se compromete a seguir hasta 2023

El consejo de Iberdrola renovará a Galán en la presidencia hasta los 73 años

El ingeniero, que en septiembre cumplirá 68 años, se ha comprometido con los grandes inversores institucionales a continuar al frente de la multinacional hasta al menos los 73

Foto: El presidente de Iberdrola, Ignacio Sanchéz Galán. (EFE)
El presidente de Iberdrola, Ignacio Sanchéz Galán. (EFE)

Iberdrola celebra este viernes la junta general de accionistas para aprobar las cuentas de 2017 y la gestión del consejo de administración. Un ejercicio de relativa transición que ha dado paso a un plan estratégico que abarca hasta 2022. Un nueva hoja de ruta que Ignacio Sánchez Galán quiere liderar pese a que su mandato como presidente expira a principios del próximo ejercicio. Según han confirmado fuentes próximas al grupo energético, el ingeniero, que en septiembre cumplirá 68 años, se ha comprometido con los grandes inversores institucionales a continuar al frente de la multinacional hasta al menos los 73.

Así lo ha confirmado el propio Sánchez Galán (Salamanca, 1950) a varios de los mayores fondos del mundo, con participaciones relevantes en el capital de Iberdrola, en las reuniones previas que el presidente ha tenido con motivo de la junta general. De esta forma, el ejecutivo da por hecho que el consejo de administración le volverá a proponer para continuar como presidente y que cuenta con el apoyo de los inversores con más peso en el accionariado para renovar por cuatro años más.

Según han confirmado las mismas fuentes, los responsables de fondos del tamaño de Blackrock, Capital Research y Norges Bank, que suman en total cerca del 12% del capital de Iberdrola, ya le preguntaron en febrero, cuando presentó el Plan Estratégico 2018-2022, si tenía previsto continuar al frente de la eléctrica a partir de 2019, año en que vence la presidencia. Lo mismo hizo Qatar Investment Authority, con cuyos responsables se reunió Sánchez Galán a principios de marzo en Doha. Y el salmantino, que se considera en plena forma, contestó de forma positiva.

Foto: Reuters.
Foto: Reuters.

La cuestión no es menor, porque estos grandes fondos mundiales consideran a Galán el ‘key manager’ o persona clave para el cumplimiento de los objetivos marcados en el plan estratégico. Una figura esencial para la compañía y para los accionistas relevantes, que condicionan su inversión a que el grupo cuente con un equipo gestor comprometido y capacitado. En el caso de Iberdrola, el protagonismo de Galán es más relevante si cabe, porque el veterano directivo siempre se ha negado a tener un consejero delegado que le hiciera sombra, por lo que todo el poder ejecutivo ha recaído siempre en él.

Años atrás, algunos inversores le llegaron a pedir que adoptase un sistema de gobierno corporativo más propio de una compañía anglosajona. Es decir, con la diferencia entre el presidente institucional o ‘chairman’ y el consejero delegado o primer ejecutivo. Así lo hicieron Gas Natural, durante la etapa entre Salvador Gabarró y Rafael Villaseca primero e Isidre Fainé y Villaseca después, o Repsol, desde 2015, cuando Antonio Brufau cedió todas las funciones directivas a Josu Jon Imaz. Por el contrario, Endesa ha mantenido estos 10 últimos años la figura de presidente ejecutivo en la persona de Borja Prado, acompañado por un consejero delegado, mientras que Gas Natural ha copiado la estructura de Iberdrola tras el nombramiento el pasado mes de febrero de Francisco Reynés.

La bolsa, asignatura pendiente

Galán siempre ha rechazado delegar las responsabilidades más relevantes. De hecho, el número dos de la compañía es Francisco Martínez-Córcoles, cuya función es la de consejero director general de negocios. Similar a la que tenía José Luis Sampedro, su predecesor, un histórico de Iberdrola que decidió dejar la compañía en 2014 al cumplir los 68 años de edad. Los mismos que cumplirá en septiembre Galán, que, como antes hicieran Emilio Botín, Francisco González, Isidre Fainé, César Alierta y Florentino Pérez, ha decidido mantenerse al frente de la compañía energética una vez supere los 70 años.

Si no hay contratiempos, Galán estará al frente de Iberdrola hasta 2023, por lo que se convertirá en el presidente más longevo desde que nació la compañía en 1992 tras la fusión de Iberduero e Hidroeléctrica Española. El salmantino, que percibe una retribución de casi 9,5 millones de euros anuales (el cuarto mejor pagado del Ibex), fue nombrado primer ejecutivo el 26 de abril de 2006 en sustitución de Íñigo de Oriol. Desde que tomó las riendas, la cotización de la eléctrica se ha mantenido prácticamente plana, en la cercanía de los seis euros por acción. Los inversores han visto compensado este discreto comportamiento con el dividendo, que Galán ha mantenido en torno al 70% del beneficio.

No obstante, su capitalización se ha multiplicado por casi dos veces. Un efecto producido por las reiteradas ampliaciones de capital aprobadas para financiar la compra de Scottish Power (8.625 millones), Energy East (3.374 millones) y dar entrada del emirato de Qatar (2.100 millones). Hoy, Iberdrola vale en bolsa 38.000 millones; tras un discreto inicio de 2017, es la segunda empresa del sector más grande de Europa tras Enel y está entre las 10 más grandes del mundo.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios