los analistas lo estiman en 600 millones

Iberdrola lanza un duro plan de ajuste en España y un programa de desinversiones

La compañía actualizará este miércoles su Plan Estratégico 2016-2020, cuyos objetivos serán difíciles de cumplir por la caída de las divisas y la nueva regulación de Álvaro Nadal

Foto: Sede central en Bilbao de Iberdrola.
Sede central en Bilbao de Iberdrola.

Iberdrola presentará este miércoles los resultados del ejercicio 2017 y la actualización de su Plan Estratégico 2016-2020, cuyo nuevo horizonte será 2022. Fuentes financieras indican que la compañía eléctrica presidida por Ignacio Sánchez Galán comunicará un aumento de las inversiones hasta los 29.000 millones de euros, el mantenimiento de la política de dividendos, un programa de desinversiones no estratégicas y, sobre todo, un plan de eficiencia de hasta 1.000 millones y que afectará principalmente a España y Brasil.

Con ello, según las mismas fuentes, Galán quiere compensar los efectos negativos del cambio de las divisas, sobre todo del dólar estadounidense y del real brasileño, monedas en las que ingresa entre el 30 y el 35% del beneficio neto. También quiere equilibrar el impacto de la caída de la producción hidráulica en España, que está entre un 35 y un 40% por debajo de los niveles habituales, debido a los meses de sequía, según indican los analistas de Bank of America Merrill Lynch en un informe de revisión de las cuentas de Iberdrola tras reunirse con el equipo financiero de la compañía.

Con este fin, el banco estadounidense sostiene que la eléctrica va a anunciar un plan de ahorro de costes inmediato para 2018, que, por su parte, Citi calcula que rondará los 600 millones de euros. Otras fuentes sostienen que este plan, denominado de eficiencia, puede alcanzar los 1.000 millones y que se centrará en obtener la mayoría de las sinergías posibles en Neoenergia, su filial brasileña, y reducir los gastos operativos en España una vez el Ministerio de Industria apruebe la bajada de las primas a ciertos activos regulados. Distintas fuentes dan por hecho que este programa incluirá bajas incentivadas para los empleados de la plantilla como respuesta a las presiones del ministro Álvaro Nadal.

Galán quiere compensar los efectos negativos del cambio de las divisas, sobre todo del dólar estadounidense y del real brasileño

Fuentes oficiales de Iberdrola han declinado hacer ningún comentario sobre esta información. Pero reconocen que en las últimas semanas los analistas de los distintos brókeres nacionales e internacionales que cubren la cotización de la compañía han estado reunidos con su departamento de Relaciones con Inversores para consensuar las cifras del cierre de 2017 y conocer las primeras líneas maestras del plan estratégico 2018-2020.

En referencia a los resultados de 2017, los expertos señalan que los 1.200 millones de ingresos extraordinarios derivados de la reforma fiscal aprobada por Donald Trump en Estados Unidos servirán para compensar el deterioro de 280 millones apuntado por las pérdidas en el negocio de almacenamiento de gas de su filial estadounidense, por la previsión obligada por la caída en bolsa de Siemens Gamesa, de la que controla el 8%, y la decisión de Energía de reducir la remuneración al negocio de la distribución.

Con todos estos elementos, Citi ha rebajado la previsión de beneficio operativo o ebitda de Iberdrola desde los 7.761 millones hasta los 7.288 millones, con un ajuste del 6,1%, mientras que el beneficio neto lo ha bajado un 1,4%, hasta los 2.749 millones. Merrill Lynch lo estima en 2.809 millones, pero avisa de que el subyacente u operativo sería de 2.223 millones si no fuera por el efecto positivo de la nueva política fiscal de la Casa Blanca.

Menos beneficios, mismo dividendo

En relación con el nuevo plan estratégico, los analistas consideran que la actualización se debe a que Iberdrola tiene muchas dificultades para obtener los objetivos previstos para 2020, que estimaban un ebitda superior a los 10.000 millones y un beneficio neto de 3.500 millones. La media del mercado rebaja esta previsión en un 10 y un 6%, respectivamente, pero mantiene la política de distribución de dividendos, que la compañía cifra entre el 65 y el 75% de los beneficios o ‘pay out’.

Citi ha rebajado la previsión de beneficio operativo o ebitda de Iberdrola desde los 7.761 millones hasta los 7.288 millones

La pregunta, por tanto, que se hacen los analistas, es cómo va a pagar el mismo dividendo —entre 0,32 y 0,33 euros por acción— si sus ganancias son menores. La respuesta es que Iberdrola anunciará una reestructuración de sus negocios para centrarse solamente en los regulados, con un nuevo programa de inversiones más ambicioso —pasaría de 24.000 a 29.000 millones— para desarrollar sus proyectos en Wikinger (Alemania), Dunkerque (Francia), Massachussetts (Estados Unidos), East Anglia (Reino Unido) y sus líneas de trasmisión en Brasil. Un nuevo esfuerzo que requerirá desinversiones de activos no estratégicos y un agresivo plan de ajuste de costes, ya que la generación de 'cash flow' no será suficiente para cubrir el pago de dividendos.

Con este paquete de medidas, Galán quiere impulsar la cotización de Iberdrola, que desde que lanzó el anterior plan estratégico hace justo dos años ha tenido un comportamiento peor que el del Ibex y el de sus competidores nacionales. Mientras la eléctrica se ha apreciado un 2,5% en los últimos 24 meses, el principal índice de la bolsa española se ha revalorizado un 18%, Endesa ha subido un 6% y Gas Natural vale ahora un 15% más. Mientras tanto, sus directivos se han apuntado un bonus de 115 millones por alcanzar los objetivos estratégicos 2014-2016.

_

¿Tienes información sobre este u otros casos? Envíanosla de forma anónima a través de buzon.elconfidencial.com o ponte en contacto con nosotros en investigacion@elconfidencial.com.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios