Gran Vía pisa fuerte en la pasarela inmobiliaria: nueva ola de operaciones
  1. Empresas
ventas de locales estrella

Gran Vía pisa fuerte en la pasarela inmobiliaria: nueva ola de operaciones

La cotizada arteria madrileña se prepara para una nueva oleada de operaciones, con los números 30, 35, 43 y 48 en el centro de la diana, y el auge de las 'flagship' como gran reclamo

Foto: Vista de la Gran Vía de Madrid. (E.S.)
Vista de la Gran Vía de Madrid. (E.S.)

La Gran Vía madrileña vuelve a estar en el centro de la diana de los inversores internacionales, que esperan importantes movimientos para los próximos meses en números como el 30, 35, 43 y 48 de esta cotizada arteria.

Según han confirmado varias fuentes conocedoras, en el mercado han empezado a moverse estos inmuebles, procesos que cuentan con diferente grado de maduración, pero que prometen volver a colocar esta calle en el epicentro de la transformación urbanística de la ciudad.

El número 30 fue adquirido por Talus Real Estate a principios de 2015, poco después de que Pontegadea, el brazo inversor de Amancio Ortega, comprara a Drago Capital el vecino número 32, antigua sede de Prisa y actual buque insignia de Primark en España.

Foto: gran-via-hoteles-retail-locales-comerciales-primark

Precisamente, el desembarco del gigante irlandés de la moda en Gran Vía dio el pistoletazo de salida a una lluvia de operaciones dirigidas a convertir esta arteria en un gran escaparate de tiendas y hoteles.

Siguiendo esta tendencia, nada más adquirir su inmueble, Talus empezó a tramitar un plan especial, expediente que tiene ya el informe favorable de la Comisión de Patrimonio, aunque todavía está pendiente de recibir las últimas bendiciones del ayuntamiento, según confirman fuentes oficiales.

Este avance en la tramitación ha allanado el camino para empezar a sentarse con posibles interesados en adquirir el local que actualmente ocupa Sfera, con el caramelo de poder ampliar sus dimensiones a la primera planta del edificio una vez culmine toda la tramitación del plan especial.

Foto: Edificio de Primark en la Gran Vía de Madrid.

Este movimiento recuerda al ya realizado por TPG en Gran Vía 18, edificio que sacó al mercado el año pasado, una vez consiguió que se le reconociera el uso comercial, y que fue adquirido por GIP e IBA Capital por 44 millones.

Más complicada está siendo la tramitación del Plan Especial de Gran Vía 43 bis, edificio donde históricamente convivieron el hotel y los cines Rex. Como adelantó El Confidencial, el brazo inmobiliario de la aseguradora AXA se hizo con este inmueble a finales de 2015, con la vista puesta en relanzar el hotel de la mano de un nuevo operador, que finalmente será Room Mate, y abrir una 'flagship'.

Sin embargo, todos estos planes se dieron de bruces con la decisión del ayuntamiento, el pasado verano, de inadmitir a trámite su plan especial, lo que obligó a la aseguradora a presentar un nuevo proyecto acorde con las exigencias del consistorio.

Tras este cambio de guion, las partes están más confiadas en poder convertir los antiguos cines en una gran tienda de moda de 1.675 metros cuadrados, proceso de alquiler que ya está oficialmente lanzado, con la idea de cerrar un acuerdo en breve con una gran firma de moda que termine de poner en valor el inmueble.

A este proceso se ha sumado la salida al mercado del vecino número 43, edificio de oficinas que alberga en sus locales comerciales dos restaurantes de las cadenas Vips-Ginos y que, según afirman fuentes conocedoras, se ha puesto ya formalmente a la venta.

Menos maduro está el futuro de Gran Vía 48, local de 2.500 metros cuadrados que hasta hace dos años albergaba una tienda de C&A, cuyas puertas se cerraron tras la irrupción de Primark en la zona. Esta bajada de persiana fue un jarro de agua fría para la gestora de fondos GLL, que en la primavera de 2014 había adquirido el activo.

Foto: Imagen de la calle Gran Vía de Madrid. (EFE)

Tras varios análisis para intentar levantar esta inversión, son varios los inversores inmobiliarios que esperan que, en los próximos meses, y aprovechando la nueva ventana de oportunidad que se ha abierto en la zona, la firma encargue un proceso formal de venta, aunque admiten que oficialmente no hay nada todavía encima de la mesa.

Quien también se está moviendo con prudencia, pero sin pausa, es Fundación Montemadrid, que ha vuelto a poner en el radar de los inversores el icónico Palacio de la Música al solicitar al ayuntamiento un informe vinculante sobre los usos del edificio.

Aunque todavía se encuentra en una fase incipiente, con esta jugada, Montemadrid persigue tener todas las bendiciones antes de establecer cualquier negociación formal de venta, la cual está en su hoja de ruta natural, sobre todo, después de haber completado el traspaso de su sede histórica en Plaza del Celenque a KKH Property.

Gran Vía VIPS Room Mate AXA Pontegadea Primark IBA Capital Drago Capital
El redactor recomienda