PROBLEMAS TAMBIÉN PARA LA OFERTA DE CRÉDITO

Investigación del Banco de España: vienen curvas para los bancos menos capitalizados

La política de ‘dinero gratis’ del BCE reduce los ingresos de los bancos al tiempo que dificulta generar capital. Los bancos menos capitalizados entran en un bucle negativo

Foto: Hipoteca (Foto: iStock)
Hipoteca (Foto: iStock)

Harto del impacto de los estímulos del Banco Central Europeo (BCE) en las cuentas de resultados de los bancos, Francisco González lo resumió con la cita “nos están matando”. El actual presidente de honor de BBVA tiene otras preocupaciones por el caso Villarejo, pero para el común de las entidades el mayor dolor de cabeza continúa siendo el ‘precio del dinero’.

El BCE prolongará al menos hasta 2020 los niveles actuales, con el 0% en los tipos para operaciones principales de financiación y el -0,4% en la tasa de facilidad de depósito. Sin embargo, esta decisión tiene consecuencias negativas para la banca y amenaza la efectividad de la política monetaria, ya que su transmisión a la economía real depende de los bancos.

“Si los tipos bajos se mantienen durante demasiado tiempo, podrían influir negativamente en la rentabilidad de los bancos. Si tuviéramos que hacerlo, deberíamos estudiar la manera de mitigar sus posibles efectos adversos en la transmisión bancaria de la política monetaria”, alertó hace diez días François Villaroy, gobernador del Banco de Francia y uno de los candidatos para sustituir a Mario Draghi en Fráncfort.

La forma de acometer este riesgo por parte del BCE ha sido otra ola de liquidez para la banca (LTRO-III) entre septiembre de 2019 y marzo de 2021, periodo en el que los bancos europeos tendrán que devolver más de 800.000 millones por anteriores rondas, de los que 170.000 millones corresponden a la banca española.

Aun así, la liquidez no es el principal quebradero de cabeza de los bancos, sino cómo el margen de transformar depósitos en préstamos se ha ido a mínimos por los tipos al 0%, así como el coste de aparcar su liquidez en el BCE al permanecer el tipo de facilidad de depósito en el -0,4%.

Los LTRO anteriores tuvieron efectos indirectos en el crédito al relajar los criterios de aprobación, según una investigación de los economistas Desislava C. Adreeva, del BCE, y Miguel García-Posada, del Banco de España (BdE). Sin embargo, los tipos bajos juegan en sentido contrario, especialmente en los bancos menos capitalizados, sobre los que hay un efecto adverso en sus ingresos netos por intereses.

Un artículo de Óscar Arce, Miguel García-Posada y Sergio Mayordomo, economistas del BdE, recuerda que los tipos aún no han llegado al nivel ‘reversal rate’, a partir del que hay caídas en la rentabilidad bancaria y en la generación de capital, pero que este no tiene por qué ser el 0%. No obstante, el estudio ‘Ajustes de las políticas crediticias en un contexto de interés negativos’ refleja que tres de cada cuatro bancos informa de que los tipos bajos castigan su cuenta de resultados.

Los bancos afectados tienen una ratio de capital media del 10,3%, mientras que los que aseguran no verse perjudicados exhiben un 11,5% en promedio. El BdE explica que la reducción de márgenes puede verse compensada parcialmente con un aumento de la oferta de préstamos.

Pero esto no es posible para los bancos que van más justos en capital. En este sentido, los bancos españoles están a la cola en Europa si se mira la ratio de máxima calidad (‘fully loaded’), por lo que los supervisores siempre piden más esfuerzos. Aunque están en la media del viejo continente por ratio de apalancamiento (capital sobre total de activos).

Capital costoso

Además, el ‘dinero gratis’ coincide con que el capital bancario es “escaso y costoso”, con lo que “este mecanismo de erosión de los ingresos por intereses tiene lugar con más intensidad, lo que puede provocar un bucle entre bajas ratios de capital y escasos niveles de márgenes, en el que ambos factores se retroalimentan”, añade el informe del BdE. Además, los bancos afectados muestran mayor exceso de liquidez que los no afectados.

Los resultados de los datos cruzados entre las encuestas de condiciones financieras y los balances individuales llevan al estudio a concluir que los bancos afectados tienden a endurecer los términos y las condiciones del crédito. Para ello, reducen los vencimientos medios de sus préstamos e incrementan el nivel medio de comisiones. “Asimismo, los bancos afectados por los tipos de interés negativos muestran un descenso en su nivel de tolerancia al riesgo en el segmento de crédito a empresas no financieras”, añade el BdE.

Estos bancos castigados por los tipos al 0% o negativos también exigen mayores garantías o requerimientos como colateral a la hora de conceder créditos, como hipotecas a las familias por la compra de una vivienda. De hecho, desde 2014, cuando los tipos de facilidad de depósito pasaron a territorio negativo (ahora en el -0,4%), “los bancos españoles afectados redujeron su oferta de préstamos dirigidos a empresas con un perfil de riesgo más elevado y aumentaron su oferta a compañías con un menor nivel de riesgo, en ambos casos en mayor medida de lo que lo hicieron los bancos no afectados”.

Otro elemento que encuentra la investigación es que los bancos afectados tienen una mayor proporción de depósitos sobre los activos totales, con un 42,7% frente al 37,1% del resto. Así, la baja remuneración de los depósitos supone un efecto contractivo de los tipos negativos sobre el margen entre el interés de los préstamos y la propia remuneración de los depósitos.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios