según la auditoría de deloitte

Los Villar Mir se apuntan una pérdida de hasta 1.000 M por el desplome de OHL

El informe de auditoría firmado por Deloitte advierte de que la familia tendrá que poner a valor real su participación en la constructora, que actualmente está sobrevalorada

Foto: El presidente de OHL, Juan Villar-Mir Fuentes (i), junto al fundador del grupo, Juan Miguel Villar Mir. (Reuters)
El presidente de OHL, Juan Villar-Mir Fuentes (i), junto al fundador del grupo, Juan Miguel Villar Mir. (Reuters)

Los Villar Mir salvaron su enésimo ‘match ball’ el pasado 27 de noviembre con una nueva refinanciación de la deuda del grupo, la segunda en lo que va de año. Sin embargo, según el último informe de auditoría del 'holding' familiar, la sociedad matriz tendrá que realizar una provisión contra la cuenta de resultados de 2018 entre los 750 y los 1.000 millones de euros por el desplome en bolsa de OHL, cantidad que se incrementará de forma sensible por el derrumbe de Ferroglobe, la filial de metales que cotiza en el Nasdaq.

El reconocimiento de esta pérdida se deriva de la venta del 12,2% de la constructora llevada a cabo el pasado mes de junio, a un precio de 2,85 euros por acción. Los ingresos de esa operación, cercanos a los 100 millones de euros, fueron utilizados para amortizar parcialmente un préstamo con Deutsche Bank —el banco alemán se quedó además con los dividendos cobrados por la familia— y pagar también otro crédito sindicado liderado por Crédit Agricole. Pero al realizar esa desinversión, Grupo Villar Mir bajó su participación desde el 51,2 al 38,8%, lo que supone un cambio sensible en cómo contabiliza la inversión en OHL.

Al reducir su presencia en el capital por debajo del 40%, la familia pasa del régimen de control al de influencia significativa, “lo que conllevará la valoración de los activos netos aportados por OHL a 31 de diciembre de 2017 (1.108 millones de euros) a su valor razonable, registrándose esta variación en la cuenta de resultados del ejercicio 2018”, según consta en la memoria del Grupo Villar Mir. Actualmente, la participación del 38% de GVM en la constructora tiene un valor de mercado de 84 millones, frente a los 811,5 millones (actualizado tras la venta del 12,2%) de como lo tiene contabilizado el 'holding'.

Las acciones de OHL se cambian actualmente en bolsa a poco más de 0,7 euros, tras registrar un derrumbe del 85% en lo que va de año. La familia las tiene contabilizadas en libros a 7,39 euros. La compañía registró unas pérdidas históricas de 1.335 millones de euros en los nueve primeros meses del año, derivadas del reconocimiento de nuevos proyectos fallidos, las minusvalías por la venta de activos hoteleros en México y el impacto de la venta de la filial de concesiones. La sociedad, dirigida ahora por José Antonio Fernández Gallar como consejero delegado y presidida por Juan Villar-Mir de Fuentes, hijo del fundador, ha puesto en revisión su plan estratégico para volver a la rentabilidad en 2019.

El reconocimiento del deterioro, que irá contra la cuenta de resultados, ha sido pactado con Deloitte, auditor del grupo y de OHL. La firma de consultoría, que ya hizo una salvedad en las cuentas de la filial, sostiene el mismo argumento en el informe oficial al puntualizar que la venta del citado 12,2% “podría conllevar, en el ejercicio 2018, la pérdida de control de esta participada y el reconocimiento de una pérdida por la diferencia entre los activos netos aportados al consolidado y su valor razonable”.

La foto final de Grupo Villar Mir empeorará aún más porque el 'holding' tendrá también que reconocer el deterioro del fondo de comercio de Ferroglobe, la compañía especializada en silicio y otros metales, de la que controla el 54%. La empresa, que salió a cotizar en la Navidad de 2015 tras la fusión entre Ferroatlántica y Globe Specialty Metals, ha tenido un comportamiento similar en bolsa este año, periodo en el que ha perdido más del 80% de su valor.

Pérdidas continuadas

En la presentación de los resultados del tercer trimestre, Ferroglobe, presidida por Javier López Madrid, comunicó a los inversores una rebaja sustancial de sus previsiones de ingresos y beneficios, lo que se tradujo en un desplome del 60% en una sola sesión. La capitalización de esta sociedad asciende a 340 millones de dólares, lejos de los 2.200 millones a los que debutó hace ahora tres años.

Aunque GVM mantiene el control de la filial y no tendrá que hacer una provisión tan brusca como en OHL, sí que tendrá que reconocer un deterioro por el fondo de comercio. En 2017 ya tuvo que apuntarse una rebaja de 27,11 millones y de 174,36 millones en 2016, como consecuencia de una disminución sostenida de los precios de venta del producto final, lo que redujo a la baja sus expectativas de flujos de caja.

El 'holding', presidido por el octogenario Juan Miguel Villar Mir, perdió 258 millones de euros en 2017 por sus operaciones continuadas, unos números rojos inferiores a los 1.475 millones registados en 2016. Teniendo en cuenta lo que denominan divisiones interrumpidas o vendidas, el resultado fue de un beneficio de 239 millones en 2017, frente a unas minusvalías de 857 millones en el ejercicio precedente.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios