juicio por la salida a bolsa de bankia

Testigo Guindos: las contradicciones del 'ministro' sobre el rescate de Bankia

El vicepresidente del BCE declara el martes como testigo del juicio de Bankia. Tendrá que aclarar las diferentes versiones ofrecidas sobre la salida de Rato y la nacionalización

Foto: Luis de Guindos, vicepresidente del BCE y exministro de Economía. (Reuters)
Luis de Guindos, vicepresidente del BCE y exministro de Economía. (Reuters)

Luis de Guindos juró el cargo de ministro de Economía el 22 de diciembre de 2011, y pronto tuvo que hacerse cargo del Gordo bancario. En apenas cuatro meses y medio se precipitaron la salida de Rodrigo Rato de Bankia y la nacionalización del cuarto banco del país. El papel del actual vicepresidente del BCE es una las grandes incógnitas del caso cuyo juicio tiene lugar en la Audiencia Nacional, y al que Guindos acude como testigo este martes, por videoconferencia desde Fráncfort (Alemania).

Aunque esté a más de 1.800 kilómetros de distancia, el exministro del PP no se va a librar de las embestidas de procesados y acusaciones. Algunos han señalado la mano invisible de Guindos como uno de los desencadenantes de todo lo que pasó en abril y mayo de 2012. El testigo tendrá que responder a decenas de preguntas y aclarar algunas de las contradicciones o lagunas que han dejado sus versiones dadas hasta ahora en la Audiencia —como testigo en instrucción—, el Congreso y en su propio libro.

1. El informe de Deloitte

La auditora no entregó su opinión a Bankia a finales de abril de 2012, lo que aceleró la salida de Rato, algo que está acaparando gran parte de la discusión del juicio. Sobre ello, Guindos dijo en su declaración de 2013 como testigo —que rellenó por escrito— que "la primera noticia que tuve de que el informe de auditoría no se había emitido fue por el hecho relevante del 4 de mayo".

Esta versión no concuerda con otras declaraciones del exministro: "La situación de emergencia de Bankia preocupaba al Ministerio de Economía y Competitividad y al Banco de España. […] La situación requería que se mantuviera un diálogo permanente con el Banco de España", señaló en abril Guindos. Según explicó en su declaración el socio de Deloitte, Francisco Celma, el regulador estaba avisado de los problemas de la auditoría desde enero. ¿Podía tener Economía un "diálogo permanente" con el regulador y no saber los problemas que se avecinaban con el auditor, que incluso salieron en prensa días antes del 4 de mayo?

Algunas acusaciones han tratado incluso de ligar la ausencia de informe de auditoría a una petición de Guindos a Deloitte, algo que negó tajante Celma en su declaración: "Nunca [hablé con Guindos]. De hecho, a lo largo de mi carrera siempre he mantenido contacto con los reguladores. Jamás he hablado con nadie de Economía sobre un cliente".

2. Banco de España

El 17 de abril el Banco de España aprobó el plan de recapitalización de Bankia para cumplir el real decreto 2/2012. La victoria de Rato fue efímera, ya que según la declaración de los responsables de entonces del regulador, Guindos les apartó para exigir nuevos requisitos a Bankia.

En su declaración en el Congreso de enero de 2018, el exministro dio una versión diferente de lo que pasó tras el 17 de abril de 2012: "El Grupo BFA-Bankia comenzó, entonces, a presentar planes adicionales de ajuste sin conseguir obtener la aprobación del Banco de España. En paralelo, el Ministerio de Economía trabajó durante todo el mes de abril con la dirección de Bankia para tratar de solventar la situación, de forma definitiva, con medidas creíbles", es decir, el Banco de España no había dado su visto bueno definitivo.

Miguel Ángel Fernández Ordóñez, exgobernador del Banco de España, en la Audiencia
Miguel Ángel Fernández Ordóñez, exgobernador del Banco de España, en la Audiencia

Esta declaración suscita dudas respecto a otra de 2013 en la Audiencia, donde señalaba que el plan de Bankia (conocido como Rato 1) podía cumplir el RD 2/2012, "pero la situación era más compleja y su solución requería necesariamente ir más allá del mero cumplimiento del RDL 2/2012".

Durante esas fechas, Guindos tuvo dos reuniones clave, una con Mario Draghi (BCE) el mismo 17 de abril y otra con Olli Rhen (Comisión Europea) dos días después. "El presidente del BCE me trasladó que las dudas sobre el sistema financiero español no se habían disipado tras la aplicación del RDL 2/2012 ya que seguía existiendo una fuerte incertidumbre en los mercados".

3. Informe del FMI

El exministro afrontará otra batería de preguntas sobre los rumores de que impulsó un demoledor informe del Fondo Monetario Internacional (FMI). Le acusan de pedir al organismo un avance de una inspección que tenía sobre la banca española y que se filtrara a la prensa el 25 de abril. Según muchos procesados, este hecho fue el principio del fin de Bankia, ya que aceleró su crisis a finales de abril.

"Respecto a si le dije yo a la jefa de delegación que pusiera un párrafo, en absoluto, entre otras cuestiones porque no me hubiera hecho caso. Pregunte usted cómo funciona el equipo del Fondo Monetario: hace sus comunicados en función de lo que consideran ellos oportuno, y ella fue la que vino a decirme que tenía un problema en el sistema financiero español y que tenía un problema en Bankia", señaló Guindos en el Congreso hace un año. El exministro tendrá que aclarar qué trató en su visita a Washington seis días antes de la publicación del avance.

4. Rato-Goirigolzarri

En sus distintas declaraciones, Guindos siempre ha señalado que uno de los motivos de la crisis de Bankia era la necesidad de mejoras en gobierno corporativo, algo que también solicitaba el Banco de España. En el sector financiero sorprende que esto pasara menos de un año después de una salida a bolsa en la que la CNMV obligó que Bankia cumpliera las exigencias de gobierno corporativo de las empresas cotizadas.

"En ningún momento solicité la salida del presidente Rodrigo Rato. Una preocupación común de todos los organismos internacionales y de los analistas financieros era la estructura de gobierno corporativo de la entidad", afirmó Guindos ante preguntas de la Fiscalía en 2013. En su libro lo aclara, un político no podía seguir presidiendo el banco, y menos si era Rato y el banco se iba a nacionalizar por parte de un Gobierno del PP.

José Ignacio Goirigolzarri, presidente de Bankia
José Ignacio Goirigolzarri, presidente de Bankia

También sorprende el relato oficial de cómo fue el relevo de Rato. Este acudió a presentar su dimisión a Mariano Rajoy el 7 de mayo y después propuso a Guindos como sucesor a José Ignacio Goirigolzarri.

"El Sr. Rato me informa que va a proponer al consejo de BFA y Bankia al Sr. Goirigolzarri y me pide que me ponga en contacto con él para mostrarle mi apoyo, y así procedí. Esa es la primera vez que hablé con el Sr. Goirigolzarri como ministro de Economía", explicó Guindos. La versión extraoficial que se maneja en el sector es que el banquero vasco estaba elegido semanas antes.

5. Plan Rato 2

Rato estuvo a punto de salvar su presidencia con el conocido como plan Rato 2, que incluía la petición de 7.000 millones en ayudas públicas. Según el exministro, esta propuesta no fue rechazada por su parte ni la de nadie del Ministerio. Pero en su libro reconoce que se trató en las reuniones del 4 y el 6 de mayo con Emilio Botín (Santander), Francisco González (BBVA) e Isidro Fainé (CaixaBank), a los cuales no convenció, y que él mismo trasladó a Rato la necesidad de nacionalizar la entidad.

Más allá de la parte defensiva, Guindos también tendrá la oportunidad de pasar al ataque, como siempre ha hecho cuando ha tratado el caso Bankia. Recordará que la salida a bolsa se ejecutó con un Gobierno del PSOE; que fue una operación política con graves repercusiones; y cómo se esperó a intervenir Banco de Valencia al día después de las elecciones generales de noviembre de 2011.

Y podría recordar uno de los dardos que dejó en el Congreso en 2018, con posibles implicaciones para los acusados: "La solidez de una entidad no es ajena a la de su principal accionista". Es decir, los consejeros de Bankia tendrían que haber sido conscientes de que la salida a bolsa provocaba un agujero a su matriz, y que eso podría arrastrar al banco y a sus nuevos accionistas. Como así ocurrió.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
12 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios