así fue su presentación

OHL escenifica la llegada de Fernández Gallar para alivio (y censura) de los Villar Mir

La Junta General de la compañía celebrada ayer fue también la puesta de largo del que será nuevo CEO de la compañía, quien declinó confirmar de palabra lo que se constató con imágenes

Foto: Imagen de la Junta General de OHL celebrada ayer.
Imagen de la Junta General de OHL celebrada ayer.

En la primera fila de un auditorio repleto, sentado a la izquierda del padre, y frente a un consejo de administración que en breve dirigirá, José Antonio Fernández Gallar, el todavía director general de Inmobiliaria Espacio, acudió ayer a la Junta General de OHL.

La familia Villar Mir le había reservado este puesto de excepción junto al 'alma mater' de todo el grupo, Juan Miguel Villar Mir, una puesta en escena que vino a refrendar en imágenes lo que la constructora esquivó reconocer de palabra: que es el elegido para suceder como consejero delegado de OHL a Juan Osuna, quien sí confirmó su marcha de la compañía.

Este recibimiento tomó cuerpo durante el receso que solicitó el presidente de la compañía, Juan Villar-Mir de Fuentes, para organizar las respuestas a la batería de preguntas que hicieron los minoritarios en una de las asambleas más encendidas de los últimos tiempos

Fernández Gallar aprovechó este descanso para subir al escenario donde, repartidos en dos filas, estaban sentados los administradores de OHL. El consejero independiente y coordinador, Juan José Nieto, salió rápidamente a saludarle, y, tras un breve intercambio de palabras, se dirigió al asiento en el que estaba sentada la también independiente Reyes Calderón para advertirle de la presencia del futuro consejero delegado en el estrado.

Rápidamente, la catedrática se acercó a saludar y, en pocos segundos, todos los miembros del máximo órgano de administración de la compañía, con la excepción del presidente y el todavía consejero delegado, que estaban preparando las respuestas a los minoritarios, hicieron un corrillo en torno a Fernández Gallar, con una sonriente Silvia Villar-Mir de Fuentes llevando gran parte de la conversación.

El enfado del minoritario

La escena apenas duró un par de minutos, pero refrendó la 'pole position' desde la que parte el directivo para tomar los mandos de OHL, tras haber sido elegido por la familia fundadora para el cargo. Pero las reglas de buen gobierno exigen seguir unos pasos que la compañía dará en breve, tras encargar a la comisión de nombramientos y retribuciones seleccionar el mejor perfil.

Al terminar la junta, el propio Fernández Gallar esquivó confirmar lo que es un secreto a voces, aunque reconoció que sería un honor ser elegido para tal cometido. Un reto que, entre otros puntos, exigirá recuperar la confianza de los minoritarios, que aprovecharon la asamblea anual para verter duras críticas contra todo el consejo pero, sobre todo, contra la familia fundadora y el consejero delegado saliente.

La noticia de que Osuna ha decidido abandonar la compañía tras apenas ocho meses en el cargo, con un bonus de 18 millones por vender la filial de concesiones a IFM, y para fichar, precisamente, por el fondo australiano, fue duramente criticado por los pequeños accionistas, que exigieron, sin lograrlo, que el directivo les aclarara si va a incorporarse a las filas del gigante de las antípodas: "Lo que haga con mi vida personal no voy a decirlo públicamente", replicó el ejecutivo.

Con gran diplomacia y exquisito tono, en cambio, respondió el presidente a las duras críticas de sus accionistas, casi todos ellos ancianos, como una señora que dijo alto y claro lo que era el sentir general en el auditorio: "Me siento engañada", espetó poco antes de criticar que "son ustedes muy generosos con los que les sacan las castañas del fuego", en referencia a los finiquitos de los dos últimos consejeros delegados, Tomás García Madrid y Osuna.

"La realidad de OHL es esta: somos una mierda", dijo otro pequeño inversor, quien echó en cara que el bonus extraordinario del consejero delegado no haya tenido contrapartida entre los accionistas, en forma de dividendo extraordinario: "Han cobrado todos, y los accionistas queremos cobrar", afirmó.

"¿En qué momento se jodió OHL?", se preguntó en las misma línea otro minoritario a quien le preocupaban los rumores de que la compañía pudiera ser vendida a un grupo chino, máxima que tanto el presidente como el consejero delegado negaron que estuviera sobre la mesa.

En el aire quedaron las reiteradas preguntas de adónde han ido los mil millones de la ampliación de capital de 2015, aunque algún accionista hizo sus propias elucubraciones: "Que se lo pregunten a Alibaba o a algunos de estos".

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios