EN EL MERCADO ALTERNATIVO DE RENTA FIJA

Mango emitirá deuda por primera vez para financiar su plan de modernización

La cadena textil ha iniciado los contactos con el MARF y con varios bancos para colocar pagarés en lo que será la primera colocación de títulos de renta fija de su historia

Foto: Fachada de una tienda de la firma Mango. (EFE)
Fachada de una tienda de la firma Mango. (EFE)

Mango se ha propuesto no solo diversificar sus fuentes de ingresos por cualquier canal, sino también la forma en que financia su nuevo plan estratégico. Según aseguran fuentes financieras, la cadena de moda ha iniciado los trámites para emitir pagarés en el Mercado Alternativo de Renta Fija (MARF). La operación, aún pendiente de aprobación y que alcanzaría un máximo de 100 millones de euros, supondrá la primera colocación de deuda en la historia por parte del grupo catalán presidido por Isak Andic.

Según las mismas fuentes, el nuevo consejero delegado de Mango, Toni Ruiz, se ha propuesto abrir nuevas fuentes de financiación para no depender exclusivamente de la banca. Una fórmula que también han emprendido otras empresas privadas como Grupo Siro, Volotea, Pikolín, Aedas, Vocento, Gestamp o Barceló. El objetivo es obtener un ahorro de los costes financieros y profesionalizar la gestión de la compañía, ya que la cotización de los pagarés obliga a determinados compromisos de información con el mercado de renta fija.

La operación se hará siempre en el mercado español y no en la Bolsa de Irlanda, como han hecho otras compañías como ECI, Ferrovial o Meliá

Como adelantó en exclusiva El Confidencial el pasado 20 de diciembre, Mango tiene una deuda de unos 500 millones tras la refinanciación firmada a finales de 2018. De esta cantidad, 400 millones se corresponden con un crédito sindicado y los restantes 100 millones son líneas de circulante y de 'revolving credit facility' (RCF) que, según otras fuentes, la compañía todavía no ha usado. No obstante, estas líneas a corto plazo, habituales en este tipo de empresas, tienen un coste más elevado, motivo por el cual el grupo textil quiere sustituirlas por pagarés más baratos.

Otras fuentes indican que las necesidades de liquidez para el día a día de Mango no superan los 30 millones, por lo que el importe final de la primera emisión rondaría una cifra similar. La idea de Ruiz es pedir una cantidad máxima próxima a los 100 millones y posteriormente colocar un determinado volumen entre inversores institucionales en función de la respuesta del mercado. Es decir, del precio al que tenga que vender los pagarés.

El director general de Mango y su nuevo director financiero, Josep Barberá, ya se han reunido con los responsables del MARF para poner en marcha toda la maquinaria legal necesaria para la emisión. De igual forma, y en paralelo, se están cerrando los contactos con los bancos, brókeres y bufetes de abogados que actuarán como bancos colocadores y agentes de pagos. La operación se hará siempre en el mercado español y no en la Bolsa de Irlanda, como han hecho otras compañías como El Corte Inglés, Ferrovial, ACS, Sacyr, Enagás, CAF o Meliá.

Toni Ruiz, nuevo director general de Mango.
Toni Ruiz, nuevo director general de Mango.

Mejora de los resultados

A falta del cierre oficial de las cuentas, Mango acabó 2018 con el primer crecimiento en ventas de los últimos tres ejercicios, tras registrar caídas en la facturación en 2016 y 2017. Según fuentes financieras, el grupo textil ha alcanzado una cifra de negocio que oscila entre los 2.225 y los 2.235 millones, entre 30 y 40 millones por encima de los 2.194 millones que obtuvo en el año precedente. Cerca del 20% de este importe proviene ya de internet. Por su parte, el beneficio bruto de explotación o ebitda ha mejorado cerca de un 15%, hasta alcanzar los 132 millones.

A falta del cierre oficial de las cuentas, Mango acabó 2018 con el primer crecimiento en ventas de los últimos tres ejercicios

No obstante, y todavía pendiente de los ajustes contables de última hora, la compañía puede volver a registrar pérdidas debido al esfuerzo realizado en cerrar tiendas de menor tamaño para ampliar las localizaciones con más espacio comercial. En 2017, la compañía registró 33 millones de minusvalías, frente a los 61 millones de 2016, los primeros números rojos de su historia. Fuentes oficiales de Mango han declinado hacer ningún comentario sobre esta información.

El grupo está inmerso en un nuevo plan estratégico cuyas líneas centrales son la adecuación del tamaño de los puntos de venta, la mejora de los canales 'online', la centralización de los centros logísticos, una gestión más eficiente de los 'stocks' y el ataque de nuevos mercados, como Estados Unidos y China. Mango está actualmente presente en 104 países.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios