda parte de junio.

Distancia

Lejos de ello, las dos entidades siguen enrocadas en la negociación de precio. Fuentes próximas al proceso explican que Unicaja defiende que debe controlar un 60% del nuevo grupo, frente al 40% de los accionistas de Liberbank, y estos últimos reclaman más de un 45% del banco resultante. Una distancia que, según los precios de cotización de las últimas semanas, equivale a una participación de 150 millones en la nueva entidad.

La entidad malagueña vale en bolsa algo más de 1.500 millones, frente a los 1.150 millones de la asturiana. Atendiendo a estas cotizaciones, los inversores creen que Unicaja debería tener el 57% y Liberbank el 43% del nuevo grupo, un reparto que se ve con buenos ojos desde el entorno de las entidades.

Uno de los últimos obstáculos para la fusión es la posición de sus principales accionistas, la Fundación Unicaja, presidida por Braulio Medel, en el caso del banco malagueño, y la Fundación Cajastur y el fondo Oceanwood, en el grupo liderado por Manuel Menéndez. Estos accionistas no quieren ceder ni un milímetro y tienen precedentes de derribar operaciones a última hora, incluso a costa de enfrentamientos con el Banco de España (Liberbank con CAM). Por ello, en el sector financiero no se descarta que la operación salte por los aires en la fase final de las negociaciones.

Más allá del reparto concreto, Unicaja y Liberbank están chocando hasta en la propia metodología para calcular la ecuación de canje. La entidad malagueña cree que se deben tener en cuenta el tamaño de cada entidad —por balance— y la situación en bolsa antes de que se conociera que comenzaban las negociaciones en diciembre. Estas métricas le llevarían a controlar el 60% del nuevo banco.

Manuel Menéndez, presidente de Liberbank.
Manuel Menéndez, presidente de Liberbank.

Por su parte, Liberbank defiende que debe usarse la cotización de las dos entidades desde que se hizo pública la fusión. Desde entonces, Unicaja cae un 8%, y el grupo asturiano cede un 2,5%. Además, esta entidad defiende que está más saneada y tiene la red comercial más a punto. Esto les permitiría llegar por encima del 45%.

Después de medio año de negociaciones, cuatro desde que se hizo oficial la operación, Azuaga y Menéndez encaran las semanas decisivas de la fusión. Pronto se verá si estos dos 'jugadores de póquer' están dispuestos a romper la baraja o ya tienen la jugada apalabrada.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios