marcha del consejero delegado

Juan Osuna negocia su salida de OHL y deshoja la margarita para fichar por IFM

El consejero delegado de la constructora ha tomado la decisión de abandonar el grupo, una salida pactada que quiere hacer con cuidado por su estrecha relación con Juan Miguel Villar Mir

Foto: Juan Osuna, consejero delegado de OHL. (Pablo López Learte)
Juan Osuna, consejero delegado de OHL. (Pablo López Learte)

Nuevo relevo en la cúpula de OHL. Apenas ocho meses después de ser nombrado consejero delegado en sustitución de Tomás García Madrid, Juan Osuna está negociando con la familia Villar Mir su marcha del grupo constructor, una despedida que estaba pendiente del cobro del bonus de 18 millones con el que fue premiado en abril por lograr la venta de la filial de concesiones al fondo IFM; completar la metamorfosis de la compañía, que ha pasado de ser un gran grupo de infraestructuras a una constructora; y afrontar el ajuste de plantilla a esta nueva realidad.

De hecho, estos son los tres principales hitos que el directivo se comprometió a llevar a cabo con el fundador y 'alma mater' del grupo, Juan Miguel Villar Mir, cuando aceptó llevar las riendas de la compañía en octubre del año pasado, retos que, una vez superados, han abierto formalmente la puerta para iniciar su relevo.

Según confirman fuentes conocedoras, aunque el directivo tiene tomada su decisión, también está preparando con sumo cuidado su marcha, debido a la relación de máxima confianza y lealtad que desde hace años mantiene con Villar Mir, pero convencido de que ha llegado el momento de abordar nuevos retos profesionales, sobre todo, tras haber logrado devolver a OHL la salud financiera y recuperar el dividendo.

Un ejemplo del tono amistoso con el que se está abordando esta marcha es la intención que existe en ambas partes de que Osuna siga vinculado a la compañía de alguna manera, probablemente, con algún papel como asesor del propio Villar Mir, un lazo que Osuna parece haber puesto sobre la mesa a la hora de abordar sus próximos pasos profesionales.

Osuna podría continuar vinculado a la compañía mediante algún tipo de contrato de asesoramiento al propio Juan Miguel Villar Mir

El próximo destino del directivo podría ser IFM, que desde el primer momento ha intentado convencerle de que se incorpore a sus filas como máximo responsable de la otrora OHL Concesiones, filial que el fondo australiano ha adquirido con la vocación de hacerla crecer. De hecho, entre los proyectos por los que se ha interesado está la relicitación de las autopistas quebradas, concurso que ha quedado en el aire tras el cambio de Gobierno.

No obstante, según señalan fuentes conocedoras, aunque el grueso de la empresa de concesiones está en México, entre las condiciones que ha puesto Osuna para aceptar la propuesta del fondo australiano figura mantener su base de operaciones en España y viajar al otro lado del Atlántico todos los meses.

Hombre fiel de la casa

Ingeniero de Caminos, Canales y Puertos, MBA por la Universidad de Comillas y Master Science de la Universidad de Wisconsin, Osuna se incorporó a OHL en 1998 con el mandato de desarrollar el área de Promoción de Infraestructuras.

Dos años después, tras la creación de OHL Concesiones, fue nombrado director general de esta área y, posteriormente, consejero delegado de la misma, la cual siempre gozó de un estatus especial de independencia, hasta el punto de que Osuna siempre reportó directamente a Villa Mir en vez de a los diferentes consejeros delegados.

Hace dos años, cuando Josep Piqué pactó con Villar Mir abandonar los mandos del Grupo OHL, el nombre de Osuna ya sonó con fuerza para relevar al directivo catalán como consejero delegado. Pero, en el último momento, el elegido fue García Madrid debido a su mejor sintonía con la segunda generación de la familia, la cual acababa de activar el relevo generacional con el nombramiento de Juan Villar-Mir de Fuentes como presidente.

Desde entonces, el grupo de infraestructuras ha estado inmerso en un plan de saneamiento que ha incluido tanto la venta de activos, como la suspensión del dividendo y varios ajustes de personal en forma de expedientes de regulación de empleo (ERE). El último, que está actualmente sobre la mesa, afectará a 140 profesionales de las oficinas centrales en España, donde trabajan unas 400 personas, y desde la compañía se ha justificado por la necesidad de adaptar los recursos a su nueva dimensión.

Grupo Villar Mir también ha reducido posiciones en OHL y, por primera vez en su historia, se ha situado por debajo del 50% del capital al haber vendido, a principios de este mes de junio, un 12% de las acciones de la constructora, cuyo futuro, tras diversos intentos de venta a inversores extranjeros, fundamentalmente chinos, podría terminar cristalizando en esta dirección.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios