elevará la política retributiva

El Estado obtendrá más de 1.500 millones en dividendos de Aena hasta final de legislatura

El gestor aeroportuario elevará su política de retribución al accionista tras el nuevo plan estratégico, medida que permitirá a las arcas públicas hacerse con un jugoso cheque esta legislatura

Foto: Aena elevará su política de retribución al accionista tras el nuevo plan estratégico.
Aena elevará su política de retribución al accionista tras el nuevo plan estratégico.

El consejo de administración de Aena, controlado por el Estado a través de Enaire, prevé aprobar este mismo año una revisión al alza de su política de dividendo que, prácticamente, permitirá a las arcas públicas garantizarse un cheque superior a 1.500 millones de euros de aquí hasta el final de la legislatura.

El operador aeroportuario dio el primer paso en esta dirección la semana pasada, cuando aprobó disparar un 70% el dividendo y repartir entre sus accionistas el 80% de los 1.232 millones que ganó el pasado ejercicio, pero el objetivo es seguir avanzando en esta línea, según han confirmado varias fuentes conocedoras.

Este incremento del 'pay out' (porcentaje del beneficio que se destina a remunerar a los inversores) está contemplado en la actual política de Aena, que lo tiene fijado en un mínimo del 50% siempre y cuando se cumplan una serie de ratios, todos los cuales se alcanzaron en 2017.

Al tratarse de un mínimo, la compañía pudo elevarlo hasta el 80%, regando así con 500 millones a Enaire y, por ende, a todos los españoles, al tratarse de una empresa pública. Ahora, el objetivo es subrayar más esta línea, con una nueva política de dividendo que, de base, eleve el dinero destinado a retribuir a los accionistas.

Los detalles finales se definirán dentro del nuevo plan estratégico que la compañía presidida por Jaime García-Legaz está preparando para la próxima primavera y que contempla, como grandes líneas de actuación, la expansión internacional, la mejora de la actual red de aeropuertos y el desarrollo del plan inmobiliario sobre 4,5 millones de metros cuadrados de terreno que Aena tiene sin explotar comercialmente en Barajas (Madrid) y El Prat (Barcelona).

Una vez definidas las inversiones necesarias para abordar estos planes, se determinará la nueva política de dividendos, aunque las fuentes consultadas por El Confidencial aseguran que estas seguirán las directrices ya marcadas en 2017.

Si se toma como referencia el 80% del último 'pay out', y las estimaciones de beneficio que da Bloomberg para los próximos ejercicios, el Estado podría garantizarse un cheque superior a 1.500 millones de aquí a 2020, año en se celebrarán los próximos comicios, si no hay adelanto electoral.

Esta cifra resulta de sumar los 500 millones que Enaire ingresará este año por los resultados de 2017, los 520 millones que podría recibir el próximo año por el beneficio de 2018 (estimado en 1.270 millones) y los 544 millones que dejaría atados para recibir en 2020 con cargo al año 2019 (cuando los analistas prevén que gane 1.334 millones).

La reflexión de fondo que está detrás de estos planes de Aena es la racionalidad en la gestión financiera, teniendo en cuenta la enorme generación de caja de la compañía y su fuerte reducción de deuda. Y es que, aunque la política de dividendos se pueda fijar como una porción de las ganancias, la realidad es que el dinero que se reparte entre los accionistas sale de la caja, y la generación de esta en Aena se incrementó un 9,8% en 2017.

Esta liquidez es la que ha permitido reducir el endeudamiento del grupo hasta 2,8 veces ebitda (beneficio bruto operativo), frente a las 3,6 veces de 2016; mientras que la deuda financiera neta consolidada se redujo un 13%, hasta 7.156 millones, números que la propia operativa del grupo promete seguir rebajando, lo que abre la puerta a poder destinar mayor porción de la caja a remunerar al accionista.

El otro destino natural de esta liquidez es el crecimiento vía adquisiciones, pero como quedó subrayado con la propuesta de compra de Abertis, Enaire solo contempla explorar esta vía con la adquisición de aeródromos, no aventurándose en nuevos negocios. Aquí entra su política de internacionalización, la cual no se definirá por áreas geográficas, sino por mercados que mejoren la conectividad de la actual red y cuyos pasajeros sean de alto gasto.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios